Inicio Salen las gitanas de su aislamiento social

Salen las gitanas de su aislamiento social

Por la Redacción

Sólo el 10 por ciento de los 800 mil gitanos españoles sigue habitando viviendas precarias, mientras su escolarización llega prácticamente al 100 por ciento, cambio en el cual las mujeres han realizado una importante contribución, aseguraron especialistas.

Durante las VII Jornadas Estatales Mujeres Gitanas Jóvenes, realizadas en Madrid, la antropóloga Carmen Méndez, que desarrolla el plan ACCEDER de la Fundación Secretariado General Gitano en Sabadell, calificó ese cambio como de una “revolución tranquila”.

Recordó que antes, una chica de 20 años de edad que no se había casado dejaba de ser joven y ya “nadie la quería”. Ahora, sigue siendo joven.

Ese cambio cultural ha ocurrido por el mestizaje, la entrada de las mujeres en nuevos campos de trabajo, la escolarización generalizada y la importancia que dentro de la comunidad gitana ha adquirido el movimiento evangélico, indicó.

FEMINISMO GITANO

En 1990, en Granada, nacía la primera asociación de mujeres gitanas con el nombre de Romí (mujer en caló). La Federación Camira agrupaba, más tarde, a todas las asociaciones de mujeres gitanas del estado español.

Para Carmen Méndez es muy significativo que las mujeres hayan podido crear un organismo común cuando el resto de asociaciones aún no lo ha logrado. Según esta estudiosa del movimiento asociativo gitano, las mujeres tienen una serie de puntos a su favor a la hora de trabajar en asociaciones.

En primer lugar, las mujeres gitanas han tenido que enfrentarse, a la hora de la integración, a una doble exigencia, la de la comunidad mayoritaria y la de su propia cultura. Méndez considera que el movimiento asociativo de mujeres gitanas ha sabido modernizarse sin renegar de sus raíces y con “prudencia y cautela dentro de su comunidad”.

El hecho de unirse no sólo como gitanas sino también como mujeres que sufren, por tanto, una doble discriminación, ha hecho posible trabajar en red y abrir las puertas de sus organizaciones a mujeres no gitanas.

“Si los gitanos son desconocidos, las mujeres gitanas más”, asegura Méndez que alaba el trabajo que estas mujeres han desempeñado para dar a conocer su realidad, ganar visibilidad y romper estereotipos.

Otro de los logros que estas nuevas estructuras sociales ha tenido es sacar a la mujer gitana de su familia. Tradicionalmente, las gitanas establecían vínculos de amistad dentro de su propia familia, ya sea con primas, cuñadas o hermanas.

Ahora, la inserción de la mujer gitana en el mercado de trabajo normalizado, la escuela, la universidad o el uso de las nuevas tecnologías como el chat o los teléfonos celulares han facilitado que amplíen sus relaciones.

En su ponencia Carmen Méndez alabó el trabajo de hombres gitanos, diciendo que sin su apoyo muchas chicas gitanas no hubieran podido estudiar o trabajar, se trata de “buscar un futuro, un futuro con los hombres y un futuro en igualdad”.

2003/MH/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más