Inicio Registra Perú casos de feminicidio

Registra Perú casos de feminicidio

Por María de la Luz González

Entre febrero de 2003 y marzo de 2004 se registraron 297 casos de violencia contra las mujeres en Perú, de los cuales 56 por ciento terminaron con la muerte de la víctima, de acuerdo con una investigación desarrollada por El Centro de la Mujer Peruana “Flora Tristán”.

La investigación es un primer esfuerzo por documentar el fenómeno de la violencia feminicida en ese país, explicó la organización, ante la ausencia de un registro estadístico amplio, que concretice tanto cuantitativa como cualitativamente los casos de feminicidio en Perú.

Para ello, seleccionó y sistematizó durante un año la información que reportaban La República y Aja, dos diarios de cobertura nacional sobre los casos de feminicidio que, de acuerdo con el Centro de la Mujer Peruana “permiten una primera aproximación a la realidad, así como la posibilidad de evidenciar que el feminicidio no es una realidad ajena al país.

Lo más alarmante de la situación, destacó el Centro, fue encontrar en los datos recabados que los principales agresores forman parte del mundo social más cercano de la víctima, es decir, aquellos con quienes convive cotidianamente e, incluso, forman parte de su entorno afectivo.

“Esta situación es alarmante pues nos muestra que los espacios físicos y sociales considerados como garantes de seguridad no lo son en realidad y que, paradójicamente, pueden degenerar en espacios de sumo peligro para las mujeres ante situaciones de crisis en el imaginario masculino”, advirtió la organización.

Estas conclusiones derivan del análisis de los datos obtenidos, ya que en 217 de los 297 casos registrados la agresión fue inflingida por personas conocidas de la víctima. En 56 de los casos la violencia fue ejercida por familiares, en 60 por vecinos o conocidos, en 29 por el cónyuge, en 24 por el conviviente y en 13 por enamorados.

Las motivaciones expresadas por los agresores permiten, también, perfilar el peligro que representa para la mujer peruana su entorno cotidiano; ya que 33 por ciento de las agresiones se registraron en la casa de la víctima, 27 por ciento en la vía pública, 12 por ciento en el domicilio del agresor, 11 por ciento en alguna zona desolada y siete por ciento en un hotel u hostal.

En el 23 por ciento de los casos, según los agresores, la causa de la violencia fueron los celos; la satisfacción sexual, 17 por ciento; económicas, 16 por ciento; infidelidad, 13 por ciento; negación a pedido del agresor, 10 por ciento; negación sexual, ocho por ciento, e imprudencia, cinco por ciento. En el ocho por ciento restante no hay información.

En cuanto a los tipos de agresión, el asesinato ocupa el primer lugar, con 56 casos, seguido del parricidio, con 41; la violación sexual, con 37; lesiones graves y leves, con 22 y 23 casos, respectivamente; el secuestro, con 22; el infanticidio, con 15; el homicidio por emoción, con 15; el homicidio simple y culposo, cada uno con 13; la tentativa de violación, con 4 y los atentados contra el pudor, con tres casos.

La mayor parte de las víctimas -137, que representan el 46 por ciento- era soltera; 14 por ciento, es decir, 42 estaba casada, tres por ciento separada, tres por ciento viuda y en 34 por ciento de los casos no se tienen datos.

El Centro Flora Tristán afirmó que estos primeros datos muestran de manera descriptiva cómo se está incrementando la violencia contra la mujer y dado que la información obtenida corresponde sólo a los casos registrados por los dos diarios citados, se presume que existen muchos casos más que no son denunciados o, simplemente, no son descubiertos.

Por ello, sostuvo, las organizaciones del Estado y de la sociedad civil deben promover estrategias para prevenir y enfrentar casos de feminicidio en el país, pues son delitos de lesa humanidad cotidianamente vividos por las mujeres.

“Se debe exigir a las autoridades la investigación exhaustiva de los hechos y la aplicación de justicia a los responsables”, demandó el organismo, que incorporó en su estudio la definición de feminicidio propuesta por la diputada Marcela Lagarde, presidenta de la Comisión Especial de Seguimiento a los Feminicidios en la Cámara de Diputados de México.

El feminicidio –señala Lagarde- es una categoría que debe abordarse como una modalidad de violencia directa hacia las mujeres, como una alternativa a la neutralidad del término homicidio visibilizando un trasfondo no reconocido: la misoginia en la muerte diaria de mujeres. Es un problema social, político, cultural y es un problema de Estado.

2005/LG/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content