Inicio Se agrava el desempleo femenino en América Latina

Se agrava el desempleo femenino en América Latina

Por Román González

La tasa de desocupación femenina tiende a agravarse en América Latina y el Caribe. Asimismo, en los países que han tenido una disminución del desempleo, éste beneficia más a los hombres que a las mujeres.

Así el desempleo urbano en Latinoamérica se mantuvo en altos niveles durante 2003, afectando a 19 millones de personas, especialmente a mujeres y jóvenes, donde el 51 por ciento de las y los trabajadores no cuentan con un trabajo adecuado.

Esto refleja que persiste la precariedad de la situación laboral y que las mejoras registradas en las condiciones del mercado de trabajo en algunos países no se extienden al conjunto de la región, y en particular a la población femenina.

El análisis Panorama Laboral de 2003 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) revela que persisten los altos niveles de desempleo y los salarios reales no se han recuperado de las caídas observadas el año 2002, y la productividad laboral, que si bien ha mejorado en varios países, sigue teniendo un crecimiento negativo.

De ello, en los países en los que aumenta el desempleo, se observa que en Brasil la tasa de desocupación de las mujeres aumento 0.8 por ciento, durante los primeros nueve meses de 2003 en comparación con los mismos meses del 2002, mientras que la de los hombres se mantuvo constante.

Igualmente, en México se observa un incremento del desempleo de las mujeres de 0.6 puntos porcentuales, superior al de los hombres que fue de 0.4 por ciento. En tanto, en Venezuela, 2.6 por ciento fue para los varones y 3.9 por ciento para la población femenina.

En el caso particular de nuestro país, la Encuesta Nacional de Empleo Urbano (ENEU), que realiza el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), indica que de enero a noviembre del año pasado la Tasa de Desempleo Abierto (TDA) de las mujeres se ubicó en 3.48 por ciento y la de los hombres en 3.15 por ciento.

Además, en México la pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo durante la gestión de Vicente Fox no se recupera, pues de diciembre del 2000 a mayo de 2003, el salario perdió 11.6 por ciento de su valor.

Los cálculos de la Universidad Obrera de México (UOM) indican que para que el salario mínimo estuviera al nivel de 1994, se requiere de un aumento de al menos 303.2 por ciento, debido a que requieren cuatro sueldos para adquirir una Canasta Básica Indispensable, de apenas 40 productos.

Asimismo, de un total de 13 millones 864 mil mujeres trabajadoras, cinco millones 870 mil 242 laboran sin prestaciones y un millón 755 mil 292 lo hacen sin recibir pago alguno.

Sólo 290 mil 590 mujeres cuentan con las prestaciones de aguinaldo y vacaciones; cuatro millones 811 mil 816, además de aguinaldo y las vacaciones, cuentan con otras prestaciones sociales, y 509 mil 186 mil han logrado más prestaciones distintas al aguinaldo.

La OIT ha revelado que en México existen 25.5 millones de personas empleadas en la economía informal, de las cuales 17 millones son hombres –67 por ciento- y 8.5 millones son mujeres –33 por ciento.

AJUSTE LABORAL

El Panorama Laboral del 2003 señala que Argentina, Bolivia, Honduras, Nicaragua, Perú y Paraguay, seleccionados por el proyecto Género, Pobreza y Empleo de la OIT, experimentaron profundos cambios en su política laboral.

Estas naciones han realizado reformas a la legislación del trabajo orientadas a la reducción de los costos laborales, mediante la flexibilización de las modalidades de contratación y facilitando los despidos.

Con ello se observan transformaciones adicionales en el mercado laboral, que han obligado a la fuerza de trabajo a adaptarse a las nuevas condiciones de menor protección y mayor inestabilidad contractual y salarial, lo que ha generado cambios acelerados de las condiciones de trabajo.

La OIT dice que también es alto el porcentaje de fuerza de trabajo femenina que se desempeña en el sector informal. En 2002, en los países estudiados más de 40 por ciento de las mujeres ocupadas estaban en ese sector.

Con ello el comportamiento de la tasa de desempleo en los países de la región no ha incidido por igual entre los hombres y las mujeres. Sin embargo, en la mayoría de las naciones donde el desempleo registra un aumento, éste perjudica más a las mujeres que a los hombres.

04/RGL/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content