Inicio Religión y aborto

Religión y aborto

Por Hilda Soria

Cualquiera pensaría que la iglesia nunca ha visto con buenos ojos el acto de abortar, sin embargo durante muchos siglos la filosofía y la teología católica afirmaron que el alma entra en el cuerpo a partir de que éste tiene forma humana o los órganos indispensables.

De esta forma cuando el embrión no presentaba forma humana se consideraba que tenía una vida vegetativa o animal. Por este motivo durante muchos siglos la iglesia tenía prohibido bautizar los fetos que no tuvieran forma humana.

En este sentido la iglesia no tendría ningún inconveniente si las mujeres decidían abortar en la etapa en la que el embrión no tenía forma humana.

Con el paso del tiempo este tema se prestó a grandes discusiones, hasta que acordaron que el alma se encuentra presente desde el momento de la concepción.

De esta forma considerándose que el feto tenía forma humana desde el momento de la concepción las ideas cambiaron pues, “los Cristianos ahora afirmaban que el aborto es la muerte de un inocente y la católica decía que el alma es la que da a un organismo la categoría de ser humano”.

Esta polémica, se prolongó durante siglos, y los autores cristianos de todas las épocas históricas tomaron partido por una u otra posición.

En 1588 el Papa Sixto V proclamó en una de sus decisiones que todos los abortos son crímenes que se castigan con la excomunión.

Esta determinación no tuvo repercusión entre los creyentes, pero en Francia se endureció el régimen en relación con esta práctica y Enrique II promulgó una orden donde revivía la pena capital en la mujer que abortara.

Paralelamente durante todo este largo período (siglos II al XVIII), el Derecho Común Medieval y el Derecho Moderno Europeo, influidos y encajados en el cristianismo consagraron la tesis del aborto delito, y en buen número de casos, su asimilación al homicidio y la imposición de las máximas penas.

Otras religiones también tienen sus diferentes posturas a en lo que respecta a este tema; por ejemplo, el Hinduismo enseña que el alma entra en el feto en el momento de la concepción.

Prohíbe el aborto con excepción de casos de violación, incesto o situaciones económicas precarias. Por otro lado, ya que el hinduismo cree en el karma o renacimiento, la gravedad de toda acción en contra de la vida es, igual que en el Budismo, atenuada por esta creencia.

Por otra parte, los musulmanes permiten el aborto por cualquier razón en los primeros 40 días del embarazo, ya que el Hadith, las enseñanzas de Muhámmad, describen el feto como “40 días en la forma de semilla”.

Los protestantes están divididos, la iglesia evangélica está totalmente opuesta al aborto y la iglesia de Pentecostés mantiene que la vida del ser humano empieza solamente en el momento del nacimiento y con la primera respiración.

2005/HS/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content