Inicio Se redujo muerte materna por preeclampsia-eclampsia IMSS

Se redujo muerte materna por preeclampsia-eclampsia IMSS

Por la Redacción

El control prenatal fue muy importante para lograr reducir la muerte materna por preeclampsia-eclampsia en los últimos cinco años que pasó de 13.9 a 9.6 casos, por cada cien mil nacidos vivos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La preeclampsia es la primera causa de muerte entre las embarazadas y se origina por un aumento de la presión arterial que de no ser atendida oportunamente causa lesiones renales, hepáticas y pulmonares, informó el jefe de cuidados intensivos de adultos del hospital Gineco-Obstétrica 4 del IMSS, Filberto Rafael Tenorio Magaña.

El especialista advirtió que una mujer embarazada debe acudir de inmediato al médico ante la presencia de náuseas, dolor de cabeza y abdominal –en la boca del estómago-, zumbido de oídos, alteraciones visuales o convulsiones, que son los principales signos de alarma de hipertensión arterial.

En la preeclampsia-eclampsia, añadió, la principal manifestación es la elevación de la presión arterial mayor a 140/90mm/hg (hipertensión), mientras que la normal en un adulto es de 100/60 mm/Hg. Con frecuencia se acompaña de hinchazón generalizada y pérdida de proteínas por la orina. El grupo más afectado se encuentra entre la semana 30 y 36 de gestación.

Subrayó que una preeclampsia no tratada puede conducir a una eclampsia, que es la forma más grave de la enfermedad hipertensiva, cuando la paciente ya presenta convulsiones y trastornos en la coagulación, en donde la sangre se acumula en el hígado y puede ocasionar que este órgano se reviente; ello pone en peligro la vida del binomio madre-hijo.

Aunque se desconoce por qué ocurre esta enfermedad durante el embarazo, hay ciertos factores de riesgo que pueden favorecerla: que éste haya sido a edad muy temprana -cuando aún su cuerpo no está maduro para este evento-; la multiparidad (más de cuatro hijos).

La desnutrición; la obesidad; el antecedente familiar –mamá, hermana o abuela con este problema-, y padecer previamente alguna enfermedad crónico-degenerativa, como diabetes mellitus, hipertensión, lupus eritematoso o neuropatías, son otras causas del padecimiento.

La preeclampsia se clasifica en leve, severa y eclampsia. En el primer caso, aún hay tiempo para dar tratamiento a la madre, a fin de que el bebé, complete su desarrollo y alcance su maduración pulmonar.

De tratarse de una situación severa o de una eclampsia, el tratamiento efectivo es la interrupción del embarazo a través de la cesárea, y aunque será un parto prematuro, se evita la muerte de la madre por complicaciones graves.

Para ello es necesario que primero se estabilice a la mujer antes de operarla, proceso que no debe rebasar las seis horas –tiempo en que se le administran fármacos antihipertensivos, sueros, sedantes y otros medicamentos dependiendo de cada caso–, para que de esta manera se encuentre en las mejores condiciones para la cirugía, puntualizó el especialista del IMSS.

06/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más