Se extiende violencia familiar en Estados Unidos

VIOLENCIA
    Mujeres latinas no denuncian por miedo a represalias
Se extiende violencia familiar en Estados Unidos
Por: Enrique Torres
Cimac | Cuba.- 09/11/2005

Un informe del Departamento de Justicia de los Estados Unidos indica que una de cada tres mujeres en ese país padece violencia familiar; según el reporte, la mayor incidencia de este fenómeno se registra entre las mujeres latinas y las afroamericanas, particularmente en el estado de Florida.

De acuerdo con la Coalición contra la Violencia Doméstica de Florida, sus oficinas atienden cada año a más de 2 mil 800 personas inmersas en conflictos relacionados con la violencia en el hogar; sobre todo, a mujeres, niñas y niños hispanos, de acuerdo con información de Prensa Latina.

La institución señala que sólo 20 por ciento de las personas agredidas reportan a la policía los maltratos de que son objeto; el resto no recurre a las autoridades por temor a las represalias de quienes cometen los delitos.

DOS CASOS EJEMPLARES

El 15 de abril de 1996 -tras haber acudido a las autoridades en más de 20 ocasiones, durante dos años, para denunciar el maltrato por parte de su marido- María Teresa Macías, una hispana residente en Estados Unidos, fue asesinada a tiros por su esposo, quien luego de ultimarla disparó contra su suegra y finalmente se suicidó.

En julio de 2000, una corte de apelaciones determinó que se había violado el derecho constitucional de la mujer a recibir protección policial. El dictamen, aunque se convirtió en un precedente clave para los organismos responsables de hacer cumplir la ley en Estados Unidos, no evitó que historias como la de María Teresa se repitieran en los años sucesivos hasta la actualidad.

Así, en abril último, Lisa Morales, de 34 años y residente en Buenaventura Lakes, Florida, murió tras recibir puñaladas en el cuello, el pecho y la cara de manos de su novio, Eddie de Jesús. Según trascendió, la mujer fue asesinada por querer regresar a su Puerto Rico natal.

Expertos alegan que las concepciones erróneas sobre el papel del hombre y la mujer en el hogar; el aislamiento por no dominar el inglés; la falta de información; el temor a más abusos y el peligro de deportación frenan las denuncias de las mujeres latinas y afroamericanas.

Las inmigrantes latinas indocumentadas viven bajo la presión de que pueden ser extraditadas si acusan a sus maridos por violencia doméstica; los abusadores usan esta situación como un arma contra ellas.

El fenómeno se ha hecho tan habitual que organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, las niñas y los niños mantienen activadas líneas de atención nacionales y estatales en toda la Unión Americana. .

LAS CIFRAS

Se calcula que casi cuatro mil mujeres mueren todos los años en Estados Unidos como resultado de los maltratos a que son sometidas por sus maridos u otros familiares. A pesar de la magnitud de los abusos, expertos aseguran que en muchos casos es difícil lograr que las víctimas hagan algo para detener las golpizas a las que son sometidas.

Algunas mujeres piensan que no les creerán cuando denuncien a su victimario, quien a menudo presenta una falsa imagen de sí mismo ante los demás; otras sienten vergüenza de tener que informar a otros de las situaciones violentas que padecen. La mayoría teme la venganza de quienes abusan de ellas.

Estas situaciones han llamado la atención de la Iglesia católica en Estados Unidos, la cual ha desarrollado algunas iniciativas para erradicar la violencia familiar. Así, el Comité de los Obispos para la Vida Familiar y el Comité de los Obispos para la Mujer en la Sociedad y en la Iglesia han tomado acciones en este ámbito desde la década de los 90.

En 1992, estas organizaciones emitieron un documento intitulado Cuando busco ayuda: una respuesta pastoral a la violencia doméstica contra las mujeres, en el cual ofrecen sugerencias para frenar la agresividad en que está atrapada la sociedad norteamericana.

Los obispos, al margen de las reflexiones sobre las causas del fenómeno, parten del principio de que es necesario denunciar los abusos ante las autoridades.

05/ET/YT