Inicio Su vida cambió cuando decidieron exigir sus derechos

Su vida cambió cuando decidieron exigir sus derechos

Por Dora Villalobos Mendoza

Lourdes y Joaquín, la pareja que contrajo matrimonio en la Ciudad de México hace un año porque el Registro Civil de Chihuahua se negó a casarlos debido a que viven con VIH/SIDA, participaron activamente en la XVII Conferencia Internacional sobre SIDA, que se realizó en México la semana pasada.

Y es que su vida cambió radicalmente desde que decidieron exigir sus derechos, entre ellos el matrimonio. Ambos son activistas. Quieren ayudar a otras personas que tienen SIDA y también quieren ayudar a prevenir el contagio.

Joaquín es voluntario de Fátima y Lourdes, además de colaborar en Fátima y Compañeros de Ciudad Juárez, participa en Mexicanas Positivas Frente a la Vida, organización que aglutina a 280 mujeres del país que tienen VIH/SIDA y también pertenece a la Comunidad Internacional de Mujeres con VIH/SIDA (ICW por sus siglas en inglés).

“Nunca pensé que pudiera conocer a gente de tanto país y que pudiera convivir con ella, sobre todo con mujeres que tienen el mismo virus que yo y que también están luchando para ayudar a otras personas”, expresa orgullosa Lourdes.

La chihuahuense no quiere que la traten como víctima. Al contrario, piensa que las personas que viven con VIH/SIDA tienen la posibilidad de adquirir tanta fortaleza, que muchas veces son más felices y tienen más que ofrecer que aquellas que no tienen el virus.

“Convivir con personas que también tienen el VIH fortalece mucho, pero fortalece todavía más cuando tenemos la oportunidad de apoyar a otras personas porque siempre hay alguien que sufre más, que necesita ayuda”, indica.

Lourdes cuenta sus andanzas desde junio del año pasado que se casó con Joaquín.

Desde el año pasado se integró a Mexicanas Positivas Frente a la Vida y desde entonces viaja continuamente a Ciudad Juárez porque allá está la sede de esta organización en Chihuahua.

Ella es la encargada en la capital de esa entidad federativa, al norte de México. Actualmente está en contacto con varias mujeres que viven con VIH/SIDA para integrar la agrupación y abrir un centro de capacitación.

En noviembre pasado viajó a León, Guanajuato, al centro del país, para participar en la Preconferencia Internacional sobre SIDA. Desde entonces sabía que vendría a la Conferencia, por eso trató de prepararse lo mejor posible. En abril vino a la Ciudad de México a uno de varios talleres a los que asistió para conocer más sobre el VIH/SIDA.

Ahora sabe, por ejemplo, que aunque ella y su esposo viven con el VIH deben usar condón porque el virus sufre mutaciones y se hace resistente a los antirretrovirales.

Lourdes quisiera dar la cara abiertamente, compartir su testimonio como lo hicieron muchas mujeres que viven con VIH/SIDA en la pasada Conferencia Internacional sobre SIDA pero no se atreve porque su familia no sabe que tiene el virus. Le preocupan sobre todos sus hijos. Piensa hablar con ellos pronto para poder hacer activismo de frente.

“No hay razón para esconderse, soy una persona como cualquier otra, no me siento diferente, no me avergüenza tener el VIH, lo único que me preocupa es que el estigma afecte a mis hijos”, indica.

Y es que ella sabe que a pesar de las campañas de concientización, todavía prevalece la discriminación contra las personas que viven con VIH/SIDA.

Lourdes piensa que haciendo activismo abiertamente podría ayudar más. Está convencida que las personas que viven con VIH/SIDA tienen la obligación de ayudar a prevenir la enfermedad.

“A mí me preocupa mucho que esté aumentando el contagio, quisiera decirle a toda la gente que tome precauciones, me hubiera gustado saber antes lo que sé ahora, no me hubiera contagiado, le hubiera exigido a mi marido que usara condón, pero nunca se me ocurrió que estaba en riesgo”, enfatiza.

Ahora que sabe que todas las personas están en riesgo, Lourdes quisiera decirles que se cuiden, sobre todo a las amas de casa que piensan que ellas no están expuestas al virus.

Le interesa promover las pruebas rápidas y el uso del condón femenino. “Así no está una esperanzada a la decisión del marido, tiene más posibilidades de cuidarse”, argumenta.

08/DV/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content