Inicio Se recrudece en Honduras la represión militar

Se recrudece en Honduras la represión militar

Por Gladis Torres Ruiz

Feministas de Honduras denunciaron esta mañana el acoso y represión de que fueron víctimas a primeras horas del día, misma que continúa; “nos tienen bajo vigilancia, saben que estamos aquí, tenemos a dos soldados custodiando la puerta, algunas compañeras lograron salir antes de tener vigilancia total, hacemos del conocimiento público que estamos sitiadas y hacemos responsables a los militares de nuestra integridad”, señaló Daysi Flores, de Feministas en Resistencia.

Luego de la sorpresiva llegada del presidente depuesto Manuel Zelaya a la embajada de Brasil en Tegucigalpa, la capital de Honduras, cuerpos represivos de la policía y el ejército incrementaron la represión contra el pueblo movilizado contra el golpe de Estado de junio último.

Integrantes de Feministas en Resistencia informaron a este medio de comunicación que hoy a las cinco de la mañana contingentes policiales y del ejército desalojaron a golpes, disparos de municiones y gas lacrimógeno, a miles de personas que permanecían frente a la embajada de Brasil en Tegucigalpa desde ayer.

Karla Aguilar, de este colectivo, denunció que esta mañana la también integrante de Feministas en Resistencia Suyapa Martínez fue golpeada junto con otras compañeras que se encontraban a las afueras de la embajada; “fueron golpes fuertes, casi revivimos los maltratos que los policías nos dieron en el Instituto Nacional de la Mujer de Honduras (INAM), eso lo repudiamos y lo hacemos del conocimiento del mudo para que lo denuncien.”

El saldo hasta el momento, señala Daysi Flores, es de dos personas muertas con disparos en la cabeza y muchas mujeres, niñas, niños, ancianas, ancianos y hombres golpeados y otros capturados; en total parece que hay más de mil personas detenidas y las están llevando al estadio Chochi Sosa y a diferentes centros policiales.

“Todo el país se encuentra con toque de queda las 24 horas, lo que ocasionó que miles y miles de personas que se estaban trasladando desde todos los rincones del país estén siendo detenidas en las carreteras, también se han cerrado todos los aeropuertos y se impide el ingreso de la prensa extranjera”, informó.

De igual manera, la activista denuncia el allanamiento del Comité de Familiares Detenidos-Desaparecidos de Honduras (COFADEH), y el arresto de varias mujeres; están reprimiendo en los barrios. “A nosotras también nos tienen presas, atrapadas, con dos militares apoyados en mi carro, los cochinos están en la puerta del frente de las oficinas del Centro de Estudios de la Mujer en Honduras (CEMH).”

“En el lugar somos 65 personas, la mayoría mujeres y dos niñas; estamos sitiadas, nuestros teléfonos están intervenidos, hay un escuadrón a tres casas de distancia y rondan el lugar donde estamos en busca de señales de vida para poder entrar. Tenemos poca agua y estamos sin comida, los gases lacrimógenos han inundado el ambiente y estamos con los ojos y la nariz irritados”.

EL PAÍS, UN INMENSO CAMPO DE CONCENTRACIÓN

Podemos escuchar claramente todos los movimientos militares: los autos, helicópteros, las bombas, los disparos, los metales desgarrándose y destruyéndose, los pasos apurados de las botas, las sirenas, y como una burla a la ciudadanía se oye en altoparlantes el himno nacional de Honduras, agregó Daysi Flores.

Señaló, además, que la policía y el ejército han arrojado bombas lacrimógenas al interior de la Embajada de Brasil y con el toque de queda han convertido el país en un inmenso campo de concentración.

“Los uniformados destruyeron los vehículos de los miembros de la Resistencia, por lo que muchas de las personas que estábamos participando en la vigilia frente a la embajada nos refugiamos en casas vecinas, ya que la policía golpea a todo aquel que encuentra en la calle”, añadió.

Flores informó que ante estos hechos las y los voceros de la Resistencia están haciendo llamados al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que tome acciones inmediatas a fin de evitar un baño de sangre –que de hecho se está dando– y a que se restituya el orden constitucional.

“Zelaya ha estado proponiendo el diálogo, pero los gorilas respondieron con violencia. Todo el país está completamente paralizado, los pocos medios que informan sobre la represión señalan que están asaltando la embajada con el objetivo de capturar al presidente depuesto, quien se encuentra con su familia en el interior”.

Según Prensa Latina, Zelaya permanece en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, a donde llegó ayer tras vencer azaroso viaje de retorno al país.

Ante lo ocurrido esta mañana, organizaciones de mujeres de todo el país y Feministas en Resistencia lanzaron un pronunciamiento en el que vierten su preocupación y alerta ante la represión que el gobierno de facto ha impuesto al pueblo hondureño con motivo de la movilización masiva en respuesta a la llegada del Presidente constitucional de la República a este país.

“Seguimos denunciando el golpe político militar dado el 28 de junio de 2009 y no reconocemos ninguna autoridad usurpadora de los poderes del Estado, amparada bajo la figura de ‘sucesión presidencial’, por lo que repudiamos las violaciones a los derechos humanos que se han venido suscitando en nuestro país, entre ellas los abusos físicos, verbales, hostigamiento y asesinatos de líderes, mujeres y hombres que forman parte de la resistencia nacional contra el golpe de Estado”.

Las activistas también denunciaron el sabotaje que desde ayer han sido objeto las comunicaciones telefónicas, radio-emisoras y canales de televisión (Radio Progreso, Cholusat Sur, Tele-Ceiba y emisoras locales) que transmiten información de la resistencia y sobre la llegada del Presidente constitucional de la República José Manuel Zelaya Rosales.

LA RESISTENCIA FEMINISTA

De la misma manera, las mujeres condenan el toque de queda impuesto de forma arbitraria desde las cuatro de la tarde del lunes 21 de septiembre de 2009 y extendido hasta las siete de la noche del 22 de septiembre por el régimen de facto, así como las detenciones ilegales, torturas y cualquier otra violación a los derechos humanos y a los derechos de las mujeres que se generen a raíz de esta medida.

Además, repudian las declaraciones de los medios del gobierno golpista y sus funcionarias y funcionarios que exhortan a la población a “evitar tragedias”, amenazando con represión a quienes no obedezcan el toque de queda y se movilicen por el territorio nacional.

“Responsabilizamos a Roberto Micheletti Baín, a sus seguidores y al ejército de Honduras por cualquier tipo de violencia, disturbio o agresión contra las mujeres, personas y organizaciones que formamos parte de la resistencia nacional contra el golpe de Estado”, subrayaron.

A raíz del golpe de Estado ocurrido el 28 de junio pasado en Honduras las feministas se articularon en lo que denominaron Feministas en Resistencia, y así han participado en todas las marchas y acciones convocadas por el Frente de Resistencia Popular, además de haber incidido en las decisiones que ahí se toman.

Este bloque está conformado por el Sindicato de Trabajadores de Bebidas y Similares (STIByS), miembro del Bloque Popular; empresarios, campesinos, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH); la Vía Campesina, el Sindicato de Comunicaciones; el magisterio organizado, Organizaciones No Gubernamentales, organizaciones garífunas; la Unidad Popular Revolucionaria y la Coordinadora de Jóvenes Mesoamericanos, capítulo Honduras (JCMH); activistas fundadores del Foro Mesoamericano de los Pueblos, entre otros organismos.

09/GTR /LG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content