Inicio Se discute en AL uso de misoprostol contra muerte materna

Se discute en AL uso de misoprostol contra muerte materna

Por Lourdes Godínez Leal

Actualmente hay una discusión en Latinoamérica sobre el uso de misoprostol durante el embarazo, principalmente para combatir la muerte materna.

El misoprostol es una prostaglandina, que se empezó a vender en las farmacias de América Latina a finales de la década de los 80 indicado primordialmente en el tratamiento de úlcera péptica, contraindicado para embarazadas por su alta probabilidad de provocar un aborto.

Dado lo anterior, refiere Aníbal Faúndes, presidente del Comité de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología en su manual sobre el uso de misoprostol en obstetricia y ginecología, los empleados de farmacia, al menos en Brasil, empezaron a vender este medicamento para “bajar la menstruación”.

Por este motivo, la difusión de este medicamento empezó a hacerse cada vez más amplia, tanto, señala el investigador, que a finales de la década de los 80 “una elevada proporción de los abortos clandestinos en Brasil eran inducidos con misoprostol”.

Si bien, señala, hay una relación considerable de su uso y la disminución de morbilidad y mortalidad maternas asociada al aborto, su utilización no ha sido aprobada al cien por ciento, “solamente ha sido aprobado parcialmente por la Food and Drug Administration de Estados Unidos en 2003”.

Aníbal Faúndes señala en su manual que existe toda una discusión en la región sobre el uso de este medicamento porque se ha comprobado que bien aplicado puede contribuir a la disminución de la muerte materna.

Según el investigador, en una encuesta realizada en 3 países de la región latinoamericana, los médicos respondieron en el 61 por ciento de los casos que usaban este medicamento para la evacuación uterina en caso de muerte del feto, el 57 por ciento en abortos retenidos y 46 por ciento para inducir el parto.

El problema, destaca el también profesor titular de Obstetricia de la Universidad Estadual de Campinas, en Brasil, es que aún no está aprobado con estas indicaciones en la mayoría de los países latinoamericanos, por lo que su aplicación varía.

El especialista señala que este medicamento está indicado cuando existe hipertensión inducida por el embarazo, cuando hay preeclampsia y eclampsia, por ruptura prematura de membranas, por corioamnionitis (infección de las membranas placentarias y del líquido amniótico).

Otro uso es para los embarazos inmaduros o postérmino y por otras condiciones médicas como la existencia de diabetes mellitus, hipertensión crónica, enfermedad pulmonar o renal crónica.

Actualmente, el misoprostol es utilizado en muchos países, aún sin estar aprobado para ese uso, para la maduración del cuello uterino, inducción del parto, para el tratamiento de aborto incompleto y prevención y tratamiento de la hemorragia pos parto.

07/LGL/CV/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content