Inicio Relato de las horas mas dolorosas de una joven

Relato de las horas mas dolorosas de una joven

Por la Redacción

Patricia tiene 22 años y unos cuatro mil pesos prestados hechos una bolita en el bolsillo de su pantalón, sentada en un ómnibus pierde la mirada a través de la ventanilla empañada, mientras piensa qué excusa dará en su casa por las horas de ausencia, ella decidió junto con su novio, interrumpir su embarazo.

Patricia no está acostumbrada a las mentiras ni a las coartadas de la clandestinidad, en el camión va junto a Nacho, su novio, quien controla la ruta. Tienen que bajar en el poste que marca el kilómetro 22, ni un metro más, ni un metro menos. Así le dijeron cuando acordaron el operativo con la voz anónima de un teléfono móvil cuyo número cambia todas las semanas.

Un auto blanco esperaba, sólo ella podía subir en el asiento trasero debe bajar la cabeza y mirar sólo al piso para no reconocer el destino. Apenas sabe que se dirige a una casa de playa, en uno de los balnearios cercanos a la capital.

Ahí está instalada una de las clínicas de abortos consideradas “seguras”: la atiende un médico, lo realiza por el método de aspiración, usa anestesia para “sacarla de ambiente” y prescribe antibióticos.

La intervención dura menos de una hora. Pocas palabras. Apenas para cerciorarse de que todo anduvo bien. Unos pocos consejos y recomendaciones.

Una vez recuperada, el mismo auto la devuelve a la ruta. No espera a que llegue el ómnibus. Rápidamente desaparece sin dejar rastro. Nacho la mira sin saber qué decir. Un hijo no estaba en sus planes.

Como Patricia, otras cinco mujeres harán ese día el mismo viaje.

Ricas y pobres

Este relato no es ficción, es parte de la nueva realidad de un Uruguay donde el aborto es ilegal y penado con cárcel. La persecución policial a clínicas clandestinas apostadas en diferentes puntos de la ciudad creó una nueva modalidad de atención suburbana.

Las personas interesadas se contactan a un teléfono móvil, cuyo número va cambiando periódicamente, se solicita una consulta médica, se marca un lugar de encuentro y se establece como condición que, por seguridad, la mujer no vaya acompañada.

No obstante, esta modalidad está reservada a quien disponga de un promedio de cuatro mil pesos para solventar el acto médico de realizar un aborto por aspiración en condiciones seguras.

No se conocen cifras exactas de cuántos abortos se realizan en Uruguay, pero según Rafael Sanseviero, ex diputado de la coalición de izquierda Encuentro Progresista-Frente Amplio y autor en 1993 de un proyecto de ley de despenalización del aborto que murió en el olvido, sólo en una clínica de Montevideo se realizan un promedio de seis abortos diarios.

Datos de un estudio efectuado entre el primero de enero y el 30 de septiembre de 2001 registran 1.605 abortos en esa clínica. De ellos, 13 por ciento fue a mujeres menores de 20 años, 27 por ciento tenían entre 20 y 24 años, 44 por ciento de 25 a 35 años, 12 por ciento de 36 a 40 años y 4 por ciento entre 41 y 47 años.

Por la propia clandestinidad, no se sabe a ciencia cierta cuántas clínicas realizan abortos en condiciones seguras. Pero se estima que existen por lo menos otras cuatro, además de la revelada por Sanseviero, con condiciones higiénicas aptas, así como un número impreciso de lugares igualmente clandestinos, pero de dudosa salubridad.

Las mujeres pobres, en tanto, recurren a infusiones de té de ruda y de una hierba conocida como carachipitá, a maniobras abortivas con tallos de perejil, agujas de tejer, sondas vesicales o a pastillas de permanganato de potasio que se colocan en la vagina.

El doctor Leonel Briozzo, catedrático adjunto de una de las clínicas ginecológicas de la Facultad de Medicina que funcionan en el Hospital Pereira Rossell (la mayor maternidad pública del país), informó en septiembre de 2003 ante la Comisión de Salud Pública del Senado de la República que en Uruguay se practican anualmente unos 150 mil abortos.

Iniciativas médicas

En Uruguay, el aborto realizado en condiciones inseguras constituye la primera causa de muerte materna, el 27,7 por ciento de los fallecimientos registrados en el período 1995-1999 se deben a prácticas abortivas, un porcentaje muy superior al registrado a nivel mundial (13 por ciento) y en América Latina (21 por ciento).

En los primeros meses de 2001, cuando los médicos del Pereira Rossell constataron perplejos la instalación de lo que definieron como “epidemia”, con la muerte de cinco mujeres como consecuencia de maniobras abortivas cruentas, lanzaron una inusual iniciativa.

Dado que, pese a ser ilegal y castigado con prisión, el aborto igualmente se sigue practicando, era preciso ofrecer medidas de protección a aquellas mujeres decididas a practicarlo y que no tienen medios para realizárselo sin riesgos.

El plan “Iniciativas Médicas contra el aborto inseguro”, que agrupa a una veintena de ginecólogos, parteras y asistentes sociales, incluye consultas de asesoramiento en forma confidencial a aquellas mujeres que expresen su voluntad de interrumpir el embarazo.

La información alude a las consecuencias de un aborto hecho por personas no idóneas; control del embarazo y edad gestacional; prescripción de antibióticos antes y después de la intervención si la mujer decide efectivamente abortar y apoyo psicológico, entre otros aspectos.

Dos años después, en ese centro hospitalario ya se recibían diez consultas semanales de mujeres que consideraban la posibilidad de abortar, aunque de ellas 40 por ciento desistían finalmente de su intención original.

“Lo que hacemos es un equilibrio difícil, porque por un lado tenemos que respetar la voluntad de la paciente, pero a su vez estamos en contra del aborto, por lo que ayudamos a reflexionar para que pueda ver otras perspectivas (…) porque a veces hay problemas que se pueden arreglar”, informó Briozzo en una entrevista al semanario local Búsqueda.

Destacó que si la mujer está decidida a abortar se le alerta respecto a las prácticas de mayor riesgo y se le informa de la existencia del medicamento misoprostol, cuyas pastillas –si bien se prescriben para otros usos– cuando se lo colocan en la vagina provocan contracciones uterinas y la expulsión del embrión “de manera eficaz, segura y privada”, antes de las nueve semanas de gestación.

“Lo que hacemos es difundir los reportes científicos a nivel internacional. Hay una iniquidad muy grande respecto a que una mujer que tiene acceso a la información pueda optar por ese método que es seguro, barato y eficaz y una mujer que no tiene esa información no sabe ni siquiera que existe esa posibilidad”, dijo Briozzo al semanario uruguayo.

El 6 de agosto pasado, tres años después de que las Iniciativas Médicas contra el Aborto se estuvieran aplicando en la mayor maternidad del Estado, el Ministerio de Salud Pública decidió finalmente extender a todas las maternidades y hospitales del país el servicio de asesoramiento a mujeres que deciden interrumpir el embarazo.

La norma, avalada por la Sociedad de Ginecotocología, la Facultad de Medicina y el Sindicato Médico del Uruguay prevé crear un “servicio accesible a toda mujer, en todo momento y en todo el país”. Cada grupo asesor, que mantendrá la total confidencialidad, está integrado por un ginecólogo, un especialista en salud mental, un asistente social, un médico legislador y un sociólogo.

2004/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content