Inicio Salud al servicio de la discrecionalidad

Salud al servicio de la discrecionalidad

Por Lourdes Godínez Leal

Los recursos para salud sexual y reproductiva, siempre inciertos, con variaciones u omisiones, disminuirán 27.81 por ciento en 2007.

El Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR), de la Secretaría de Salud (SS), responsable desde el sexenio pasado de siete programas estratégicos en materia de salud sexual y reproductiva para las mexicanas, operará durante 2007 con 27.81 por ciento menos recursos que el año anterior, de acuerdo con el presupuesto aprobado.

La asignación pasó de 481 millones 647 mil 231 pesos a 347 millones 670 mil 413, 134 millones de pesos menos, aunque el CNEGSR es responsable, desde 2003 del Programa Mujer y Salud y de la Dirección General de Salud Reproductiva de la SS.

Los programas del CNEGSR son: planificación familiar, cáncer cérvico-uterino y de mama, atención materno-infantil, salud perinatal, equidad de género, atención de la violencia familiar, sexual y contra las mujeres, así como respeto a los derechos sexuales y reproductivos.

El CNEGSR recibió en 2004 –cuando inició trabajos formalmente- 162 millones 195 mil 662 pesos. Para 2006, la cifra casi se triplicó, llegando a 481 millones 647 mil 231 pesos.

La mayoría de sus recursos son para prevención y atención de los cánceres de mama y cérvico-uterino y para atención materno-infantil, a través del Programa Arranque Parejo en la Vida, prioritario durante la administración foxista, que corresponde al quinto Objetivo del Milenio, compromiso firmado por el gobierno para erradicar en 2015 la muerte materna.

DISCRECIONALIDAD

“Cada año el gobierno mexicano distribuye estos recursos de manera diferente, cambiándolos de unidad responsable para su operación o integrándolos a bolsas presupuestales consolidadas con otras acciones o programas”, lo que se presta a la discrecionalidad, dice la organización civil Equidad de Género, Ciudadanía y Trabajo.

Asegura la organización, en el estudio “Las Finanzas Públicas del Sexenio 2001-2006”, que el presupuesto asignado para atender y prevenir el cáncer de mama y cérvico-uterino tuvo significativas variaciones durante el sexenio anterior, pese a que cobran la vida de 9 mexicanas al día, el primero, y 12 el segundo.

En 2006, la SS les destinó sólo 8 millones 973 mil pesos, cuando en años anteriores recibieron hasta 123 millones. De 2001 a 2006, otorgó en suma 158 millones 286 mil pesos.

El programa de planificación familiar recibió, para 2003 y 2005, 132 millones 792 mil pesos. Se desconoce la cifra para 2001, 2002, 2004 y 2006. Las usuarias y usuarios de métodos anticonceptivos aumentaron de 2 millones y medio en 2001, a 3 millones 330 mil en 2006, indica el CNEGSR.

El programa de violencia familiar, sexual y contra las mujeres -cada 6 horas una niña o una mujer es asesinada en México, dice la Comisión Especial de Feminicidio de la LIX Legislatura- recibió en total 116 millones 384 mil pesos en 2003 y 2005. Sobre 2001, 2002 2004 y 2006 no hay datos.

De los recursos para el programa de Apoyo a Refugios para Mujeres Víctimas de Violencia de 2001 a 2006 poco se sabe, ya que los únicos que aparecen son del 2005, cuando se destinaron 35 millones de pesos.

Los recursos para otros programas, como prestación de servicios de salud a la comunidad y servicios a la salud a la persona, presentan inconsistencia.

El presupuesto 2007 contempla 414 millones de pesos para la aplicación de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), pero se desconoce cuándo arrancará la campaña de vacunación para niñas y mujeres de los 58 municipios más rezagados del país, como anunció Patricia Uribe, directora del CNEGSR.

BUENOS RESULTADOS

Según el informe de rendición de cuentas de la administración 2000-2006 del CNEGSR, mediante el programa Arranque Parejo se redujo la tasa de mortalidad materna de 7.26 por ciento en 2000 a 4.65 por ciento en 2006, indica la página de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

La cifra de defunciones maternas pasó de mil 543 por cada 100 mil nacidos vivos en 2000, a 452 por cada 100 mil nacidos vivos en 2005. No hay datos de 2006.

Hasta 2003, el gobierno federal invertía el 6 por ciento del Presupuesto total de salud para la salud sexual y reproductiva de las mujeres — 23 mil 489 millones 70 mil pesos– según un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública, de enero de 2006.

PROGRAMAS ETIQUETADOS 2007

Este año ha sido más difícil detectar cuánto se asignó para los programas y sobre su destino, pese a la presión de organizaciones feministas y legisladoras de la Comisión de Equidad y Género para etiquetar los recursos. Se identifican hasta ahora los montos para violencia familiar, sexual y contra las mujeres, y para un programa del CNEGSR al cual se asignaron 207.7 millones de pesos, según un documento de la Comisión proporcionado a Cimacnoticias.

Para planificación familiar destinaron 138.9 millones de pesos, mientras que para el de cáncer de la mujer 306.4 millones.

La Comisión identificó también recursos para VIH/Sida, bajo el vago concepto de “distintas solicitudes para VIH/Sida”, pero no se define qué instituciones estarán a cargo de la operación de los 410.4 millones de pesos otorgados, ni cómo se hará.

No existe en el presupuesto dinero etiquetado para comprar medicamentos antirretrovirales ni para combatir la discriminación de personas con VIH/Sida, aunque en diciembre pasado ONG lo solicitaron a funcionarios de la SS.

La SS anunció que este sexenio no habrá campañas para el uso del preservativo, aunque reconoció que existen 37 mil personas registradas con VIH/Sida, alrededor de 180 mil están infectadas sin haber desarrollado la enfermedad y que la pandemia se ha acelerado en los últimos años entre las mujeres.

Otros recursos ubicados servirán para la ampliación del Instituto Nacional de Perinatología, con 21.2 millones de pesos y para el Hospital de la Mujer en el DF, con 35 millones.

Como “asignaciones adicionales” están los recursos para VIH/Sida, con 768 millones de pesos. Y, con montos inferiores a 28 millones de pesos, recursos para ampliación, remodelación, construcción o terminación de obra de hospitales y unidades de especialidades médicas en Colima, Jalisco, Querétaro, Sinaloa, Zacatecas, Campeche, San Luis Potosí, Nuevo León, Tamaulipas.

La etiquetación de recursos y la creación del CNEGSR suponían que “el gasto para la salud de las mujeres se normalizara y se homogeneizara su distribución”, pero ahora penden de alfileres y están al servicio de la discrecionalidad.
07/LGL/CV/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más