Inicio » Revela investigador del INAH secretos de La Adelita

Revela investigador del INAH secretos de La Adelita

Por la Redacción

La Adelita, icono de la Revolución Mexicana de 1910, de quien muy poco se sabe, empieza a revelar sus secretos, gracias a la investigación histórica.

Su imagen fue captada en la célebre fotografía que la hizo famosa no por Agustín Víctor Casasola, sino por Jerónimo Hernández, fotógrafo oficial y muy probablemente jefe de fotografía del diario maderista Nueva Era, según revela el historiador Miguel Ángel Morales.

La fotografía, publicada el 8 de abril de 1912 en las páginas de Nueva Era, tenía como pie de foto la frase “Defenderé a mi Juan”, explica Morales en un ensayo publicado el número 27, el más reciente, de la revista Alquimia, órgano del Sistema Nacional de Fototecas, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

“Lo que no supo el anónimo redactor, escribe el historiador, es que esa mujer debió pertenecer al carro-cocina, es decir, formaba parte de las cocineras que iban en ese tren. No en balde sus compañeras llevan canastos seguramente con alimentos”.

Morales precisa que el encuentro entre Jerónimo Hernández y la de esa “aparentemente cocinera de las tropas huertistas” debió ocurrir el sábado 6 de abril de ese mismo año en la estación ferrocarrilera de Buenavista, cuando los militares partían rumbo a Chihuahua para combatir a las fuerzas del general Pascual Orozco.

El investigador menciona que La Adelita ha sido motivo de reflexión de un sinnúmero de estudiosos, entre ellos John Mraz, para quien la mujer motivo de la fotografía debió ser probablemente una prostituta, “porque era común llevar un vagón dedicado a las rameras oficiales”. Hipótesis que ahora también descartada.

Al hacer un recuento sobre la descontextualización de la imagen, Miguel Ángel Morales apunta que esta fotografía cobró importancia tras su aparición en el segundo tomo de la Historia gráfica de la Revolución mexicana, en el que Gustavo Casasola ?hijo de Agustín Víctor? escribió como pie de foto: “A esa soldadera la vio todo México cruzar de frontera a frontera?.”.

“Esta escueta línea, redactada seguramente a vuelapluma, forjó toda una errática leyenda permanente hasta nuestros días”, expresa.

Editada hasta la saciedad en tarjetas postales, libros y carteles, entre otros medios, La Adelita fue atribuida de forma equívoca al fundador de la Agencia Casasola (Agustín Víctor), a partir de la edición Historia gráfica de México. Siglo XX.

En ella, uno de los responsables de los “textos adicionales e investigación gráfica”, “haciendo gala de su desbordada e inexacta imaginación histórica le inventó título, crédito y fecha: Adelita soldadera, una foto tomada por Agustín V. Casasola en 1910, muy pronto se convirtió en uno de los emblemas de la Revolución, al igual que la famosa canción casi homónima: La Adelita”.

Miguel Ángel Morales comentó que aún está por rastrearse la contribución fotográfica de Jerónimo Hernández ?a quien también se le ha escatimado la autoría de otra conocida foto en la que se ve al presidente Madero doblar la esquina de la calle de Moneda para ingresar a Palacio Nacional? y si acaso sobrevivió a los sucesos de la Decena Trágica.

Sin embargo, aunque “no se conoce ni el nombre ni la trayectoria militar de esa mujer humilde (La Adelita), se sabe el nombre del fotógrafo, autor de la imagen”.

UNA DÉCADA DE IMÁGENES CON HISTORIA

Alquimia, aparecida hace 10 años, es la única en su tipo en toda Latinoamérica en dar a conocer las condiciones y los procesos en que se desarrolla la cultura del resguardo, la preservación y la historia fotográfica en nuestro país.

José Antonio Rodríguez, su editor, dice que sin duda el principal aporte a lo largo de este periodo ha sido el abrir nuevas rutas de investigación para historiar la riqueza visual contenida no sólo en los archivos del SINAFO, sino también privados.

Así, autores como Nacho López, Tina Modotti, Hugo Brehme, Mariana Yampolsky, Manuel Álvarez Bravo, los Casasola, han sido “redescubiertos”, o bien fotógrafos tan importantes como Agustín Jiménez “comienzan a revelarse”. Pero “ya va siendo tiempo de que no le “saquemos” a historiar lo contemporáneo, de ahí el interés de incluir también a jóvenes investigadores”.

07/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: