Inicio » Son constantes los riesgos para los menores en AL

Son constantes los riesgos para los menores en AL

Por la Redacción

A consecuencia de las enfermedades evitables, por insalubridad o falta de agua, la violencia o las redes del contrabando, los niños de América Latina, y en especial los de Centroamérica, sufren constantes riesgos que ponen en peligro sus vidas.

En Honduras, por ejemplo, las redes infantiles secuestran a menores, fundamentalmente niñas, con el fin de trasladarlos a otras naciones centroamericanas, donde son explotados sexualmente, informó Semcuba.

De acuerdo con declaraciones de la fiscal especial de esa nación, Nora Urbina, “existe un corredor ilícito de acceso a Guatemala, utilizado por traficantes de niñas, quienes terminan trabajando en bares nocturnos de la vecina nación”. La mayoría de las pequeñas son raptadas de las calles y provienen de hogares desmembrados y pobres.

Ante la gravedad de la situación, ese país introdujo reformas al Código Penal, en vigor desde febrero, que establecen penas de hasta 19 años de prisión para quienes lleven a niños de contrabando a otros países con fines sexuales.

En México, un estudio patrocinado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF y el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) reveló que, a comienzos de este milenio, se estimaban en unos 16 mil los menores de edad víctimas de la explotación sexual.

En el caso de El Salvador, conspiran contra la infancia las enfermedades evitables y curables. En los pocos meses transcurridos de 2006, 32 niños y niñas fallecieron a causa de diarreas, según el Ministerio de Salud de esa nación.

Según dijo a inicios de marzo la directora de la Asociación Salvadoreña de Ayuda humanitaria PRO-VIDA, Graciela de García, el país se suscribió hace 28 años a la Declaración de Alma Ata, cuya estrategia garantizaría salud para las personas en el 2000, y reduciría en dos terceras partes la mortalidad de los niños menores de cinco años.

Sin embargo, lo anterior se incumple porque no hay una atención primaria sanitaria y la diarrea continúa matando a los infantes, a pesar de no ser una enfermedad mortal, sentenció.

De acuerdo con organismos internacionales, en el mundo hay más de 220 millones de niños y niñas enfermos por parásitos intestinales, lo que les impide crecer adecuadamente y asistir a la escuela con regularidad.

Informes de la Organización de Naciones Unidas indican que más de 4 mil millones de casos de diarrea que se producen cada año en el mundo por insalubridad y falta de agua adecuada colocan a los menores “al borde de la muerte”.

De acuerdo con la Procuraduría de los Derechos Humanos, en Guatemala son asesinados como promedio dos menores cada día.

Sólo el pasado año, 534 niños murieron a causa de la violencia en todo el país, sin que se haya castigado a los culpables, sostienen organizaciones defensoras de los derechos humanos.

06/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: