Inicio Sufren poblanas violencia de pareja superior a media nacional

Sufren poblanas violencia de pareja superior a media nacional

Por Mario Martell/corresponsal

El 10 de mayo, a las “reinas del hogar” les regalan un pastel, una licuadora, una plancha o hasta la estufa, una blusa floreada si son “cabecitas blancas”, aunque al otro día las abandonen o el resto de los días de año sus parejas cometan actos de violencia contra ellas.

El Día de las madres, los restaurantes de la Avenida Juárez, en los Sanborn’s y en los VIPS de la capital poblana hay que hacer cola para encontrar una mesa. Los panteones se encuentran saturados, sus tumbas se llena de flores, al ritmo de los Mariachis. Se entona la “rola” de Dennise de Kalafe en la madrugada del viernes con sentimiento y casi desde la entraña: “Es linda mi amiga gaviota, su nombre es mi madre”.

Pero la desgarradora canción no tiene nada que ver con las agresiones que sufren mujeres casadas o en su relación de parte de sus parejas. Es la imagen del macho mexicano que forma parte del imaginario del país: una bestia, un ejemplo de virilidad, que ante la madre se vuelve un hombre sosegado y doméstico.

La mercadotecnia se apropia del día de las madres: flores en los cruceros, pasteles, serenatas, vasos, platos comidas de un día para lamerse las culpas del resto del año. O por lo menos para cumplir con una tradición mexicana de veneración hacia las madrecitas.

Sin embargo, de acuerdo a estudios del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en Puebla las mujeres son violentadas en sus relaciones de pareja por encima de la media nacional, señala el Panorama de violencia contra las mujeres en Puebla, 2006, realizado de acuerdo a los datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh), levantada entre el 9 de octubre y el 30 de noviembre de 2006.

En Puebla la proporción de mujeres maltratadas a lo largo de su relación es una de las más altas del país, al encontrarse en el sexto lugar, sólo por debajo del Estado de México, Jalisco, Colima, Durango y Tabasco, señala Endireh 2006.

Además, muchas de las agresiones hacia las mujeres por parte de sus parejas hombres que suceden en la vida familiar no son denunciadas por las agredidas debido a que sienten que merecen las agresiones. Las mujeres casadas o unidas con su pareja son víctimas de tres tipos de violencia: física, psicológica y económica.

Señala la encuesta Endireh 2006: de las 4 millones 497 mil 887 mujeres violentadas en todo México, un 44.7 por ciento fueron agredidas físicamente por su pareja a lo largo de su relación.

La violencia física entraña el uso intencional de la fuerza física o de un arma para dañar o lesionar a la mujer, y se produce en diferentes magnitudes que pueden ir desde empujones hasta golpes que provocan la muerte, según la Encuesta.

VIOLENCIA COTIDIANA

La celebración del día de las Madres, magnificada por los medios de comunicación, exalta las virtudes femeninas como si se tratara de un bien nacional, pero en la vida de las mujeres es cotidiana la presencia de la violencia que sufren por parte de sus parejas masculinas.

Según la Encuesta, de cada 100 poblanas, 51 dicen haber vivido eventos violentos por parte de su pareja a lo largo de su relación, proporción superior al promedio nacional, que indica 47 de cada 100 mujeres agredidas por su pareja.

El número de mujeres agredidas por su esposo o pareja disminuye cuando los eventos violentos son referidos al último año de su relación: 41.4 por ciento de las mujeres poblanas manifiestan padecer al menos un incidente de violencia durante los últimos 12 meses previos a la entrevista de la Endireh 2006; en el nivel nacional este porcentaje representa un dato similar, 40.2 por ciento.

El hecho de que con frecuencia los actos de violencia sean considerados como situaciones normales por las mujeres que los padecen contribuyen a su invisibilidad y permite que los agresores no sean castigados, explica el documento.

Paralelamente, las mismas mujeres violentadas tienen dificultad para identificar hechos agresivos en su contra, pues por la construcción cultural de su género tienden a pensar que efectivamente son merecedoras de las agresiones recibidas, explica. Por eso muchas veces las denuncias por parte de las mujeres golpeadas no se realizan.

NO SE DENUNCIAN AGRESIONES

La denuncia continúa siendo una decisión difícil de tomar. Según la Endireh 2006, en México, de las mujeres casadas o unidas que declararon padecer agresiones físicas o sexuales por parte de su pareja, sólo 18.4 por ciento denunciaron los hechos ante alguna autoridad, dato que para las mujeres alguna vez unidas se eleva a 38.1 por ciento.

También se cometen agresiones sexuales que comprenden el contacto sexual abusivo, hacer que la mujer participe en un acto sexual en contra de su voluntad y la tentativa o consumación de tales actos.

Aunque este tipo de violencia es el que menos se reporta en la Encuesta, no deja de sorprender el número de mujeres casadas o unidas agredidas sexualmente en México: 1 millón 822 mil 270, que representan 18.1 por ciento de todas las mujeres maltratadas a lo largo de su relación de pareja.

08/MM/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content