Inicio Sin personal y sin mastógrafos, IMSS “atiende” cáncer de mama

Sin personal y sin mastógrafos, IMSS “atiende” cáncer de mama

Por Guadalupe Cruz Jaimes

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) subutiliza el equipo para detectar cáncer de mama (CaMa), a pesar de que este mal es la primera causa de muerte por tumores malignos en las mexicanas, de acuerdo con información obtenida por Cimacnoticias.

Y es que por ejemplo en el IMSS hay mastógrafos que llevan hasta tres años sin usarse para detectar el CaMa, ya que están descompuestos o falta personal capacitado que realice las mamografías.

En Hidalgo la delegación del instituto no realizó mamografías de 2006 a 2008, debido a que el único mastógrafo con el que cuentan “se encontraba descompuesto”, informó el IMSS en respuesta a una solicitud hecha por Cimacnoticias al sistema de información pública gubernamental.

Por ello, en ese estado el registro de mamografías corresponde a 2009 y 2010, periodo en el que los cuatro técnicos radiólogos contratados por el instituto realizaron 726 estudios para detectar el cáncer mamario.

En dicha entidad, por cáncer de mama mueren 8.1 hidalguenses por cada 100 mil mujeres de 25 años y más. Ellas forman parte de las 5 mil 300 mexicanas de esa edad que murieron por esa enfermedad en 2010.

La mayoría de estas muertes pudo evitarse si el padecimiento se les hubiera detectado oportunamente. No obstante, en México el 90 por ciento los casos de CaMa se detecta en etapas tardías. En promedio, quienes padecen este mal son diagnosticadas a los 58 años de edad, señala el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva.

De acuerdo con el análisis “El costo de la atención médica del cáncer mamario: el caso del IMSS”, publicado en 2009 en la revista Salud Pública de México, en el instituto sólo el 12.7 por ciento de los casos de CaMa se diagnosticaron en etapa uno (temprana).

FALLAS EN INFRAESTRUCTURA

Pese al crítico panorama, el IMSS no prioriza la detección de este cáncer mediante la aplicación de mamografías. Muestra de ello es que en la delegación poniente del Estado de México de los 10 mastógrafos con los que cuenta, cinco no funcionan porque tres de éstos están descompuestos y dos no operan por falta de personal capacitado para realizar el estudio.

Los aparatos que funcionan son operados por cuatro médicos radiólogos, quienes durante los últimos seis años (2005 a 2010) han tomado 36 mil 362 mamografías a las mexiquenses derechohabientes.

La delegación del IMSS en Morelos está en una situación semejante, ya que de los dos mastógrafos existentes sólo funciona uno porque el otro está “dañado”, según la información proporcionada por el instituto. Con el déficit de equipo de 2006 a 2010 se han realizado cerca de 25 mil estudios, con sólo cuatro técnicos radiólogos.

En el Distrito Federal, considerado uno de los 10 estados con las tasas más altas de CaMa en el país (13.8 decesos por cada 100 mil capitalinas de 25 años y más), la delegación sur del IMSS tiene 13 mamógrafos, de los cuales uno “no tiene licencia” para operar y otro “no funciona”, por lo que tampoco trabaja al 100 por ciento.

Las anomalías en los servicios de mamografía para la detección y diagnóstico del cáncer mamario se observan también en Tlaxcala, donde el instituto tiene cuatro mamógrafos, de los cuales uno está “descompuesto y se solicitó reposición”, reportó el IMSS. Por lo que, con cinco técnicos radiólogos, ha practicado 8 mil 3 estudios en los últimos seis años.

Campeche es otro ejemplo de la grave problemática, ya que durante 2006 y 2007 no tomó ninguna mamografía a sus derechohabientes porque no tenían mastógrafos. Hasta 2008 comenzó a hacer el estudio con dos aparatos y seis técnicos capacitados.

El horario de atención hasta hace poco era una barrera para que las derechohabientes del IMSS se practicaran el estudio en Nayarit, delegación que cuenta con un mamógrafo y dos técnicos radiólogos de base, ya que durante 2006 y 2007 “ofrecía el servicio de mastografía solamente en turno matutino”.

Para esos años, la delegación norte del DF carece de “información disponible” acerca del equipo con el que contaba y las mamografías que realizó, pues argumentó que fue en 2008 cuando se incluyó la cobertura del estudio en mujeres de 50 a 69 años de edad “como un indicador estratégico” en la lucha contra el cáncer mamario.

PRIMERA CAUSA DE MUERTE

En 2006 el CaMa se convirtió en la primera causa de muerte entre las mexicanas por tumores malignos, superando al cáncer cérvico uterino.

Aunque el IMSS no tuviera como un “indicador estratégico” realizar mamografías en ese periodo, debió practicarlas para respetar la Norma Oficial Mexicana (NOM-041) para la prevención, diagnóstico, tratamiento, control y vigilancia epidemiológica del CaMa de 2002, la cual señalaba que los servicios médicos debían practicar la prueba de detección a las mexicanas a partir de los 40 años de edad.

La actualización de la NOM-041, publicada por la Secretaría de Salud en junio pasado, mantiene la edad a la que las mexicanas deben comenzar a realizarse el estudio. Y plantea el reto de que el sistema nacional (incluido el IMSS) amplíe y mejore la cobertura de mamografías con el propósito de dar respuesta al CaMa, que diariamente cobra la vida de 13 mujeres en el país.

El cumplimiento de la norma en el Instituto es trascendental, debido a que en sus 32 delegaciones atiende a siete de cada 10 mujeres derechohabientes en México, según el informe Mujeres y Hombres en México 2009, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Actualmente, hay 72.5 millones de derechohabientes de servicios de salud, el 48.8 por ciento (35.4 millones) pertenece al IMSS, indica el Censo de Población y Vivienda 2010.

Pese al preocupante panorama, algunas entidades como Baja California Sur, entidad con la tasa más alta de CaMa en México (16.3 muertes por cada 100 mil mujeres de 25 años y más) informó que tiene sólo cinco mamógrafos y no respondió con cuántos técnicos radiólogos cuenta, ni tampoco cuántas mastografías ha realizado de 2006 a la fecha.

La delegación del IMSS en el sur de Veracruz, cuya tasa de decesos es de 9.9 por cada 100 mil habitantes del estado, también negó información acerca de cuántos aparatos cuenta y qué personal tiene para operarlos.

11/GCJ/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content