Siguen críticas a nuevas directoras de hospitales chilenos

SALUD
    Decisión de contratarlas, parte de proyecto de modernización
Siguen críticas a nuevas directoras de hospitales chilenos
cimac / Mujeres Hoy | Santiago de Chile.- 25/02/2004

A casi dos semanas de sus polémicos nombramientos como directoras de los hospitales de Bulnes y El Carmen, al sur de Chile, las enfermeras universitarias Marcela Castro y Berta Torres siguen sufriendo el rechazo de algunos médicos.

Ante el descontento por la asignación, Castro (de 50 años, titulada de la Universidad de Concepción) y Torres (de 48 años, egresada de la Universidad de Chile) respondieron: "Merecemos estar aquí, somos vanguardia".

Ellas asumen sus nuevos roles, pioneros en la gestión de centros asistenciales de esa categoría, pese al rechazo de la Agrupación de Médicos Generales de Zona, que argumentó que Castro y Torres desconocen las realidades locales y podrían tener una mala gestión, informó la periodista Paulina Hidalgo, del diario La Nación.

Sin embargo, Berta Torres, desde El Carmen, sintetizó la filosofía que une a las dos colegas y amigas: "No nos importan los conflictos iniciales, hoy la preocupación de ambas es mejorar la gestión hospitalaria en dos sectores rurales pobres. Nuestra región destaca, por ejemplo, por los casos de Hanta virus que debemos atender".

"Entonces, hay que trabajar mucho con la comunidad, fomentando la protección y prevención, de manera paralela al desarrollo de la gestión intrahospitalaria. Por eso yo creo que con la llegada de enfermeras a la dirección de estos centros, los pacientes van a ganar y no a perder", agregó Torres.

Con respecto a las críticas de algunos médicos que cuestionaron su capacidad para administrar los recintos hospitalarios, ambas replicaron que su trayectoria se basa en tareas de supervisión paramédica y de redes asistenciales, gestión de proyectos y docencia.

"La labor que estoy enfrentando no es nueva para mí, está muy relacionada con el trabajo que he realizado por más de 19 años. Además, es un cargo de gestión en equipo en el que importa lo que opinen y aporten todos mis compañeros; de hecho, durante la primera semana trabajé con diversas áreas y me reuní con los jefes de servicio y con la Federación Metropolitana de Trabajadores de la Salud (Fenats). Mi idea es desarrollar una gestión marcada por la integración", indicó Marcela Castro.

"La decisión de contratar enfermeras es parte de un proyecto de mejoramiento y modernización de los servicios de salud a largo plazo. Nuestra misión es mejorar la gestión y administración de estos centros. Los programas de Enfermería incluyen varias asignaturas donde se nos enseñan habilidades para el trabajo administrativo. Eso nos avala y me permite afirmar que estoy totalmente preparada para este desafío", agregó Castro.

Ante las posibles movilizaciones de los médicos, la enfermera egresada de la Universidad de Concepción puntualizó: "Como gremio, los médicos, hacen lo que tiene que hacer, es decir, defender sus intereses. Ellos han sido por años quienes han tenido el control, y en la medida en que se sienten desplazados, cierran filas".

Al respecto, Torres opinó que es una lástima que reaccionen así, porque los únicos que sufren con esas medidas son los pacientes.

ANATOMIA DE UN CONFLICTO

El descontento de médicos por el nombramiento de Castro y Torres está encabezado por integrantes del Colegio Médico, de la Agrupación de Médicos Generales de Zona y de trabajadores agrupados en la Fenats.

Según ellos, sería ilegal que profesionales no médicos se encargaran de dirigir los hospitales, ya que no tendrían los conocimientos necesarios para desarrollar labores administrativas y de supervisión médica, ni siquiera en recintos de tipo cuatro; es decir, en los que poseen menos de 100 camas, no cuentan con especialistas y se ubican en localidades con un máximo de 30 mil habitantes.

Además, argumentaron que la decisión de asignarlas como directoras fue "venganza política", que castiga a los médicos que tenían los cargos de directores subrogantes y que, debido a que participaron en las jornadas de paralización el pasado año, no fueron confirmados en su puesto.

Por su parte, el director del Servicio de Salud de Ñuble, Iván Paul, estimó que los nombramientos de las directoras en la Octava Región del Biobío "responde a la necesidad de repotenciar el desarrollo de estos centros y que está de acuerdo con el Estado de Derecho".

04/Mujereshoy/GBG/