Inicio » Reportaje – Escenario de represión para defensoras

Reportaje – Escenario de represión para defensoras

Por Anayeli García Martínez

Activistas alertan que el regreso del PRI a la Presidencia representa “inseguridad” para las personas que defienden los Derechos Humanos.
 
Activistas congregadas en la Ciudad de México para analizar el impacto del actual contexto socio-político en su trabajo afirman que los cuerpos de seguridad, a nivel federal y estatal, lejos de respetar y proteger los Derechos Humanos (DH) intimidan a quienes los defienden.
 
A decir de las integrantes de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos, el cambio de administración y la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República no significa seguridad para ellas, toda vez que el PRI –aseguran– ha hecho de “la corrupción, la impunidad y el autoritarismo” una política de Estado.
 
América del Valle, integrante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y exiliada política durante el gobierno de Peña Nieto en el Estado de México debido a la represión en San Salvador Atenco, sostiene que los movimientos sociales deben estar alertas ante el posible hostigamiento contra ellos.
 
“Todos sabemos que en el Estado de México (Peña Nieto) ensayó”, dice la joven activista acusada de secuestro equiparado durante los operativos del 3 y 4 de mayo de 2006 en Texcoco y Atenco, que dejaron como saldo 47 mujeres detenidas, 26 de ellas agredidas sexualmente.
 
Como parte de las víctimas de la represión de hace más de seis años, Del Valle señala que no se puede esperar nada diferente durante este sexenio. La prueba –a su parecer– es que los conflictos sociales y los enfrentamientos criminales siguen presentes en el país.
 
Desde su perspectiva esto significa que las agresiones contra las defensoras serán una constate, por ello asegura que las mujeres deben tener claro cómo van a protegerse ante las posibles amenazas e intimidaciones de agentes estatales.
 
En ello coincide Marusia López, coordinadora de la agrupación Asociadas por lo Justo, quien agrega que el actual partido en el gobierno ha estado en el poder en los estados donde se han registrado más agresiones contra defensoras en años recientes.
 
ZONAS DE RIESGO
 
Un informe elaborado por la Red Nacional sobre las condiciones y riesgos de su trabajo en el periodo 2010-2011, revela que en el 55 por ciento de los casos de agresiones se puede señalar que hubo responsabilidad de funcionarios.
 
Desde entonces la violencia ha cobrado la vida de al menos 25 defensoras y el año pasado 69 defensoras fueron agredidas en México, de donde destacan Oaxaca, Chihuahua y Guerrero como estados donde las activistas son más vulnerables.
 
Marusia López sostiene que hasta el momento no hay cambios significativos en los estados donde existe una estructura de impunidad y corrupción, que ha hecho que ningún caso de agresión contra defensoras se haya resuelto.
 
En opinión de esta activista, el autoritarismo, la represión y la cooptación son las características de los gobiernos caciquiles que continúan operando en las entidades.
 
Silvia Vázquez Camacho, abogada de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, agrega que la situación de violencia no está controlada como para que ellas puedan ejercer su trabajo como defensoras.
 
“El cambio de una administración no significa que nos quedemos sentadas y no tomamos medidas; nuestros agresores, en muchos casos, no son necesariamente del ámbito federal”, dice la activista originaria de Baja California y exiliada desde 2010.
 
Por ello afirma que una medida precautoria es mantenerse alerta porque cambian los actores políticos, pero la impunidad persiste y si bien no puede asegurar que los ataques pueden arreciar sostiene que es momento de evaluar el contexto social y político.
 
PURO DISCURSO
 
Para estas defensoras, la Ley General de Víctimas y la entrada en operación del Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas es una muestra del discurso a favor de los DH, sin embargo no hay que confiarse.
 
Imelda Marrufo, coordinadora de la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez, considera que no es hora de bajar la guardia, toda vez que en entidades como Chihuahua los abusos policiales continúan y alcanzan a las activistas que se solidarizan con la gente agredida.
 
Lo mismo sucede en Guerrero, explica Silvia Castillo, directora del Instituto Guerrerense de Derechos Humanos, donde surgieron grupos civiles que dicen ser policías comunitarios, pero que están poniendo en jaque a las comunidades indígenas donde trabajan las defensoras. 
 
Con todo esto agrega que las activistas enfrentan nuevos contextos para ejercer su labor y por tanto es necesario buscar sus mecanismos de protección y autocuidado, a fin de continuar con sus luchas y mantener vivos sus movimientos sociales.
 
13/AGM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: