Sin ir a la escuela cien millones de niñas y niños: UNICEF

INFANCIA
   Descarta alcanzar la educación primaria universal en 2015
Sin ir a la escuela cien millones de niñas y niños: UNICEF
Cimac | México, DF.- 21/04/2005

El número de niñas y niños que van a la escuela es mayor que nunca, pero todavía unos cien millones no tienen acceso a la educación escolarizada, señala un informe de UNICEF basado en el objetivo de la educación primaria universal para 2015.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) explicó que este aumento de infantes en las escuelas se debe a que más niñas se han escolarizado, sin embargo, todavía falta mucho por hacer, en especial en los países pobres, por lo que el mundo no alcanzará el objetivo de la enseñanza primaria universal en 2015

El informe, que se publicó en el portal de UNICEF y que también difunde Canal Solidario, analiza país por país los avances logrados en este sentido, y pone de manifiesto grandes diferencias entre regiones, y entre distintas áreas de un mismo país.

En la actualidad, de los 180 países estudiados, 125 se encuentran encaminados para alcanzar la paridad de género en 2015, una meta establecida por las Naciones Unidas como parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El director de Movilización Social y Educación para el Desarrollo de UNICEF, Juan Merlín, explica el 86 por ciento de las y los niños que están en edad para ir a la escuela asisten.

No obstante, en regiones como Oriente Medio, África del Norte, Asia Meridional, África Occidental y Central, no se podrá alcanzar la meta si no se invierte la dinámica.

En diez países de África central, el índice de paridad de género es inferior a 0,85 (uno representa 100 niñas por cada 100 niños). Ante esta realidad, Merín propone "un abordaje integral del problema" y "un enfoque regional y local que permita analizar las causas de esta disparidad".

En los países industrializados, la educación primaria básica se ha alcanzado, pero según datos del informe, sigue habiendo un dos por ciento de los niños y niñas en edad escolar que no han ido a la escuela.

A diferencia de lo que ocurre en los países en desarrollo, donde acuden a la escuela el cien por cien de las niñas y, sólo el 98 por ciento de los niños, hecho que, como señala Merín, "hay que analizar más en profundidad para buscar políticas que contrarresten esta diferencia inversa".

TRES VECES MENOS POSIBILIDADES

El funcionario de la UNICEF apuntó que la pobreza incide en la dificultad de alcanzar el objetivo, que junto con la falta de educación de la madre, son las principales barreras para el acceso a la escolarización.

"Los niños más pobres tienen tres veces menos probabilidades de ir a la escuela, así como también el 75 por ciento de las y los niños que no reciben enseñanza son hijos de mujeres que tampoco la recibieron", agrega.

UNICEF cree que el objetivo se puede alcanzar y muestra de ello es que en muchos países se ha conseguido ya la paridad de género y un nivel educativo bastante alto, especialmente en aquéllos donde los gobiernos se han comprometido a luchar por la educación infantil.

En Kenia se logró incrementar el acceso a las escuelas en un 22 por ciento, gracias a la supresión de los gastos de escolarización, al igual que han hecho en Tanzania y Uganda.

Pero el informe advierte de que no es suficiente con reducir los costos de impuestos, sino que, además, hay que invertir en políticas que mejoren la calidad de la educación. Para ello la ayuda internacional debe aumentar y "actualmente sólo se destina un 0,25 por ciento, cifra muy lejana al mítico 0,7 por ciento que se reclama", señala Merín.

Algunos países ya se han dado cuenta de la importancia del reto, como Reino Unido y Noruega, que han contribuido con recursos a iniciativas para la educación. Por su parte, España acordó cancelar la deuda de Argentina a cambio de que este dinero sea invertido en enseñanza.

Aunque hay más niños que nunca en las escuelas primarias de todo el mundo, son demasiados los que no asisten, y de éstos la mayoría son niñas. Pero el informe señala que se está en el buen camino para cambiar esta situación.

2005/CS/SJ