Inicio » Salud sexual y reproductiva no son prioridad en la Cámara

Salud sexual y reproductiva no son prioridad en la Cámara

Por Lourdes Godínez Leal

Las reformas a la Ley General de Salud en materia de salud sexual y reproductiva podrían quedar nuevamente en la congeladora de San Lázaro porque no son prioridad para esta legislatura.

En 2005, cuando fueron presentadas ante el pleno de la Cámara de Diputados por dos de sus principales impulsoras, la priista Diva Hadamira Gastélum y la perredista Martha Lucía Micher, la polémica que causaron impidió el avance de la iniciativa, principalmente por la negativa de la fracción panista, quien se opuso a algunas de las propuestas de modificación a la Ley General.

Uno de los temas polémicos que toca la iniciativa son los relativos a la atención del personal de salud en la interrupción legal del embarazo (ILE) de manera gratuita en los términos que permite la ley, así como en el aborto espontáneo o incompleto. Reconoce también el derecho de las y los adolescentes a recibir servicios de salud sexual y reproductiva, tal y como lo establece la Conferencia Internacional de El Cairo y Beijing.

Otra de las reformas sustituye el capítulo de atención materno-infantil por el de salud sexual y reproductiva (salud materna y perinatal, sexual y de las personas adolescentes) los servicios de planificación familiar y anticonceptivos y de prevención, hasta tratamiento de cánceres reproductivos.

Lo que propusieron las diputadas de la Comisión de Equidad y Género de la LIX Legislatura con estas reformas, que además fueron producto del consenso con feministas, es que la salud sexual y reproductiva se atienda por separado e incluirlas como materias de salubridad general, al igual que los servicios de planificación familiar, anticoncepción y la salud de las niñas y los niños.

Pero para llegar al consenso entre las comisiones (de Salud y Equidad de Género) las legisladoras tuvieron que retirar del dictamen tres propuestas de reforma: la prevalencia del principio de interés superior de las y los menores de edad, en caso de conflicto entre sus necesidades en materia de salud sexual y reproductiva frente a la creencia de sus padres o tutores.

El reconocimiento de la objeción de conciencia de parte del médico en el caso de la ILE, salvo que esté en peligro la vida o la salud de la mujer, la segunda. Y, por último, la definición del embarazo a partir de la implantación del embrión.

SIN POSIBILIDAD DE DISCUSIÓN

Han pasado dos años y la iniciativa de reforma a la Ley General de Salud, que ha sido demandada por organizaciones de la sociedad civil, no parece tener un futuro mejor en esta legislatura.

Por lo pronto, su discusión ni siquiera ha sido retomada por las Comisiones de Salud y de Equidad de Género y se prevé que por un tiempo así continúe, ya que en éstas se discuten otros temas, menos la salud del 53 por ciento de la población del país: las mujeres.

Para la legisladora perredista Holly Matus, integrante de la Comisión de Salud en San Lázaro, pareciera que hay temor para poderla sacar y anticipa: Generalmente en la Comisión (de Salud) cuando no están de acuerdo con algo es fast-track y ya no se aprueba.

Pese al reconocimiento que la legisladora hace de la iniciativa de reforma, a la que calificó de prudente, oportuna y que está en sincronía con los tratados internacionales, hay una limitante para poderla aprobar y de ser así, tendría que esperar hasta la reforma del Estado.

Según Matus Toledo, los tratados internacionales aún no han sido incorporados a la Constitución Política Mexicana, lo que limita que se apruebe dicha iniciativa que, en mucho, contempla tratados internacionales signados por México en materia de salud sexual y reproductiva.

Nosotros preferiríamos que siguiera todavía en la dictaminación, porque estamos viendo la posibilidad de ir generando consensos para que los tratados internacionales en esta reforma del Estado puedan ser incorporados a la Constitución, agregó la legisladora en entrevista con Cimacnoticias.

En tanto que para la priista María Oralia Vega y la panista Gloria Valenzuela, la prioridad es el presupuesto y luego la salud reproductiva de las mujeres.

La legisladora panista refirió que un tema de preocupación para su bancada es la salud en reproducción de la mujer, en especial lo relacionado con el embarazo en adolescentes y muerte materna, lo que han criticado muchas ONG, que es una visión social de la mujer en su papel de dadora de vida únicamente.

Mientras que la priista Oralia Vega adelantó que su partido dará prioridad al tema del presupuesto para destinar más recursos a los cánceres reproductivos (de mama y Cérvico-uterino), al VIH/SIDA, sin menoscabo de los derechos sexuales y reproductivos, aunque ninguna de las tres legisladoras se comprometió a que retomarán la discusión para reformar la Ley General de Salud para esta legislatura.

07/LGL/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: