Inicio Seguridad fronteriza: ¿y los migrantes?

Seguridad fronteriza: ¿y los migrantes?

Por Karina Arias

Desde hace varios meses, el gobierno mexicano inició el operativo México Seguro para hacer frente a la situación de inseguridad que se vivía en algunos estados del norte de la República Mexicana, en su mayoría ligados al narcotráfico.

Ha habido diversas reacciones al respecto y, a pesar de las cifras de arrestos y los avances que las instancias involucradas en la ejecución del operativo han descrito, la situación parece no mejorar.

Una de las reacciones más fuertes ha sido por parte del gobierno de Estados Unidos a través de su embajador en México, Tony Garza. Otra consecuencia fue la declaración del estado de emergencia que los gobernadores de Nuevo México y Arizona han decretado.

Ambos estados han mencionado que para ellos es grave la situación que se vive en nuestra frontera, incluyendo el cruce de migrantes indocumentados hacia sus territorios para internarse en Estados Unidos. Inclusive, la gobernadora de Arizona, a través de su vocera, anunció que, por ser un asunto de seguridad pública, utilizará parte de los recursos federales que recibió tras declarar la emergencia para contratar más agentes fronterizos, reparar la malla de la frontera con México y cubrir los gastos de deportación de los migrantes fallecidos.

Me parece muy grave que en México aceptemos ligar el tema de la seguridad pública con el de migración. Debemos entender, y ser muy enfáticos, que los flujos migratorios no representan una amenaza para la seguridad de México o de Estados Unidos, y que más bien es un asunto de desarrollo y de derechos humanos.

Declarar un estado de emergencia y utilizar los recursos para las actividades ligadas a la migración es grave, pues estamos ante un discurso que se traduce en prácticas que ven la migración como un problema de seguridad pública y que, más allá de eso, le están dando soluciones parciales; soluciones que tal vez resuelvan los problemas inmediatos que se mencionaron, pero que no representan una solución ni a las causas ni a las consecuencias de la migración, y no tienen mayor impacto en los flujos migratorios.

Una vez más se han vinculado el tema migratorio y el de la seguridad, y se aumentarán las medidas de control en la franja fronteriza entre México y Estados Unidos sin que ello dé una solución real al tema migratorio. Esto no va a disminuir los flujos y, por el contrario, aumentará la vulnerabilidad de las y los migrantes, como ha sucedido antes con este tipo de medidas.

No debemos permitir que esto siga sucediendo. Después de todo, se está cuidando la seguridad fronteriza pero, ¿quién cuida la seguridad de los migrantes? ¿Dónde queda la seguridad de las y los migrantes?

*Periodista mexicana

05/KA/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content