Inicio Roban infancia a más de mil menores en Chile

Roban infancia a más de mil menores en Chile

Por la Redacción

Las peores formas de trabajo infantil o la esclavitud moderna ha robado la infancia a más de mil niñas y niños de entre 5 y 17 años de edad en este país, según cifras oficiales.

Muchos de ellas y de ellos no saben leer ni escribir, no van a la escuela y no conocen de juegos, son empleados por los adultos para la prostitución, delinquir o servir al narcotráfico. Otros laboran más de ocho horas diarias en minas, en alta mar, en locales nocturnos, cargando pesados objetos o en fundiciones.

“Mis hermanos, como yo soy el mayor, van a tener mi ejemplo y después van a estar presos a cada rato, por eso voy a cambiar, porque no quiero que mis hermanos estén presos”, sostiene Marco de 10 años.

“Les dije que no trabajaran más ahí, que podían estudiar, son niñitas chicas, me hicieron caso y se fueron, les pasé plata mía, estaban probando y no les gustó el trabajo, entonces les dije que ése no era trabajo, que esto era donde estaban las putas”, afirma Jéssica, 16 años.

“Empecé hace poco, un mayor me sacó, vamos para el centro, me dijo, y de repente se metió a una tienda y me dijo, ‘métete pa’ dentro esta cuestión’ y empecé a echarme cosas a la guata, nos fue bien, el mayor sacaba la alarma y todo”, comenta Jesús, de 16 años.

Jéssica, Marco y Jesús son tres de los mil 123 niñas y niños que laboran en las Peores Formas de Trabajo Infantil (PFTI) en Chile, según el registro gubernamental más actualizado (junio 2003 a septiembre de 2004), a cargo del Servicio Nacional de Menores (Sename).

Una cifra que parece pequeña, pero representa sólo la punta del iceberg de la denominada “esclavitud moderna” que todos los días alcanza a cientos de menores y entre quienes no se considera a los 196 mil, que trabajan en el mercado al menos una hora a la semana.

Tampoco incluye a los 107 mil 676 menores de 15 años que trabajan en forma ilegal, en vez de estar estudiando.

Mariana Rogazzy, del Centro Infanto Juvenil (CIJ) del Consejo de Defensa del Niño (Codeni) de San Bernardo y tutora de JL, quien “trabaja” delinquiendo con su familia, indica que además es muy probable que esté vinculado a la explotación sexual infantil, ya que ha sido tratado por enfermedades de transmisión sexual.

NIÑAS AL COMERCIO SEXUAL

Según la jefa de la Unidad de Protección de Derechos del Sename, Loreto Ditzel, de los mil 123 casos de PFTI, 56 por ciento no asiste al colegio. La mayoría son varones, 766 (68 por ciento), y 356 son mujeres (32 por ciento).

Las niñas aparecen casi en todas las regiones del país vinculadas al comercio sexual, que según otro estudio del Sename alcanzaría a tres mil 700 menores, lo que da cuenta de la evidente subnotificación del registro del cual se nutre la Dirección del Trabajo, Sename y Carabineros.

“Estas chicas y chicos tienen muy bajos niveles de expectativas y cada vez que las familias tienen crisis son los que responden con su trabajo. Son convertidos prematuramente en adultos”, dice Rogazzy.

Un caso dramático es el de ‘S’, una pequeña de sólo 9 años que todos los días se levanta de madrugada para vestir y dar de comer a sus hermanitos de 3 y 5 años, los lleva al jardín, se va a su colegio, luego de su jornada los va a retirar y los cuida hasta que llegue su madre.

“Aquí no estamos hablando de un niña que coopere en la casa, sino de uno que sustituye a sus padres” apunta María Teresa Sepúlveda, directora técnica de Codeen.

Según la profesional, la mayoría pertenece a familias pobres, que requieren de sus ingresos para subsistir. Comúnmente sufren maltrato físico, abandono o negligencia. Sus grupos familiares viven situaciones extremas: alcoholismO, violencia familiar y otros.

Las PFTI se dividen en intolerables y peligrosas. En las intolerables están la explotación sexual comercial, tráfico de estupefacientes y utilización de niños por delincuentes y las asociadas a la venta de niños para servidumbre y reclutamiento forzoso de menores en conflictos armados.

Entre los peligrosos por su naturaleza están labores en minas, alta mar, alturas superiores a dos metros, cámaras de congelación, fundiciones, levantamiento, colocación y traslado de carga manual; en ambientes nocivos; trabajos que impliquen contacto con productos tóxicos y la exposición a radiaciones; entre otros.

2005/SEM/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más