Sobrepeso, factor de riesgo en el embarazo

SALUD
    Aconseja el IMSS en su campaña contra la obesidad
Sobrepeso, factor de riesgo en el embarazo
Cimac | México, DF.- 20/12/2005

Para reducir el riesgo de trastornos peligrosos en el embarazo como la preclampsia, una de las principales causas de muerte materna o la diabetes gestacional, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomendó un incremento moderado en el peso durante el embarazo

Lo más adecuado es que el incremento promedio sea de 300 a 500 gramos por mes en el primer trimestre y un kilo mensual durante el resto del embarazo, indicó María Antonia Basavilvazo Rodríguez, jefa de Investigación en Salud del Hospital de Gineco-Obstetricia No. 3 del Centro Médico Nacional La Raza del IMSS.

Al finalizar el periodo gestacional el aumento del peso corporal de una embarazada no debe exceder los 12 kilos para evitar complicaciones al momento del parto, abundó la especialista.

Reiteró la importancia de visitar los servicios médicos desde el inicio del embarazo para conocer su estado general y los posibles riesgos que podrían ser hereditarios –como diabetes, hipertensión o enfermedades del corazónhasta los que generaría una alimentación inadecuada.

Y sugirió buscar consejo de un nutricionista o llevar una dieta con un aumento de 250 kilocalorías al día a la ingesta normal. Sobre todo subrayó que debe evitar el consumo de "antojitos", particularmente aquéllos que sean ricos en harinas y grasas.

Añadió que una alimentación adecuada debe incluir un consumo adecuado de proteínas, ingesta de frutas, verduras y vegetales de temporada, cereales, libres de azúcar y ricos en fibra, y que el consumo de sal sea moderado para evitar la retención de líquidos.

La doctora Basavilvazo manifestó que existe otro tipo de complicaciones que ponen en riesgo el embarazo y que se pueden evitar con control prenatal adecuado, tales como anemia o las infecciones vaginales que pueden provocar un nacimiento prematuro.

Contra la usanza tradicional, la médica asegura que la falta de actividad en la embarazada constituye un riesgo que se puede evitar al realizar ejercicios de bajo impacto (hasta el séptimo u octavo mes), como caminata, bicicleta fija y, sobre todo, natación, siempre bajo la supervisión médica.

Es muy importante, destacó, evitar el cigarro, las bebidas alcohólicas y con cafeína, caer en situación de estrés y, por el contrario, preferir los alimentos naturales y frescos a los industrializados y con conservadores.

05/MR