Inicio Sin respuesta la participación activa del hombre en el hogar

Sin respuesta la participación activa del hombre en el hogar

Por María de la Luz González

En la Declaración de México, resultado de la Primera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer realizada en 1975, las mujeres del mundo plantearon una demanda que 30 años después sigue sin respuesta: la participación más activa y responsable del hombre en la vida familiar.

La Declaración afirmaba que la igualdad entre mujeres y hombres significa igualdad de derechos, oportunidades y responsabilidades, es decir, que el hombre debía participar de manera más activa, creadora y responsable en la vida de la familia, para permitir la combinación eficaz de las tareas domésticas y profesionales de ambos miembros de la pareja.

A lo largo de estos treinta años la participación de la mujer en la actividad económica del país se ha incrementado, pues la población femenina económicamente activa pasó de 22 por ciento en 1975 a casi 35 por ciento en la actualidad. Las mujeres además, son jefas de familia en uno de cada cinco hogares del país.

Estos cambios, sin embargo, no han eximido a la mujer de la doble jornada que representa el trabajo en el hogar, y en el que aportan la mayor parte del tiempo destinado por las familias a este rubro, como lo revelan estadísticas oficiales.

De acuerdo con cifras del INEGI, los hogares mexicanos destinan en total mil 668 millones de horas a la semana al trabajo doméstico, es decir, un promedio de 68 horas por hogar, de las cuales las mujeres aportan 85 por ciento del total y los hombres sólo 15 por ciento.

Del conjunto de actividades domésticas las que registran mayor cantidad de tiempo a la semana son la limpieza de la vivienda, preparación de alimentos, cuidado de niños y apoyo a otros integrantes del hogar.

Este trabajo, reconoce la dependencia, aunque es indispensable para la reproducción de la vida cotidiana, no es remunerado y su valor no es reconocido por la sociedad.

La diferenciación en el uso del tiempo entre mujeres y hombres está marcada desde los primeros años, pues según el INEGI, las mujeres de 12 años y más destina 30 por ciento de su tiempo al trabajo doméstico y al cuidado de los niños y otros miembros del hogar, frente a ocho por ciento que aportan los hombres de 12 años y más.

En cuanto al tiempo para la producción de bienes y servicios para el mercado, las mujeres destinan nueve por ciento del tiempo frente a 24 por ciento de los varones; para actividades educativas, las mujeres aportan cuatro por ciento del tiempo por cinco por ciento de los varones.

Sobre el tiempo destinado a la limpieza de la vivienda, sólo 54 por ciento de los varones participa en esta actividad, destinando en promedio cuatro horas y media a la semana, mientras que las mujeres realizan actividades de limpieza representan el 92 por ciento del total y aportan más de 15 horas a la semana en promedio.

En la preparación de alimentos solo participa 18.5 por ciento de los hombres, con un promedio de cuatro horas a la semana, mientras las mujeres que desarrollan esta actividad son 75 por ciento y le dedican en promedio casi doce horas semanales.

Las diferencias son también evidentes en el rubro de limpieza y cuidado de la ropa, en el que participan nueve de cada diez mujeres frente a cuatro de cada diez hombres y el tiempo destinado es de ocho horas a la semana para las mujeres y dos para los hombres.

2005/LG/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más