Inicio Sociedad y gobierno, en deuda con mujeres que viven con VIH/SIDA

Sociedad y gobierno, en deuda con mujeres que viven con VIH/SIDA

Por Soledad Jarquín Edgar

Activistas y organizadoras del Espacio Global de las Mujeres reconocieron que en materia del VIH/SIDA existen avances en lo científico pero, advirtieron, persisten los retos en el tema social.

La discriminación, la feminización del VIH/SIDA, la estigmatización de quienes viven con el virus, el acceso insuficiente a los antirretrovirales especiales para mujeres embarazadas, la vigente discriminación y la desinformación, son situaciones que prevalecen y hacen que la sociedad y los gobiernos estén en deuda con los sectores afectados.

En conferencia de prensa, las representantes de, entre otras organizaciones, la Comunidad Internacional de Mujeres viviendo con VIH-SIDA (ICW, por sus siglas en inglés), Athena, Mexicanas Positivas frente a la vida, hicieron un balance de lo que fue la primera participación “oficial” de mujeres en la XVII Conferencia Internacional sobre SIDA, quienes se congregaron en el espacio global de las mujeres bajo el lema “nada para nosotras sin nosotras”.

Entre los puntos positivos de este espacio global está la constitución de una nueva alianza internacional para trabajar por la justicia y la equidad de las mujeres con VIH; la primera marcha de mujeres que viven con virus en México y hacer oír sus voces, señalaron.

Todavía falta mucho por hacer frente a la feminización de la pandemia, que hasta 2007 reportaba 15.4 millones de mujeres viviendo con el virus.

La mexicana Linda Arechar, representante de Mexicanas Positivas frente a la vida, destacó que existen avances en el sector salud, pero falta mucho por hacer para garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres que viven con VIH.

“La conferencia permitió visibilizar lo que ya sabíamos, que persiste la discriminación y el estigma, el temor de perder nuestro trabajo y enfrentar a nuestras familias cuando damos la cara”, dijo.

Destacó que por primera vez el gobierno mexicano se ha reunido con las organizaciones que trabajan con personas que tienen VIH/ SIDA y que es de encomiarse la sensibilización que en estos temas ha mostrado Margarita Zavala. La esposa de Felipe Calderón, abundó, se comprometió a realizar, en septiembre próximo, una reunión para evaluar compromisos.

Sin embargo, recalcó, queremos acciones para las 42 mil mujeres que en México viven con VIH; además, pidió que las instituciones gubernamentales y los medios de comunicación “no cierren las puertas que ahora se han abierto”.

Durante los días en que estuvo abierto el Espacio Global de las Mujeres se pudo ver con claridad que no todas las personas tienen la misma información sobre el VIH/SIA, incluyendo a quienes viven con él, dijo, y citó el caso de una mujer michoacana que estando aquí se dio cuenta que ha sido mal tratada con un medicamento incorrecto, a sólo un mes del nacimiento de su hijo.

En ese sentido, la mexicana se unió a las voces de las otras mujeres, quienes demandaron tratamientos adecuados para ellas y que los médicos mexicanos sean capacitados, ya que no existe una política de salud nacional para capacitarlos, con resultados como el antes expuesto, que ponen en riesgo la vida de la madre y su futuro hijo, denunció.

México, discriminación y represión

La secretaria para América Latina y el Caribe de la ICW, Patricia Pérez, calificó como un éxito la realización del Espacio Global de las Mujeres, por la cantidad de voces y experiencias que se pudieron escuchar y señaló que a pesar de la represión y la discriminación que vive el país, se realizó en el centro de la capital más grande del mundo la Primera Marcha de Mujeres con VIH.

La distribución masiva del condón femenino es una de las deudas que todavía se tiene con las mujeres, porque el preservativo no está a su alcance a pesar de que ello las haría independientes en el cuidado de su salud sexual con respecto a sus parejas que se niegan a emplear el preservativo.

Por su parte, Dorothy Onyango, co–presidenta del Comité Directivo del ICW, mostró su preocupación porque en algunos países de África Subsahariana se está tipificando como delito la transmisión del VIH y preguntó: ¿Qué pasará si una mujer transmite por vía perinatal el VIH a su hijo? ¿Será castigada por ello? Lo que necesitamos las mujeres es apoyo no penalización de la enfermedad.

Shari Margolese de Athena propuso erradicar la falta de voluntad política de los gobiernos y la necesidad de que los servicios de salud para las personas que viven con VIH sean sin discriminación ni homofobia.

La Aldea Global de las Mujeres –añadió la también representante de Mujeres Positivas de Canadá– permitió escuchar las voces de las mujeres que viven con VIH, integrantes de la Asociación Mundial de Sida, jóvenes y niñas, trabajadoras sexuales, con temas centrales como la violencia contra las mujeres, la penalización del trabajo sexual y la relación de pobreza y VIH.

De Europa del Este, Anna Koshikoua, de la Red de Mujeres viviendo con VIH de Ucrania, señaló que en esa región, como en el resto del mundo hay una tendencia a la feminización de la pandemia, donde los grupos vulnerables son las usuarias de drogas y la trabajadoras del sexo.

Sin embargo, señaló existe un problema serio pues tres cuartas partes de mujeres con VIH conocen su diagnóstico cuando ya están embarazadas y hay un acceso limitado a los antirretrovirales y cesáreas que podrían reducir el riesgo de transmisión.

De acuerdo con Koshikoua, en estos casos como en la falta de antirretrovirales en algunos países de Europa del Este, así como la ausencia de tratamiento a parejas discordantes, donde sólo uno de los dos es portador del VIH, son algunas de las violaciones a los derechos sexuales y reproductivos de las personas.

Aunado a ello, en Europa del Este persiste la discriminación para las madres que viven con VIH, pues sus hijas e hijos no son aceptados en las guarderías, en tanto ellas carecen de tratamientos, espacios médicos y equipos esterilizados.

A pesar de todo, se apuesta al empoderamiento de las mujeres para luchar contra la epidemia y se han creado, al menos en Ucrania, una red de guarderías.

Esta noche, en el Lunario del Auditorio Nacional, la secretaria para América Latina y el Caribe de la ICW, Patricia Pérez presenta el libro “Y ni siquiera lloré”, elaborado junto con la UNICEF y en el que se relatan testimonios de vida de las niñas y adolescentes que viven con SIDA y plantea el problema de la feminización de esta enfermedad en América Latina.

08/SJ/LG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content