Inicio » Sin ejercerse, programa de becas para adolescentes embarazadas

Sin ejercerse, programa de becas para adolescentes embarazadas

Por Rafael Maya

El programa de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para entregar becas a jóvenes embarazadas –cuyos montos aprobados a partir de 2001 jamás se han ejercido– es sólo una muestra de cómo al Ejecutivo Federal le han importado poco o nada las acciones de gobierno a favor de los derechos femeninos.

Por primera vez, en diciembre de 2001 la Cámara de Diputados –a iniciativa de la comisión de Equidad y Género– aprobó la creación de un programa de becas para madres y jóvenes embarazadas con el fin de que no interrumpieran sus estudios.

Tal programa, inscrito en la SEP, obtuvo la modesta pero significativa cantidad de 5 millones de pesos para el ejercicio del 2002. Sin embargo, los dineros “desaparecieron”. La dependencia argumentó en su momento que la Secretaría de Hacienda nunca le transfirió los recursos.

Por más explicación que exigieron, las diputadas jamás obtuvieron información clara del Ejecutivo.

Sorprendentemente la historia se repitió este año. Para 2003, el programa de becas tuvo un incremento más que sustancial de 350 por ciento, al alcanzar 45 millones de pesos.

De nada sirvió el gran aumento: A pesar de los reclamos a mediados de este año por parte de la Comisión de Equidad a la SEP sobre al inejercicio de los recursos, la Secretaría informó recientemente que las becas nunca se implementaron “por falta de una entidad administrativa que se hiciera cargo”.

El discurso del gobierno del presidente Vicente Fox a favor de la equidad y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, fue derribado por inercias burocráticas que impidieron sin más el ejercicio de recursos aprobados por el Legislativo en beneficio de las adolescentes.

En agosto pasado, la SEP informó que las becas que se pretendían entregar a las estudiantes oscilaban entre 650 y mil 630 pesos mensuales durante 10 meses. Según cifras de la dependencia, en 2000 hubo 25 mil niñas embarazadas en todo el país y 12 mil madres menores de 15 años registraron los nacimientos de sus hijas e hijos.

En el proyecto de presupuesto de egresos para 2004 y en el colmo de los colmos, el Ejecutivo reduce brutalmente el monto para las becas dejándolo casi igual a la cantidad aprobada para 2002: tan sólo 10 millones de pesos.

Tales recursos, según un análisis de la ONG Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia, aparecen etiquetados en el presupuesto correspondiente al Consejo Nacional de Fomento Educativo, dependiente de la SEP. El monto total propuesto para el consejo asciende a casi 11 mil 500 millones de pesos.

Así, aunado al “retroceso” que significa para las mujeres –a decir de grupos civiles y legisladoras– la ausencia de varios programas etiquetados para las mexicanas en el proyecto de presupuesto 2004, el riesgo de que nuevamente las becas para adolescentes embarazadas –si es que se aprueban– no se entreguen está latente.

03/RM/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: