Inicio » Sugieren agotar instancias nacionales del caso Digna Ochoa

Sugieren agotar instancias nacionales del caso Digna Ochoa

Por CIMAC Redacción

En caso de duda o inconformidad en las investigaciones de la muerte de Digna Ochoa, será necesario se agoten todas las instancias nacionales competentes antes de llevarlo al plano internacional, sugirió el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Julio César Moreno Rivera.

Dijo que antes de entregar un informe sobre el asunto de la fallecida defensora de los derechos humanos a representantes de la Organización de las Naciones Unidad (ONU) y a otros organismos internacionales, se deben consumir todos los recursos locales y federales que establece la ley.

Por ello, propuso trabajar con las autoridades capitalinas de justicia y de seguridad para conjuntar esfuerzos que logren un esclarecimiento que satisfaga a los familiares, sociedad, organismos civiles y autoridades correspondientes.

Para lograr una solución que compense a todas y cada una de las partes involucradas, es necesario realizar un trabajo exhaustivo de investigación a fondo, que contribuyan a la aclaración de la desaparición de Digna Ochoa, finalizó el diputado perredista.

La abogada Digna Ochoa tuvo a su cargo los casos de los presuntos zapatistas de Yanga, Veracruz, y el Estado de México además de los de Aguas Blancas y el Charco en 1995 así como el de los ecologistas guerrerenses Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera, entre otros.

Asuntos que la llevaron en 1996, junto con Pilar Noriega, a recibir las primeras amenazas de muerte en el Centro de Derechos Humanos en el que trabajaba (Prodh); amenazas que denunció pero nunca se investigaron.

Lamentablemente, su incansable lucha por la defensa de los derechos humanos, sus constantes denuncias, el no quedarse callada, su terquedad y su compromiso con el trabajo la condujeron muerte.

El 19 de octubre de 2001, a los 37 años, la defensora veracruzana recibió en su despacho de la colonia Roma dos tiros: uno en el cráneo y otro en el muslo, los cuales terminaron con su vida.

2004/HS/GV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más