Inicio Sistema electrónico para mantener lejos a víctimas de agresores

Sistema electrónico para mantener lejos a víctimas de agresores

Por la Redacción

La ciudad de Madrid será la primera región de España en la que se usará un sistema electrónico para controlar el cumplimiento de las órdenes judiciales de alejamiento de los agresores, luego de la entrada en vigor del artículo 48.4 del Código Penal contra la violencia.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, presentó hoy los dispositivos del sistema de detección automática de proximidad del agresor en casos de violencia doméstica que comenzarán a funcionar en un plazo de entre dos y cuatro meses, se publica en el portal la Ciudad de las Mujeres en la Red.

Los dispositivos antimaltrato inventados en España, fueron entregados a los jueces 24 días después de que entró en vigor la reforma del Código Penal que permite su uso en órdenes de alejamiento por violencia doméstica.

Esa tecnología es resultado de seis meses de trabajo de los científicos del Instituto Salvador Velayos de la Universidad Complutense.

Cada equipo antimaltrato se compone por dos dispositivos de 10 por 4.5 centímetros y 120 gramos de peso, un tamaño similar a los teléfonos móviles antiguos, fáciles de guardar en el bolso y capaz de detectar la presencia del agresor a menos de 500 metros de distancia.

El agresor deberá portar una pulsera -a la que según el consejero de Justicia, Alfredo Prada, se le incorporará un reloj digital para hacerla más discreta- que puede usarse en el agua porque está fabricada en neopreno y tiene un radio de acción de 20 metros, de manera que nunca puede existir una mayor distancia entre maltratador y víctima.

El dispositivo emitirá una señal de aviso y se conectará con la central de Emergencias 112 cuando el agresor se encuentre a menos de 500 metros de la víctima ó se quite el brazalete, lo que además sería un quebrantamiento de la condena.

Por el momento, el sistema no dispone de localización por satélite (GPS), por lo que sólo podrá averiguarse aproximadamente la manzana donde se encontrarían víctima y agresor y tampoco puede trasmitir la llamada al 112 en sitios como el Metro, donde por el momento no existe cobertura de telefonía móvil.

Los equipos de la víctima y del agresor tienen una clave y frecuencia propia y deben ser recargados cada 24 horas durante 40 minutos, excepto en el caso de la pulsera, que tiene autonomía para seis meses. La central del 112 enviará al agresor una señal de aviso cuando las baterías empiecen a estar bajas.

El costo de cada equipo (los dos aparatos y el brazalete) es de entre 600 y 800 euros que financiará la Comunidad de Madrid con cargo a sus próximos presupuestos.

La Comunidad de Madrid y el Colegio de Farmacéuticos de la región, financiaron la investigación y aunque se reservan la patente, se comprometieron a cederla gratuitamente a cuantas administraciones públicas, nacionales o extranjeras lo soliciten, lo cual ya ha ocurrido, indicó Prada.

2004/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content