Inicio » Sacude a gobierno Israelí escándalo por acusación de acoso

Sacude a gobierno Israelí escándalo por acusación de acoso

Por la Redacción

El presidente israelí, Moshe Katzav, tuvo que prestar declaración esta semana ante la policía por dos acusaciones de acoso sexual en contra de dos empleadas de su gobierno, situación que podría obligarle a dimitir.

De acuerdo con la Ley israelí, el presidente podría ser acusado de violación si se comprueba que utilizó su posición de poder para forzar a una mujer a tener sexo con él en contra de su voluntad.

La segunda mujer que denunció, identificada como ‘A’, fue sometida a la prueba del polígrafo para comprobar la veracidad de su acusación, lo que parece haber convencido a los investigadores policiales, de acuerdo con información de agencias internacionales.

Katzav, quien será interrogado dentro de dos semanas por la policía, tendrá que dimitir, según pronostican algunas fuentes, mientras que allegados a la residencia presidencial dijeron que se trata de “mentiras”.

La revelación de las relaciones secretas del presidente se debió a los celos entre dos empleadas, ‘A’ y ‘N’, cuyas discusiones a veces en voz alta eran conocidas en la residencia.

Al parecer, ‘A’ solía encerrarse al mediodía con Katzav durante una hora en su gabinete de trabajo, pero no era la única. ‘N’ hacía lo mismo cuando ‘A’ no se presentaba a trabajar debido a sus estudios universitarios, relatan las fuentes.

Las relaciones románticas con ‘A’ duraban ya cerca de dos años, y en noviembre pasado, tras regresar de una larga estancia en Nueva York, ella solicitó a Katzav 500 mil dólares y un puesto de trabajo, pero el presidente ordenó a su asesor legal que estudiara el caso.

La policía ha interrogado hasta la fecha a 20 testigos. Se trata de una investigación complicada y sensible cuyos aspectos son como los brazos de un pulpo, según un oficial policial.

El presidente es sospechoso de haber abusado de su autoridad y obligado a dos empleadas de la presidencia a mantener relaciones sexuales con él, amenazándolas con despedirlas si se negaban

No es el único responsable político que tiene problemas con la autoridad. El ministro de Justicia, Haim Ramon, también es acusado de haber besado por la fuerza a una joven militar, y por ese escándalo dimitió al cargo el domingo pasado.

A su vez, el diputado Tzahi Hanegbi, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores y de Defensa, debe responder por acusaciones de corrupción, fraude, abuso de confianza y perjurio.

06/LRC/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: