Inicio Sufre niñez las peores formas de trabajo en América Latina

Sufre niñez las peores formas de trabajo en América Latina

Por Redaccion

Más de 5 millones de niñas, niños y adolescentes trabajan en América Latina, y muchos de ellos sufren diferentes tipos de violencia en los lugares de trabajo, de acuerdo con el Estudio mundial sobre violencia contra la niñez, de las Naciones Unidas.

El documento indica que existe muy poca información sobre la violencia contra menores de edad en los lugares de trabajo, especialmente de aquellos que se encuentran en la economía informal, donde está la mayoría de estas y estos trabajadores.

Según la Organización Internacional de Trabajo (OIT), el 10 por ciento de toda la población de 5 a 17 años en América Latina realiza las peores formas de trabajo infantil, a pesar de que las niñas y los niños de menos de 14 años no deberían de trabajar, según la legislación internacional.

Isa Ferreira, directora para América Latina y el Caribe de la OIT, señaló que esta organización “defiende la acción para combatir la violencia contra niños y niñas en el trabajo con tolerancia cero. El trabajo infantil y la violencia en el trabajo no son la misma cosa, pero es necesario eliminar ambos. La violencia en el trabajo es inaceptable, se trate de niñas y niños, adolescentes o de adultos.

El trabajo infantil “es la actividad que implica la participación de niñas y niños menores de 15 años en la producción y comercialización familiar de los bienes no destinados al autoconsumo o en la prestación de servicios a personas naturales o jurídicas que les impidan el acceso, rendimiento y permanencia en la educación o se realicen en ambientes peligrosos, produzcan efectos negativos inmediatos o futuros o se lleven a cabo en condiciones que afecten el desarrollo psicológico, físico, moral o social de los niños”, según la OIT.

El informe de la ONU destaca que las formas más comunes de violencia contra la niñez en los lugares de trabajo son: física (golpes, patadas, cachetadas, latigazos, quemaduras y en casos extremos incluso asesinato); psicológica (gritos, regaños, insultos, amenazas, lenguaje obsceno, acoso, aislamiento, marginalización, discriminación); y sexual (acoso sexual y violación).

El daño más frecuente al bienestar de las niñas y niños trabajadores parece ser la baja autoestima resultante del abuso verbal, la humillación y el acoso físico. Los niños y niñas se quejan frecuentemente de la falta de respeto con que son tratados, puntualiza el informe.

La violencia como un problema específico no ha tenido mucha atención de parte de los programas relacionados al trabajo infantil. Un reto que surge del estudio de Naciones Unidas es hacer que la violencia contra niñas y niños en los lugares de trabajo sea un tema más visible, y darle una prioridad más alta entre quienes elaboran políticas públicas.

La ONU recomienda enfrentar esta problemática promoviendo una política de cero tolerancia a la violencia contra las niñas y niños que están trabajando, así como el acceso universal a la educación básica y el fin del empleo de menores de edad en las peores formas de trabajo infantil.

08/NDS/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content