Inicio » Revelan rostro abusivo del periodista Humberto Millán

Revelan rostro abusivo del periodista Humberto Millán

Por la Redacción

Eva Obdulia Beltrán Quintero, esposa del conocido periodista Humberto Millán, denunció ante los medios de comunicación la situación que vivió a su lado. En fecha reciente, Beltrán Quintero demandó a su marido por violencia intrafamiliar, pero él afirmó ante las instancias judiciales que lo había hecho sólo una vez y el Código Penal de Sinaloa establece que, para configurar el delito, la violencia debe ser reiterada.

Con voz entrecortada, Eva Obdulia denunció ante los ahí presentes la escalada de violencia que padeció al lado de su pareja:

“Terminé mi carrera, pero me dediqué al hogar. No podía trabajar, él no me lo permitía; me violentaba psicológicamente todo el tiempo. Poco a poco fue aumentando la violencia hasta llegar a la violencia física, que empezó a hacer merma en mí, a hacerme sentir débil, porque veía cómo mis niñas, sus hijas, sufrían, y cuando empezaban los golpes yo no podía defenderme. Cuando yo quería hablar recibía una bofetada, un jalón de cabellos o un empujón”.

Agregó que fueron muchas las veces en que ella le pidió, sin éxito alguno, una explicación de su trato:

“En muchas ocasiones intenté hablar, intenté decir que no era justo, que por qué yo, que por qué mis niñas tenían que estar viviendo una parte difícil: confusiones de no saber si su papá es bueno o malo, por qué su papá trata así a su mamá, o si la mamá es mala porque se deja golpear. ¿Por qué deja que su papá la insulte y por qué no se defiende? ¿Por qué se queda callada, por qué no habla?”

Sin embargo, hacerse oír en aquellos momentos fue imposible: “Porque mi voz estaba callada, porque mi voz no salía, porque no me permitía hablar; porque cuando yo quería hablar había un golpe, un insulto, una humillación, un grito, y yo temblaba de miedo. Corría a abrazar a mis niñas y me escondía, y mis niñas se escondían y sus hijos también. El nunca me dejó hablar”.

Agregó: “Decidí salirme porque no soporté ver a mis niñas sufriendo. No soporté tanta violencia de horas y horas de discusiones. No una hora, cinco minutos o diez minutos: eran cinco horas de estar escuchando lo mismo y lo mismo, y yo no encontraba una solución. Por eso me salí de casa.”

Beltrán Quintero declaró que cuando se decidió a demandarlo el empezó a hostigar a todos los que la conocían: “Comenzó el hostigamiento a mi familia, a mis amigos, a mis hijos. Con mi hija dulce comenzó el hostigamiento psicológico amedrentándola, diciéndole que era igual que yo, que era una malagradecida, que todo lo que nos había dado y no lo sabíamos respetar. Que no teníamos derecho ni a estar en casa, y nos corría a todos, a mí, a mis niñas, todos los días”.

Eva Obdulia señala que salirse de su casa y demandarlo fue una decisión difícil “por su personalidad, por el miedo al que dirán, por cuidar su imagen, por no lastimar a mis niñas. Pensé que un divorció era lo mejor, una separación un alejamiento. Solicité separación de personas y se me concedió, pero me hostigó y regresé a casa.

Continúa: “Comenzaron los golpes, los insultos otra vez. Decidí volverme a salir”. No obstante, Eva Obdulia dice estar asustada: “Tengo mucho miedo de que él me arrebate a mis hijas, de que me las robe, y ahorita mis niñas están estudiando, están estables, tranquilas, están felices. Hoy las tengo conmigo, pero ¿quien me va a garantizar que no me las va a quitar, quien me va a garantizar mi integridad física? ¿Cómo voy a salir con mis hijas a la calle si siempre tengo miedo, si mis niñas siempre tienen miedo de que su papá le vaya a hacer daño a su mamá?

Al igual que otras mujeres que sufren violencia de parte de sus parejas Eva Obdulia tuvo miedo de que los golpes algún día tuvieran consecuencias fatales: “Tuve mucho miedo de un día no amanecer y mi niña me hizo entender que es mejor huir y estar viva, con tus hijas, y verlas crecer.”

En este caso resultó también involucrada la Dra. Beatriz Rodríguez Pérez, ex directora del Consejo Estatal para Prevenir y Atender la Violencia Intrafamiliar CEPAVI, a quien este mismo periodista acusó junto con las hermanas de su esposa y su esposa, de secuestro de menores.

Entre los asistentes a la rueda de prensa se encontraban dos de los periódicos más conocidos de la localidad y ninguno de ello publicó la nota; por el contrario, el Debate de Sinaloa publicó una foto de una manifestación de hombres misóginos quienes portaban una gran manta que decía: “Pro derechos del hombre y protección de la familia”.

06/IA/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: