Inicio Seropositivas, más de 4 mil mexicanas indican cifras oficiales

Seropositivas, más de 4 mil mexicanas indican cifras oficiales

Por Miriam Ruiz

Nayeli murió por causa del Sida poco antes de sus 15 años, una década antes había sido infectada por su violador en la ciudad de Tijuana. Su madre, Lupita, contrajo también el virus en una relación de pareja marcada por las infidelidades y la falta de conocimiento. El machismo cobró su cuota, como lo muestran hoy el gobierno mexicano y la ONU.

En las mexicanas de 15 a 49 años de edad la violencia de género es la principal causa de infección por VIH/Sida, detalla la Secretaría de Salud (SS), por lo que este 2004 lanza la campaña El Machismo Pone en Riesgo a las Mujeres y Hombres… ¡Tu puedes cambiarlo!

Los datos oficiales arrojan que 14 mil 606 mexicanas son seropositivas, lo que representa 15 por ciento de los casos registrados a la fecha.

VIOLENCIA ACARREA VIH

“Un día, mi vecino me habló al trabajo y me dijo que viniera a la casa urgentemente. Cuando llegué había patrullas. Pregunté por mis hijas. Me dijo que las gemelas estaban bien, pero que Nayeli estaba en el hospital,” refiere una mujer seropositiva, Lupita en Historias de Vihda, coeditado por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y otras instituciones.

“Llegué allá y la vi muy mal, pregunté que si se había caído. Un policía me apartó y me dijo: ‘tiene que ser fuerte, su niña fue violada’. Sentí que me iba a morir de dolor. Fue un vecino, Abraham, que vivía con una mujer de Estados Unidos.” La niña pasó seis meses en el hospital para recuperarse y Abraham fue sentenciado a 20 años de prisión.

La vida alcanzó una cierta normalidad hasta que Nayeli cumplió 10 años de edad cuando su madre y maestras la notaron enferma y triste. En el Instituto Mexicano del Seguro Social no pudieron detectar su padecimiento hasta que Lupita le fue a practicar un examen que dio positivo.

Lupita, la madre, se enteró también de su seropositividad tras ser contagiada por una de las múltiples parejas que tuvo en un círculo permanente de promesas, abusos y abandono. Casi al final de sus días, cuenta, un hombre mayor se ofreció a ayudarla y le brindó casa. Luego, intento abusar de sus otras hijas.

De acuerdo con el documento sobre Visión Estratégica y Propuestas de Acción para la campaña lanzada por la SS para este primero de diciembre Día Mundial contra el Sida, ésta “es la enfermedad más relacionada con el género que hayamos experimentado, en virtud de que se trata de una epidemia principalmente de transmisión sexual y masculina.”

Jorge Saavedra, activista de muchos años contra el Sida y actual director de Consejo Nacional para la Prevención y Control del Sida (Censida) explicó que si bien en 1992 y 1993 se dirigió una campaña sobre mujeres y sida hoy, por primera vez en 21 años de campañas, se engloba en el machismo.

“Una mujer nos dijo, todo está bien, pero díganme cómo le pongo el cascabel al gato, es decir el condón a mi marido”, refirió en conferencia de prensa en torno a los 16 días de Activismo contra la Violencia hacia las Mujeres.

Mientras que Arturo Díaz Betancourt, vocal ejecutivo del (Censida) destaca la necesidad de hablar del problema entre hombres y dejar de ver al sexo como una forma de confirmar su identidad, además de acabar con la homofobia pues genera riesgos cuando tienen compañeras para ocultar su preferencia.

Por su parte, Teresa Rodríguez, directora regional del Fondo de Desarrollo de Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) para México, Centroamérica, Cuba y República Dominicana, alertó durante la misma rueda de prensa sobre la violencia sexual “que exponen a las mujeres y aumenta el riesgo de transmisión del virus.”

Es un círculo vicioso porque, de acuerdo con Teresa Rodríguez, la violencia limita las posibilidades de las mujeres para negociar sexo seguro a lo que se suman los riesgos de conductas sexuales arriesgadas que preceden a las situaciones de abuso.

VIH ACARREA VIOLENCIA

En el clima de estigmatización que persiste hacia las personas seropositivas, e incluso sus familias, “revelar el estatus de VIH a parejas y terceras personas puede aumentar el riesgo de violencia,” agregó la directora de UNIFEM.

Así lo confirma la investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicada este año bajo el título Gender Dimensions of HIV Status Disclosure to Sexual Partners: Rates Barriers and Outcomes.

Las barreras más comunes para que una mujer revele su seropositividad son el temor de abandono, el miedo del rechazo o discriminación, temor a la violencia o a provocar el enojo de la familia, de acuerdo con el estudio.

El miedo a la violencia fue mencionado por las mujeres como una barrera para hablar su contagio en casi un cuarto de todos los estudios. Algunos estudios específicamente buscaban el temor a la violencia como un factor de incidencia y en otros ese temor se mencionaba de manera espontánea por las mujeres.

Y ese miedo se vive con mayor fuerza en las mujeres de países en vías de desarrollo que en los países ricos.

Por ejemplo, un muestreo de A.C Gielen, contenido en la misma publicación, encontró que 12 por ciento de las mujeres con VIH afroamericanas entrevistadas en Baltimore, Estados unidos, hablaron de ese miedo a la violencia comparado con 51 por ciento de las mujeres estudiadas por J Rakwar en Kenia.

Por ello, en el estudio, la OMS recomienda la identificación y referencia de violencia doméstica en la detección de VIH y programas de consejería, así como un entrenamiento conjunto de personal que trabaje tanto con VIH como con violencia familiar y programas comunitarios que minimicen el estigma.

Para Claudia García-Moreno, coordinadora en Ginebra el departamento de Género y Salud de las Mujeres en la OMS, aunque la violencia sexual “se ha reconocido como un problema legítimo de salud” recibe poca atención de donantes, investigadores y actores políticos.

Sus consecuencias a la salud son de corto y largo plazo, puede asociarse con el asesinato y las lesiones, pero más a menudo se asocia con una serie de problemas sexuales y reproductivos incluyendo el embarazo no deseado, aborto inseguro y enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el VIH, reitera la funcionaria mexicana.

2004/MR/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content