Inicio Requieren mujeres empleo y protección social: Grynspan

Requieren mujeres empleo y protección social: Grynspan

Por Miriam Ruiz

Las mujeres en América Latina requieren mayor seguridad, tanto en el empleo como en protección social, según se desprende de los datos ofrecidos hoy por Rebeca Grynspan en la inauguración del Seminario Internacional sobre Desempeño Económico y Política Social en América Latina y el Caribe: los Retos de la Equidad, el Desarrollo y la Ciudadanía.

Hoy, aunque los derechos sociales, económicos y culturales “han ganado estatus en un sentido jurídico,” dijo la directora de la sede subregional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe en México, “existen vacíos para su cumplimiento: temáticas como la igualdad de género están marcadas por una asimetría de estatuto entre igualdad como norma y las diferencias como hecho.”

Hizo hincapié en que “el empleo es el vínculo más importante entre el desarrollo económico y el desarrollo social, pues es la principal fuente de ingreso de los hogares: cerca del 80 por ciento del total en nuestra región.”

Sin embargo, cerca de 70 por ciento del empleo creado en los años noventa para la región fue informal, pese a que “la organización y el funcionamiento del mercado de trabajo determinan la cantidad y calidad de los empleos generados y las remuneraciones e ingresos que obtienen las personas.”

En el actual panorama regional predominan la alta y creciente inestabilidad laboral y la progresiva desigualdad; asimismo, crece la exclusión, “atribuible a la insuficiencia de empleos de calidad, a la baja cobertura de los sistemas de protección social y a la creciente precarización laboral,” agregó la economista.

Sostuvo que existe una relación directa entre la mayor volatilidad del crecimiento económico de un país y el aumento de la pobreza, fenómeno que se repite en todo el continente.

En ese sentido, asegura que la reducción de la pobreza “requiere condiciones exigentes: que haya crecimiento económico, que se generen empleos de calidad y alta productividad y que el crecimiento económico tenga baja volatilidad.”

En cuanto a política social, “se requiere inversión en capital humano y sistemas de protección social frente a riesgos idiosincráticos, así como transferencias de ingreso en coyunturas críticas.”

Grynspan puntualizó que “tienen una singular relevancia los programas contra la pobreza que tratan de incentivar la inversión en capital humano mediante transferencias monetarias condicionadas, ya que reúnen dos horizontes temporales: el alivio inmediato a la pobreza y la apuesta de largo plazo.”

Llamó a indagar sobre el efecto singular que estas políticas -como en el caso de Oportunidades- tienen “en la problemática de género cuando las mujeres son depositarias de estas transferencias monetarias, de las cuales se beneficia el núcleo familiar.”

05/MR/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más