Inicio San Lázaro, resguardado por la policía

San Lázaro, resguardado por la policía

Por Lourdes Godínez Leal

El Palacio Legislativo de San Lázaro se convirtió en una fortaleza esta mañana al ser resguardado por granaderos y la policía montada de la Secretaría de Seguridad Pública del DF.

Los policías fueron desplazados por todas las entradas del recinto, ante la llegada de integrantes del magisterio y de otras organizaciones que participarán en la megamarcha de este día contra las reformas estructurales propuestas por el gobierno foxista.

Las entradas al recinto estaban impedidas por vallas custodiadas por granaderos y más atrás “los de a caballo”. La instrucción era precisa: no se le permitiría el paso a nadie, incluso ni a los mismos diputados.

A las afueras del recinto, en la puerta tres, se encontraba personal de la Cámara: asesores de diputados, personal de comunicación social e incluso algunos diputados que negociaban con los granaderos su entrada al recinto.

Con un no rotundo, los granaderos argumentaban que por “su propia seguridad” no se les permitiría el paso, “si los dejamos pasar a ustedes se nos van a venir encima” y se refería, por supuesto, a los maestros que se encontraban frente a ellos esperando justo el momento para irrumpir en el Palacio Legislativo.

En esta puerta se encontraban dos diputados, del Partido de la Revolución Democrática, Iván García Solís, y una diputada del PAN; a ambos se les negó la entrada. Después de casi media hora, personal de seguridad de la Cámara permitió el acceso pero sólo de los dos diputados; sus asesores y el demás personal se quedaron afuera.

Sólo dos intentos hubo por parte de los manifestantes por tirar las vallas, entre silbidos y gritos de ¡que les descuenten el día!, haciendo alusión a los diputados que se habían quedado afuera.

Según versiones de algunos asesores, a los diputados se les citó temprano porque hoy sesionaban a las once pero algunos no alcanzaron a llegar, tal vez pensaron que su fuero les permitiría el paso al recinto, sin embargo ahí se dieron cuenta que no fue así.

LA CRUDA REALIDAD

Reunidas en grupos de cinco o seis, las mujeres se preparan para la megamarcha. Provenientes de 10 estados de la república entre los que destacan Guerrero, Chiapas, Estado de México, Oaxaca, Veracruz y Tlaxcala, y en su mayoría maestras de diferentes secciones, dicen a Cimacnoticias estar unidas por un mismo objetivo: defender sus derechos como ciudadanas.

Para las maestras oaxaqueñas las reformas estructurales planteadas por Vicente Fox en cuanto a energía eléctrica, educación y el incremento del 10 por ciento en IVA a alimentos y medicinas, sólo provocarán más pobreza en provincia, en las zonas rurales, las más marginadas.

Y es que para ellas este gobierno es como el de Salinas de Gortari: ni las ve ni las oye; en las comunidades de la mixteca, comenta Gudelia Santiago, hay muchas carencias, no hay luz, no hay drenaje ni pavimentación, las familias sobreviven con lo que haya.

Gudelia no es maestra, es ama de casa y acompaña a su primo Delfino a la megamarcha. Su esposo es campesino, tienen cinco hijos y todos dependen del ingreso de su esposo, de ahí, comenta, hay que alimentar, vestir, calzar y educar a los hijos, pero no alcanza.

Sin embargo, Gudelia tiene una preocupación: “Supongamos que algún día llegáramos a tener luz eléctrica; cuánto nos cobrarían para que metan la luz, entonces implicaría mucho gasto para nosotras, de dónde lo pagamos, por eso estoy aquí para manifestarme contra lo que Fox quiere hacer”.

Belinda Castellanos es maestra de primaria en un pueblito llamado Rincón Juárez, en Oaxaca, y ella al igual que Gudelia coincide en las carencias de las comunidades rurales. Para Belinda la privatización de la industria eléctrica atenta contra las familias mexicanas: “¿Se imagina cómo nos va a ir – pregunta-, si así el recibo viene cargadísimo, muy caro, ahora con la reforma, imagínese?”

Las maestras, que también son madres, enfatizaron que lucharán por defender sus derechos, sobre todo para sacar adelante a los hijos porque con el sueldo que actualmente perciben no les alcanza para darles estudio, vestido, alimentación y servicios médicos.

El sueldo que actualmente perciben las maestras de la región del Istmo de Oaxaca varía; el sueldo más bajo es de dos mil 800 pesos a la quincena, mientras que el mas alto se ubica en tres mil 500.

Esposas de pescadores y campesinos, en su mayoría, las mujeres dicen: “Nosotras venimos a la marcha para exigir que no se privaticen los servicios y que no suban los precios de los alimentos y medicinas -¿Pero vienen con sus esposos? -No, ellos se quedaron en la casa cuidando de los hijos”.

03/LGL/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más