Inicio Revisión de Cairo+20, oportunidad para la salud femenina

Revisión de Cairo+20, oportunidad para la salud femenina

Por Anaiz Zamora Márquez

Aunque contaban con un programa de acción –adoptado desde 1994 cuando se celebró en El Cairo la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD)–, los Estados miembro de la ONU no lograron garantizar a las mujeres el goce de sus derechos sexuales y reproductivos, ni los servicios de salud adecuados.
 
Durante su 57 sesión –realizada del 10 al 28 de febrero pasado– el Comité de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), adoptó una declaración conjunta sobre salud y derechos sexuales y reproductivos, que presentará como una contribución a la futura agenda de desarrollo.
 
En el texto –actualmente disponible en inglés–, el Comité de la CEDAW, aunque reconoce los avances logrados en la materia, sostiene que los Estados “pueden y deben hacer más para asegurar el total respeto, protección y cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos”, en línea con sus obligaciones en materia de Derechos Humanos (DH).
 
El Comité explica que muchas regiones aún presentan severas deficiencias para garantizar las libertades y derechos fundamentales de la población femenina, entre los que se encuentra el derecho a la salud –que incluye el derecho a la autonomía corporal y a decidir sobre el ejercicio de la sexualidad–.
 
Se agrega además que la violencia contra mujeres y niñas (que no sólo se reduce a la tortura, o al trato cruel, inhumano o degradante), y las múltiples  formas de discriminación continúan teniendo un severo impacto en la salud física y psicológica de la población.
 
Por ello destaca que el proceso de revisión de la CIPD –denominado “Más allá de 2014”– es un momento crítico para asegurar la prohibición de la discriminación basada en el sexo y género, y que la promoción y protección de los DH sean el centro de cualquier planteamiento que se realice para el desarrollo sostenible y la justicia social.
 
En ese contexto, el Comité exhorta a los Estados miembro a adoptar todas las medidas legislativas para prevenir, prohibir, castigar y erradicar todas las violaciones a DH que se cometan contra las mujeres, y a incluir en la próxima agenda de desarrollo las medidas necesarias para que ellas puedan ejercer su derecho a la salud.
 
Garantizar este derecho –sostiene el Comité– requiere que los gobiernos proporcionen a mujeres y niñas los servicios de salud adecuados, y que estos sean accesibles, amigables y con buena calidad.
 
Por otro lado, el derecho a la autonomía corporal requiere medidas que garanticen el derecho a decidir libre y responsablemente sobre el número y espaciamiento de hijas o hijos, y el derecho a decidir de manera autónoma o en pareja.
 
Este derecho también incluye proveer, entre otras cosas, el acceso al aborto seguro y cuidado posaborto, diagnóstico y tratamiento oportuno ante infecciones de transmisión sexual –incluido VIH–, así como el acceso a métodos anticonceptivos para que las mujeres puedan prevenir embarazos no deseados.
 
Finalmente –en el texto– el Comité de la CEDAW exhorta a la comunidad a “tomar esta oportunidad para reiterar su compromiso hacia la salud y los derechos sexuales y reproductivos”.
 
14/AZM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content