Inicio Suicidios, alcoholismo y violencia familiar en Iraq

Suicidios, alcoholismo y violencia familiar en Iraq

Por la Redacción

Un aumento en el número de suicidios, incapacidades físicas y mentales, abuso de alcohol, drogas y de la violencia intrafamiliar son algunas de las consecuencias que tendrá a largo plazo la invasión de Iraq por tropas de Estados Unidos y sus aliados, advirtió un informe de la organización humanitaria Medact.

El reporte, publicado en Londres, asegura que varias generaciones de mujeres, niños, niñas y hombres iraquíes sufrirán las consecuencias físicas y emocionales de la invasión que el ejército estadounidense y sus aliados realizaron en marzo de este año, que ha causado la muerte de más de siete mil civiles iraquíes y unos 45 mil militares del país árabe, según Medact.

Entre los aspectos no evidentes que incidirán en el desarrollo individual y social de los iraquíes el reporte señala la ansiedad aguda causada por los pesados bombardeos entre los civiles y combatientes iraquíes, lo que “desatará un importante aumento de desórdenes mentales comunes de ansiedad y cambio de humor”.

“La morbilidad incluirá, en el largo plazo, más suicidios, más incapacidades, más abuso de alcohol y de drogas y más violencia intrafamiliar”, lo cual constituye un “gran obstáculo para la restauración de una sociedad estable”, añade.

La incidencia de desórdenes de conducta y emocionales será, al parecer, alto entre niños y adolescentes, lo cual “interactuará con asuntos más amplios de ruptura moral, violencia y fracaso escolar”, agrega el reporte, elaborado por médicos.

INDOLENCIA DE LOS INVASORES

Medact llamó a las autoridades a establecer instituciones sanitarias basadas sobre el principio de que la salud es un derecho social básico.

Establece que si bien la cantidad de muertos y heridos a causa del conflicto ha sido elevada, “los efectos totales de la guerra sobre la salud se sienten de manera menos directa pero potencialmente tan o más mortal”, por lo que el impacto total de la guerra sobre la salud no se conocerá durante años”, agrega el estudio.

Según Medact, el número de bajas de la guerra fue mayor de lo que se ha informado. Entre 13 mil 500 y 45 mil militares iraquíes murieron desde el inicio de las operaciones el 20 de marzo, y la declaración formal de su cese, el 1 de mayo. En ese periodo, murieron entre cinco mil 708 y siete mil 356 civiles a causa de la guerra.

Sin embargo, agrega, después del 1 de mayo se produjeron entre dos mil 49 y dos mil 209 muertes a causa del conflicto.

En contraste 172 estadounidenses y británicos murieron durante las operaciones y 222 entre el 2 de mayo y el 20 de octubre. Los soldados estadounidenses heridos son, oficialmente, mil 927, la mitad de ellos después del 1 de mayo, pero existen cálculos extraoficiales que elevan esa cifra, agregó Medact.

Por otra parte, más de seis mil soldados estadounidenses fueron evacuados por enfermedades físicas o mentales, agrega el estudio.

En comparación con los soldados de la coalición invasora, “muy pocos combatientes iraquíes tienen acceso a atención sanitaria o social adecuada o servicios de rehabilitación de largo plazo”, dijo la organización.

La guerra continúa matando, hiriendo y dañando de numerosas maneras, añadió Medact.

CONTAMINACIÓN POR ARMAS

Los combates dejaron cantidades masivas de munición sin detonar en el terreno. Las bombas de racimo, minas antipersonales y proyectiles reforzados con uranio empobrecido “siguen siendo un riesgo para la salud de la población local años después del conflicto”, advierte el informe.

“Las muertes y heridas por municiones sin explotar han sido, al parecer, subestimadas”, indicó Medact.

Las condiciones ambientales y de infraestructura del país también tienen un impacto significativo y directo en la salud de la población, en especial la destrucción de sistemas de agua y saneamiento, según el estudio.

“El humo emitido por pozos petroleros y las trincheras (llenas de crudo) incendiadas contaminaron el aire y el suelo. El fuerte bombardeo y el movimiento de tropas degradaron los ecosistemas naturales y agrícolas”, sostiene.

El estudio también advierte que la desnutrición resultante de una baja ingesta de alimentos o por una dieta no balanceada, o por ambas causas, también afecta la salud de los iraquíes.

“Los que sufren el impacto inmediato de la guerra son más propensos a sufrir enfermedades y menos capaces de movilizar sus propios recursos para la supervivencia y para la reconstrucción”, indica el informe.

El estudio de Medact establece que la escasez de agua potable, alimento adecuado y energía eléctrica ocasionó un aumento de ciertas enfermedades que causarán más muerte que las originadas directamente por el conflicto.

Los efectos para la salud física de corto y largo plazo incluyen incapacidades, enfermedades infecciosas, abortos espontáneos, bajo peso al nacer, desnutrición y, posiblemente, cáncer.

Entre las consecuencias mentales figuran síndrome de estrés postraumático, enfermedades psiquiátricas, disturbios de comportamiento y retraso en el desarrollo de los niños y niñas. “Con un desempleo superior a 60 por ciento, el círculo vicioso de salud mental y pobreza se refuerza”, indica el informe.

ROBO, SECUESTRO Y VIOLENCIA

“La seguridad continúa siendo el principal problema de salud del país, tanto como causa de consulta médica como por limitar el acceso a los servicios. Desde la guerra, se generalizó el robo, el secuestro y la violencia. Estados Unidos tiene demasiado pocos soldados y apenas 150 de los 400 tribunales están activos”, agrega.

Las fuerzas de la coalición ocupante sufren entre 15 y 20 ataques diarios, y entre 15 y 25 civiles son muertos a balazos en Bagdad todos los días. “Desde el fin de la guerra, la morgue de Bagdad registra 500 cadáveres más por mes”, calculó Medact.

2003/MES/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más