Inicio Sin agua, la jornada laboral de las mujeres se triplica

Sin agua, la jornada laboral de las mujeres se triplica

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Cuando no hay agua en sus hogares, las mujeres rurales, urbanas, mestizas e indígenas triplican su jornada de trabajo, pues siguen siendo las encargadas de abastecer este recurso. Frente a esta realidad, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) “tiene oídos sordos”, afirmó Brenda Rodríguez Herrera, de la Red de Género y Medio Ambiente (Regema), durante el Foro Ecológico Salvemos al Planeta y Presentación de la Agenda Latinoamericana 2010.

La multiplicación de las horas de trabajo a consecuencia de la escasez del agua provoca a las mujeres dolores de espalda, cadera y estrés, por la preocupación de carecer de este recurso, que además de ser indispensable para realizar las labores domésticas, lo es para que lleven a cabo sus tareas como productoras o artesanas, señaló hoy Rodríguez Herrera, en el foro convocado por la Secretaría Nacional de Comunidades Eclesiales de Base.

Durante el acto, en el que también participaron representantes de las organizaciones Greenpeace y de la campaña Sin Maíz no hay País, la especialista en el tema de mujeres y agua añadió que cuando en casa hay personas enfermas a consecuencia del consumo de agua contaminada, se ven afectadas porque son quienes cuidan de ellas, por la “reproducción de los roles de género”.

En este sentido, el tema de la contaminación del agua afecta de forma directa a las mujeres, sobre todo a las rurales, quienes con frecuencia se ven obligadas a lavar en ríos contaminados. Ello les provoca “graves” infecciones en los ojos, la piel, vaginales, gastrointestinales, entre otros males, explicó Brenda Rodríguez.

Otro aspecto, de igual importancia, dijo, es que en la toma de decisiones y formulación de propuestas sobre la gestión de este recurso se siga excluyendo a las mujeres en los tres niveles de gobierno.

El “gran problema” del abastecimiento del agua en el país reside en que no hay “una buena administración” del recurso, debido a que no se responsabiliza al resto de los sectores, como el empresarial, a las industrias y a las instancias de gobierno. Ejemplo de lo anterior son las campañas mediáticas dirigidas exclusivamente a la ciudadanía.

En los medios de comunicación los spots de Conagua refieren la imagen de las mujeres lavando en los lavaderos, como si éste significara un desperdicio de agua cuando, a decir de la especialista, la población que “menos tiene” es la que menos gasta y de ellas las mujeres son las que más cuidan el agua.

En el país, del 100 por ciento de este recurso, 75 por ciento se destina a la agricultura, 10 por ciento a la industria y 15 para uso público. Sin embargo, quienes más gastan son las industrias, por los “altos” niveles de contaminación; “el hecho de que contamines el agua significa que otras personas se priven de utilizarla”, refirió la integrante de Regema.

Lo que hace falta es aprender a usar el agua e involucrar en este proceso a todos los actores, entre ellos y principalmente las autoridades, para mejorar la captación del agua limpia, lo que requiere que inviertan en infraestructura para el abastecimiento de la población.

AGENDA AZUL DE LAS MUJERES

Ante la indiferencia de Conagua, la Red Género y Medio Ambiente en el país instauró la “agenda azul de las mujeres”, con la que han logrado capacitar a mujeres de distintos estados e incidir en políticas públicas sobre la gestión del agua a nivel municipal y estatal.

“Le apostamos al trabajo de base en la incidencia a nivel local para incorporar la visión de género en políticas hídricas, además de fomentar la organización de sujetas sociales en torno a este recurso”, subrayó Brenda Rodríguez.

La agenda azul también busca visibilizar cómo mujeres y hombres accedemos de manera distinta a los recursos naturales por roles y estereotipos. Y después de cuatro años, hoy cuenta entre sus logros el que en Yucatán, Zacatecas, Chihuahua y ciudad de México existan puntos de acuerdo, convenios interinstitucionales que toman en cuenta el papel de las mujeres en la administración del agua, así como una escuela itinerante con enfoque de género en la capital y en el resto del país.

09/GCJ/LG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content