Inicio » República Dominicana: 38 asesinatos de mujeres en 4 meses

República Dominicana: 38 asesinatos de mujeres en 4 meses

Por Mirta Rodríguez Calderón

Una estela de esperanzas acerca del rescate de la justicia dejaron los tribunales dominicanos cuando impusieron 30 años de cárcel, de acuerdo con la Ley contra la Violencia Intrafamiliar, a un hombre que en noviembre pasado cercenó ambas manos a su ex esposa y a otro que, hace dos años, quiso asesinar a la suya y la hirió a balazos.

Dolphi Angelina González era una peluquera que nunca más volverá a serlo porque perdió toda movilidad de sus dedos y muñecas, no obstante los implantes que cirujanos expertos le hicieron. Ella padecerá las secuelas psíquicas y físicas de esa situación y de los machetazos en el hombro y la cabeza que Gregorio Martínez Cuevas, un obrero ceramista, le infligió.

Tiene 19 años ahora y un hijo con el frustrado asesino que, reiteradamente, la golpeó, la violó y la maltrató. En tres ocasiones hizo denuncias y le puso querellas, pero las autoridades policiales hicieron oídos sordos.

La joven teme tanto a ese individuo que su abogada ?quien la representó a nombre de la Secretaría de Estado de la Mujer? tuvo que pedir al tribunal que le permitieran colocarse de espaldas al agresor para declarar, porque de sólo verlo el pánico la invade.

El caso, iniciado desde noviembre pasado, sufrió numerosos reenvíos y dilaciones, y se pusieron en juego varios artificios legales: que si el Código Procesal Penal establece que estando tres meses preso sin juicio hay que liberarlo; que si testigos de la defensa no se presentaron; o que el abogado de él se habría ido de viaje y el juicio no podría celebrarse.

Una fianza de siete millones de pesos dominicanos (algo más de 200 mil dólares), que le impusieron en ese lapso, le fue suspendida al margen de que carecía de recursos para satisfacerla. “Pero el riesgo en una situación así es que se cree un precedente y que un agresor que sí tenga dinero pueda ser liberado, no obstante la gravedad del hecho”, dijo a SEMlac la académica Lourdes Contreras.

El movimiento de mujeres y buena parte de la sociedad estuvieron atentos al desenvolvimiento del proceso que pasó por disímiles avatares hasta que, finalmente, la sentencia le fue impuesta a Gregorio Martínez con una sala llena de personas solidarias y de representantes de la RED de Actores Relevantes en el Sistema de Atención a la Violencia Intrafamiliar y de Género.

Dolphi Angelina se ocupará ahora en trabajar para crear conciencia acerca de la violencia de género por cuenta de una instancia creada recientemente en República Dominicana: una Procuraduría Adjunta para Asuntos de la Mujer, encabezada por una experta y joven magistrada, Roxana Reyes.

DOS AÑOS DE SUFRIMIENTOS Y ANGUSTIAS

Santiago de los Caballeros es la segunda capital dominicana, a unas dos horas de Santo Domingo, hacia el centro. Allí, un caso que consternó a la nación entera fue el de tres hombres que, para robar un celular, asesinaron hace 10 meses a la estudiante Vanesa Ramírez.

Los responsables fueron condenados a 30, 20 y cinco años de prisión, si bien los familiares de Vanesa advierten que vigilarán que no se burle con tecnicismos legales la concreción de la sentencia.

En materia de violencia de género, se hizo justicia también en el proceso iniciado contra Adriano Román, Dámaso Nova Peralta, Fausto Aris Pérez Díaz y Engels Manuel Carela Castro, que hace dos años intentaron asesinar a Miguelina Llaverías, quien recibió un balazo a quemarropa en la cabeza. El disparo fue realizado por el sicario Dámaso Nova, a quien el ex marido de la mujer contrató específicamente para ese crimen.

En el hecho, según la abogada feminista Susi Pola ?una de las personas más activas del país en la lucha contra la violencia de género? participaron Fausto Aris Pérez, el taxista que condujo y esperó a Dámaso; y Engels Manuel Carela Castro, el detective que durante días siguió a Llaverías para determinar el momento en que debía matarla.

Ella había vivido otros episodios de violencia de parte del hombre ahora sancionado: en 1978, recién divorciada de Adriano Román, este la secuestró, torturó y mandó a violar por uno de sus peones, hecho que consternó a la población y por el cual Román sólo pagó una multa no muy considerable.

El perpetrador y sus secuaces movieron todo tipo de influencias y contrataron a abogados penales que, en aquella ocasión, lograron reducir a un hecho insignificante el acontecimiento. Esta vez, el tribunal y las y los abogadas que representaron a Llaverías consiguieron que se procediera acorde con la ley 24-97 contra la violencia.

La última vista del juicio fue tan dilatada que la sentencia se produjo pasada la medianoche. La propia Susi Pola narró a SEMlac que Miguelina Llaverías presentó al tribunal la cartera y la ropa ensangrentada que llevaba el día del atentado y, en medio del llanto, mostró una foto que le fuera tomada en 1978; mientras que el agresor adujo que habían sido disputas normales de pareja”.

En Santiago existe, desde hace casi 20 años, el Núcleo de Apoyo a la Mujer, que también en este caso se hizo presente para proporcionar compañía a la agredida.

MIRIAM TUVO MENOS SUERTE

Un caso de reiteradas torturas y brutalidades contra una mujer y sus hijos tuvo por escenario el municipio de San Cristóbal, a unos 20 kilómetros al oeste de Santo Domingo, donde un acaudalado comerciante en materiales de construcción apareció asesinado. Por ello, se inició querella contra su esposa Miriam Brito y la empleada de la casa Eridania González.

Aunque no se pudo probar que las mujeres cometieran el crimen, podría suponérseles autoras por los antecedentes de brutalidad del hombre y las muchas veces que Miriam entabló querella sin que le hicieran caso.

En este proceso promovido por ella, las influencias del arenero pudieron más que la justicia. El tribunal de la misma localidad donde el hombre movía sus resortes sancionó a las mujeres a 20 y 15 años de cárcel que Brito está cumpliendo mientras que Eridania huyó y se escondió por estar recién parida.

En una carta que, en ocasión del Día de las Madres, Brito dirigió a otras madres de la nación, les contaba sus aflicciones y parte de lo que ella penó junto a José Castro:

“He vivido momentos terribles, que ustedes, como madres, comprenderán muy bien. Los más difíciles, si algunos pudieran calificarse así, ocurrieron cuando Joselito (José Castro) rompió a patadas la dentadura de nuestra hija Yuleisy, de 10 años; cuando encerró con los ojos vendados a Ariel y José, junto a los perros, en una jaula de hierro; cuando rompió los brazos a José Manuel. No tengo palabras ni lágrimas para recordar mi angustia cuando les disparó balazos a nuestros hijos mayores que, por fortuna, sólo rozaron la cabeza de Ariel”.

“Muchas veces presenté querellas, busqué apoyo, me dirigí a personas influyentes y me sentí sola. Sin embargo, jamás me arrepentiré de haber regresado una y otra vez al lado de mis hijos después de haber huido de las golpizas, humillaciones y malos tratos. En cada caso, pensé que no podía salvarme sola, que prefería morir, si tuviere que morir, junto a mis cinco hijos que son mi responsabilidad. Y a pesar de todo esto, nunca intenté terminar con la vida del señor José Castro”.

“Aún ahora, en estas circunstancias, en que me condenan sin razones, no quiero imaginarme que mis muchachitos vayan a vivir con otras personas, algunas de las cuales sabiendo lo que pasaba en mi hogar se hacían ciegos y sordos ante nuestra tragedia terrible”.

Aunque la Red de Actores Relevantes en el Sistema de Atención a la Violencia Intrafamiliar y de Género ha movido el caso en apelación hasta la Corte Suprema de Justicia, sólo si esa instancia actúa con apego a la Ley podrá la mujer volver a su hogar junto a sus hijos, pero en situación difícil porque los familiares del que fue su marido y verdugo la despojaron de todo cuanto poseía.

En República Dominicana han ocurrido durante los primeros cuatro meses del año 38 asesinatos de mujeres. ¿Cuántos rostros tiene la violencia de género? ¿Cuántas complicidades suscita? Preguntas que exigen todavía mucha lucha para develarlas.

07/MRC/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: