Inicio » Se desdibuja en México la política ambiental

Se desdibuja en México la política ambiental

Por Redaccion

Para la organización ambientalista Greenpace, en el primer informe de Felipe Calderón no hay nada contundente para reportar en materia ambiental, pues “si bien hay grandes líneas programáticas, en los hechos la política ambiental está desdibujándose”.

Hay muchas palabras, pero hay muy pocos hechos, afirmó Patricia Arendar, directora de Greenpeace México, en un comunicado de prensa

“A casi un año de gestión, los programas sectoriales no han sido publicados, por lo que continuamos sin saber si se buscará que haya congruencia entre las políticas ambientales y las económicas, es decir, si se está promoviendo que quienes planean la asignación de los recursos dejen de ver la protección del medio ambiente como un gasto cuando es una inversión y que tomen en cuenta los impactos ambientales y los beneficios que nos trae el conservar los ecosistemas”, agrega.

Para Arendar, es lamentable que la Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat) continúe ocupando un segundo plano en el gabinete, luego de la Secretaría de Economía (SE), “todo esto mientras el deterioro del patrimonio natural de nuestro país continúa”.

En un análisis de la política ambiental de la presente administración, Greenpace señala que el pequeño cambio que se ve en esta administración es que se han consolidado espacios de diálogo con la autoridad ambiental.

Sin embargo, “persiste una gran dificultad para concretar y retomar las demandas de la sociedad civil en programas y políticas públicas. En gran parte, porque las consultas a la sociedad civil siguen siendo vistas como un mero trámite”.

En opinión de Arendar “las decisiones que se tomen y que no se tomen en esta administración en materia de política ambiental tendrán un fuerte impacto durante décadas. Por eso, llamamos a no perder el tiempo, a pasar de las palabras a los hechos”.

BOSQUES, CAMBIO CLIMÁTICO, OCEÁNOS

Para Greenpace en materia forestal “resulta incomprensible que el gobierno federal, en lugar de proteger los bosques de nuestro país de manera efectiva, pretenda gastar este año más de 2 mil millones de pesos –56 por ciento del presupuesto del programa Proárbol– en plantar 250 millones de árboles”, cuando la Comisión Nacional Forestal indica que del total de árboles plantados apenas sobrevive el 50 por ciento.

Para abatir la grave deforestación lo que se requiere es apoyar a las comunidades a través del Manejo Forestal Sustentable (MFS), que les permite conservar los bosques, evitar las emisiones de gases de efecto invernadero (causantes del cambio climático), controlar incendios, la tala ilegal, así como generar beneficios sociales y económicos para sus habitantes, al fortalecer las economías locales y contribuir al desarrollo rural.

Con relación al cambio climático, Greenpace señala que aun cuando el tema se menciona en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y México cuenta con una estrategia nacional, “señal de la preocupación que existe en torno a este problema ambiental”, hacen falta metas y objetivos claros, una asignación especial de recursos del PIB para enfrentar los impactos y para sustituir a los combustibles fósiles por energías renovables y una visión transversal de este tema.

Es decir, “que la mitigación de los impactos del cambio climática sea un objetivo central de las políticas no sólo ambientales y energéticas, sino de desarrollo social, economía, agrícolas, de seguridad, de educación, de ordenamiento urbano”.

Además, no hay una estrategia clara para combatir las principales amenazas para los océanos. Por ello, “es muy grave que se le reste importancia a nuestros mares, cuando éstos equivalen al 60 por ciento de la superficie total del país”.

Hacen un llamado urgente para que la actual administración proteja los recursos pesqueros y desarrollar una estrategia para conciliar a la pesca con el medio ambiente, ya que es la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) la que administra los recursos pesqueros y no la Semarnat.

TRANSGÉNICOS

Por otro lado, “no se ha elaborado ninguna política pública con una perspectiva precautoria para el tema de la liberación de los organismos transgénicos”.

Por el contrario, alertan, “es preocupante el apoyo de la Sagarpa a la siembra en campo abierto de maíz transgénico, pues esto puede contaminar irreversiblemente las 60 razas de maíz nativo que existen en el país”.

Siendo el maíz la base de nuestra alimentación, subraya el comunicado, el gobierno mexicano debe pronunciarse por excluir la producción de etanol a partir de maíz de cualquier esquema de subsidios y por destinar los subsidios en soluciones más integrales de agricultura sustentable, cuestión que hasta ahora no ocurre.

07/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: