Inicio Se incrementa tasa de feminicidio

Se incrementa tasa de feminicidio

Por la Redacción

Para mostrar que el feminicidio no sólo existe en El Salvador, sino que también aumenta, la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (Ormusa) organizó un debate en julio pasado, llamado Reflexiones sobre feminicidios. La tasa de homicidios en El Salvador, tanto de hombres como de mujeres, es una de las más altas de América Latina.

El feminicidio, es decir, el asesinato de una mujer sólo por el hecho de serlo, es un tema cada vez más preocupante para las organizaciones que promueven el respeto a los derechos de la mujer en América Latina.

En El Salvador, las organizaciones feministas constatan que este tipo de crimen de género ha aumentado en los últimos años y están exigiendo a las autoridades pertinentes la formulación y aplicación de medidas para frenar la ola de violencia que existe en el país, informó el portal Mujeres hoy

Estas organizaciones señalan que las mujeres no son siempre víctimas de miembros de las maras o pandillas, como se quiere hacer creer. Lo cierto es que, al igual que en otros países, la mayoría de las mujeres muere a manos de sus parejas.

En el encuentro, coordinado por la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz para denunciar estos hechos, participaron como exponentes el director del Instituto de Medicina Legal del Departamento de La Libertad, Ernesto Méndez; la procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, Beatrice De Carrillo, y la directora ejecutiva de la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz, Jeannette Urquilla Guzmán.

Méndez señaló que 2001 hubo en El Salvador 2 mil 374 asesinatos, los que aumentaron a 2 mil 933 en 2004. La tasa de asesinatos por cada 100 mil habitantes fue, en 2001, de 37.1 por ciento; de 36 por ciento en 2002 y 2003, y en 2004 aumentó a 43.4 por ciento.

El director del Instituto de Medicina Legal del Departamento de La Libertad advirtió que “estas tasas son sumamente elevadas en comparación a las de otros países. El Salvador se encuentra entre los primeros cuatro lugares en cuanto a tasas de homicidios en Latinoamérica. Por ejemplo, Costa Rica tiene un 3.4 por ciento por cada 100 mil habitantes; algunos países de Europa están con un 1 por ciento; Chile tiene un 1.8 por ciento. Por lo tanto, la situación de violencia para el país es mucho peor”.

MAS ALLA DE LAS CIFRAS

El alto funcionario hizo una descripción detallada sobre las características de los homicidios (asesinatos de hombres y mujeres) y de los feminicidios (asesinatos de mujeres) ocurridos entre 2001 y 2004.

Tanto los asesinatos contra mujeres y hombres aumentaron en ese periodo, señaló Méndez, pero destacó que en el caso de las mujeres la tasa pasó del 6.5 por ciento en el 2001 al 7.6 por ciento en el 2004.

Los homicidios son mayores en las áreas urbanas, mientras que los casos de violencia intrafamiliar y violencia sexual se presentan más en las zonas rurales.

Méndez destacó que gran parte de las muertes violentas de mujeres se producen con armas de fuego, seguidas de armas blancas u otro tipo de objetos, y que los departamentos de El Salvador más peligrosos para las mujeres son San Salvador, San Miguel, Sonsonete y La Libertad.

INSTRUMENTOS INTERNACIONALES

Por su parte, Beatrice De Carrillo, procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, felicitó a las integrantes de Ormusa por sus esfuerzos para “revelar la realidad nacional y sensibilizar [sobre] esta situación para involucrar a las instituciones y a la sociedad civil en general”.

Instó a la sociedad civil y a las organizaciones de mujeres a denunciar la violencia contra las mujeres, especialmente aquélla que se ejerce contra “las trabajadoras sexuales a causa de personas que las consideran una escoria de la sociedad y que pretenden hacer una limpieza social” y contra quienes viven la violencia intrafamiliar.

De Carrillo afirmó que, para defender los derechos de las mujeres dentro del aparato estatal, es necesario considerar los contenidos de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (aprobada por la Organización de las Naciones Unidas en 1979) y de la Convención interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer (aprobada por la Organización de Estados Americanos en 1994).

También propuso denunciar los feminicidios en los ámbitos nacional e internacional y formular medidas para frenarlos.

ALGUNAS PROPUESTAS

Luego de la exposición de las personas invitadas hubo una lluvia de ideas sobre la manera de trabajar para detener los feminicidios. Una de las participantes resaltó que “es importante tomar en cuenta que contamos con los suficientes instrumentos internacionales para comenzar y estimular las iniciativas en discusión. Contamos con instrumentos como la Constitución de la República, la Declaración de Derechos Humanos, el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, los que nos dan un ámbito normativo nacional e internacional bastante amplio”.

Recordó que en años anteriores, y también este año, se han elaborado mecanismos con la sociedad civil, como el Comité 25 de Noviembre, la Concertación Feminista Prudencia Ayala y la Alianza por la Salud Sexual y Reproductiva. Por ello, dijo, “es importante saber cómo articular los diferentes esfuerzos y las redes ya establecidas en aras de establecer un foro de vigilancia que nos permita documentar y mover el tema en las agendas públicas y hacer un análisis diferenciado que lleve a una investigación seria de la muerte de mujeres en este país y de la violencia en general”.

Como complemento a esa sugerencia, la procuradora de Derechos Humanos, Beatrice de Carrillo, invitó a los grupos de mujeres a participar en la Mesa de Discusión de los Derechos Humanos para hacer propuestas y elaborar un informe nacional e internacional con las recomendaciones del caso.

El director del Instituto de Medicina Legal del Departamento de La Libertad, Eduardo Méndez, se comprometió a instrumentar para el año 2006 una nueva “hoja de información” de casos de violencia intrafamiliar y delito sexual con el objetivo de obtener la mayor cantidad de información sobre esos delitos que ayude al sistema de justicia a controlarlos y castigarlos.

“Hay esfuerzos que no son suficientes y, en ese sentido, creo que entre mayor sea la información que tengamos mayores serán las soluciones que tendremos en el combate a esta problemática. Mi compromiso es poder hacer lo que esté al alcance para solventar en alguna medida y dar respuesta a estos casos de feminicidios”, dijo Méndez.

Finalmente, una participante propuso que Ormusa convocara a organizaciones de la sociedad civil para discutir las ideas e iniciativas que se presentaron en este foro.

05/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content