Inicio » Sin justicia climática no hay justicia de género, reflexión femenina

Sin justicia climática no hay justicia de género, reflexión femenina

Por Georgina Ventura, corresponsal

El problema no consiste en la diferencia misma, sino en la desigualdades generadas a partir de las diferencias de roles, comportamientos, formas de trabajar y de vivir en este mundo, expusieron aquí mujeres en el panel en torno a la justicia climática y la justicia de género.

Al participar en el “Diálogo entre los Pueblos”, espacio constituido de manera alterna a la COP16, integrantes de la Confederación de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa”, Ana Filipini de World Rainforest Movement (Uruguay), Tere Munguía, de la Red de Género y Medio Ambiente (México) y Zoila José Juan de la Red Nacional de Mujeres de San Juan Guichicovi, llegaron a dicha reflexión.

Tere Munguía, consideró que es importante pensar en estrategias de adaptación y mitigación ante el cambio climático, pero éstas no deben dejar al margen las diferencias de género entre mujeres y hombres; “no es cierto que el cambio climático nos pega por igual a todos y todas”.

Las condiciones en que se encuentran mujeres y hombres, los roles que asumen socialmente y las actividades que hacen son diferentes y desde esa diferencia los impactos también serán diferenciados.

Citó que la comunidad de San Felipe, Yucatán posee una experiencia ejemplar en la construcción de estrategias de gestión de riesgo considerando las diferencias de género, con la idea de disminuir la vulnerabilidad de hombres y mujeres.

“Sin análisis de vulnerabilidad no es posible construir estrategias de mitigación y adaptación, cuando el gobierno se concentra en atender las emisiones de gases, centra todo el problema del cambio climático en aire, sin conectarse con la tierra, con lo que ocurre con la sociedad”, mencionó Tere Munguía al reiterar la necesidad urgente de realizar estudios de vulnerabilidad.

En este ejercicio es importante que la comunidad logre empoderarse en su condición de hombre y mujer para lograr establecer estrategias de adaptación desde la comunidad, y en este proceso debe dejar de considerarse que las mujeres existen sólo para el cuidado del hogar, y que a los hombres les corresponde salvar la situación, pues esta idea solo consigue minimizar los aportes y capacidades de las mujeres en la mitigación de las vulnerabilidades económica, ambiental, social, de género y de infraestructura.

DECLARACIÓN DE MUJERES EN LA COP16

Ana Filipini anunció que este jueves, se publicará la declaración de la Asamblea de Mujeres en la COP16 con un posicionamiento contundente en contra de las falsas soluciones que plantean los países industrializados para combatir la crisis climática, como los Programas de Protección del Bosque (en inglés: Reducing Emissions from Deforestation and Degradation, REDD).

Los fondos REDD son recursos que se concentran en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por medio del pago para la protección de los bosques, evitando así su deforestación y afectación.

“Según Ana Filipini, los fondos REDD no son más que falsas soluciones ante el cambio climático, pues no son más que mercados de carbono que son una salida para las empresas y países industrializados, para no asumir sus obligaciones, los gases no se han reducido y el cambio climático se acelera cada vez más. Nos oponemos a los mercados de carbono y REDD es eso” apuntó Filipini.

El mecanismo (REDD) va a permitir que las empresas tomen parte del territorio de las comunidades, se apropien de los bosques y no permitirán ni a las propias comunidades acceder a sus bosques.

Ana Filipini aseveró que en Brasil y Nigeria, la policía ha actuado en contra de las comunidades para que no pesquen, no atrapen animales y no entren a los bosques.

Para la activista, la única verdadera solución al calentamiento global es eliminar el uso de los combustibles fósiles, “no es una medida fácil para el mundo porque hay intereses muy fuertes, la mayoría de la población del mundo no usa combustibles fósiles”.

“La gran mayoría, no tiene dos, ni tres carros, ni viaja en avión, come y vive como puede y teniendo prácticamente cero emisión de gases de carbono. Vamos a perjudicar a la mayoría de la población del mundo para que sigan haciendo el mismo negocio de muchos años, que es quedarse con la riqueza de los pobres, que no son pobres pero que tenemos riqueza que se llevan ellos”.

Filipini aclaró que esta situación incrementa la vulnerabilidad de las mujeres siempre “las mujeres estamos cada vez peor, los sueldos que se pagan con la generación de falsos empleos son pésimos, siempre aparece el tema de la generación de empleo, dicen que las plantaciones son generación de empleo y desarrollo, y no vamos a seguir soportando que gracias a ellos estamos cada vez peor” concluyó Ana Filipini.

Concluyó que la COP16 se ha vuelto una ronda de negocios que no va para ningún lado, en la medida en que los países ricos no quieren disminuir sus ganancias, en detrimento de las condiciones de vida dignas para las personas, pero especialmente para las mujeres que se encuentran viviendo en condiciones de múltiples desigualdades.

10/GV/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: