Inicio Refugio para mujeres

Refugio para mujeres

Por Fabiola Calvo

Con motivo del día Internacional contra la violencia hacia las mujeres, aparecieron muchas cifras, estudios, denuncias y declaraciones de buenas intenciones.

Los avances son tan lentos que cuando leemos el sinfín de palabras, parece que escuchamos llover. ¿Qué ha pasado en cuatro años? Si no, veamos: “Las mujeres no tienen en ningún país el mismo trato, ni las mismas oportunidades que los hombres pese a los avances en la educación”, según un informe publicado por el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, en el 2001.

En 1999, en Pakistán fueron asesinadas mil mujeres “para salvar el honor” de la familia. En 2005 la organización Internacional Oxfam inició una campaña en la provincia paquistaní de Baluchistán -una de las zonas más violentas del país- para erradicar los llamados “crímenes de honor”, que en el 2004 se cobraron la vida de medio millar de mujeres como una manera habitual de “arreglar” disputas, adquirir tierras o pagar deudas.

Según las tradiciones islámicas vigentes en Pakistán, una mujer puede “deshonrar” a su familia por causas como tener un amigo varón, casarse con un hombre no elegido por sus parientes o tratar de divorciarse.

En algunas ocasiones, los problemas comienzan también por no ofrecer una dote que satisfaga a la familia política, mantener una relación extra matrimonial, buscar trabajo fuera del hogar, salir de casa sin el permiso de un varón o, incluso, hablar con un hombre.

A los familiares de una mujer que sientan que su honor ha sido mancillado, se les reconoce la potestad de castigarla, sin necesidad de pruebas o testigos de los actos que motivan la acusación.

Podríamos traer miles de ejemplos, citas y recortes de prensa o publicaciones en Internet, pero lo lamentable es que las condiciones no cambian. Nada más en España en el último año fueron asesinadas 56 mujeres por sus parejas o ex parejas.

No obstante se presentan avances. ¿Avances? Vale preguntarse si lo es, que España sea el primer país en la Unión Europea que haya dado asilo en junio a una mujer del Golfo Pérsico, de 38 años, madre de dos hijos que en repetidas ocasiones había sufrido malos tratos de su marido y la familia de éste.

Si lo miramos desde la posibilidad de salvar una vida, por supuesto y sin ninguna duda que sí, pero si la consideración es que el mal de la violencia contra las mujeres continúa, es un paño de agua tibia.

Y ¿Cómo entender esta medida cuando España, en el 2004 denegó 4.590 solicitudes de refugio a hombres y mujeres de diferentes nacionalidades?, según el reciente informe de la Comisión Española de Ayuda al refugiado (CEAR).

Que la cifra de refugio a mujeres llegue hasta 10, 100 o 1000, no deja de ser ganancia porque serán vida, pero no podremos olvidar que los derechos humanos pueden tener más de una lectura: cuando se concede asilo como un derecho, es porque en otro lugar se está violando otro derecho. ¿Qué hacen los gobiernos frente a sus homónimos?

Desde luego es un acierto que el gobierno español haya dado una doble aplicación al caso de las mujeres que sufren violencia fuera de su territorio: la concesión de asilo de acuerdo al convenio de Ginebra de 1951 y la aplicación de su propia ley aprobada a finales del año pasado en la cual garantizó la protección de “todas las víctimas de la violencia de género con independencia de su origen, religión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

En adelante, serán las organizaciones de derechos humanos, las de la defensa de los derechos de la mujer y todas las que buscan preservar o luchar por la dignidad del ser humano, quienes hagan efectivo el aún nuevo derecho en España, y que además se extienda a otros países comunitarios y no comunitarios con la especificidades que sean motivo para la concesión de asilo por género.

*Periodista colombiana residente en Madrid

05/CC/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content