Inicio Resurge Mauritania con trabajo de mujeres africanas

Resurge Mauritania con trabajo de mujeres africanas

Por Hilda Soria Torres

Mauritania, país africano con un campo devastado por la sequía y donde el 50 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, resurge con el trabajo de sus mujeres que buscan ser autosuficientes y vivir dignamente, gracias a un proyecto impulsado por Intermón Oxfam, confederación que lucha por erradicar la pobreza y la injusticia en diferentes lugares del mundo.

La sequía de los años setenta en este país provocó el desplazamiento de una gran parte de la población rural hacia las grandes ciudades, situación que ha ocasionado la aparición de bolsas de pobreza y el aumento de la carga de trabajo de las mujeres, convertidas en cabezas de familias.

Mariata-Ajiby es una de estas jefas de familia que ha sufrido estos estragos, sin embargo como las otras mujeres del pueblo, ahora cultiva cebollas, tomates, berenjenas, coles y lechugas con las nuevas herramientas, semillas y abono gracias al proyecto de desarrollo rural y sostenible que impulsa Intermón Oxfam.

Ahora Mariata es fundadora y vice-presidenta de la cooperativa agrícola que fue una de las primeras beneficiarias en la región de Brakna, al sur de Mauritania donde el clima irregular de la zona, y la precaria producción agrícola, puede provocar cíclicamente desastres.

Mauritania, país africano que se ubica a orillas del Océano Atlántico y al limite con Marruecos, es uno de las naciones más pobres del mundo; tiene un clima extremadamente seco y, de hecho la mayor parte de la población se concentra en el sur del río Senegal.

A través de estas organizaciones de mujeres constituidas en torno al crédito, se contribuye en gran medida a modificar su situación de vulnerabilidad y a tomar una posición más relevante en su contexto familiar y social, afirma la confederación.

Esto se hace por medio de la contribución económica y en segundo lugar, porque estas organizaciones ofrecen a las mujeres la posibilidad de trabajar por sus derechos y crear espacios de discusión que les permitan recuperar su protagonismo.

Gracias a este proyecto, Mariata lleva alimento a su familia, vende algunas verduras en el mercado e incluso ha comprado con sus ganancias, una cabra y material escolar para sus nietos.

Con este apoyo ahora puede ofrecer un desayuno digno a los siete nietos que tiene a su cargo y sacar agua a través de la bomba que instaló recientemente con el apoyo de Intermón Oxfam.

Sin embargo, la falta de educación, el analfabetismo (que afecta al 69.3 por ciento de las mujeres), y la ausencia de ingresos han acentuado la pobreza y la dependencia de otras poblaciones en Mauritania.

Muchos son todavía los retos a seguir, así como seguir con la formación de las mujeres en las cooperativas, la instalación de sistemas de riego, creación de fondos rotativos de financiación, realización de cursos de formación, difusión de nuevas técnicas agrícolas, seguimiento y evaluación de las actividades.

2004/HS/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content