Inicio Susan Sontag una opositora a la desigualdad

Susan Sontag una opositora a la desigualdad

Por la Redacción

El legado intelectual de la escritora Susan Sontag es una de las herencias más importantes para la humanidad, no sólo por su contribución cultural sino también por su lucha permanente por los derechos humanos y su oposición a la guerra o a políticas extremas.

Susan Sontag, quien falleció víctima de un cáncer el pasado 28 de diciembre, recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras 2003, junto a la escritora feminista Fátima Mernissi, de Marruecos, por abordar “cuestiones esenciales” desde una perspectiva “complementaria en el diálogo de las culturas”.

Sus novelas, ensayos, artículos periodísticos, traducidos a más de 30 idiomas, y sus películas muestran a Sontag como una intelectual –una etiqueta con la que no quería identificarse– siempre pendiente del compromiso político.

Conocida como una de las pensadoras más lúcidas de Estados Unidos, sus declaraciones y escritos periodísticos siempre estuvieron rodeados de polémica. Hizo bandera de la defensa a ultranza de los derechos humanos, y por contra, jamás eludió la denuncia de quienes, desde posiciones de izquierda, justificaban regímenes dictatoriales.

En 1999 protagonizó un agrio enfrentamiento con el escritor austriaco Peter Handke, a quien criticó por sus posiciones a favor de Serbia en la guerra de los Balcanes. Cuatro años después, en el 2003, durante la feria del libro de Bogotá, recriminó al premio Nobel Gabriel García Márquez su silencio sobre las condenas y ejecuciones de disidentes cubanos.

En Bosnia pidió la intervención internacional en los Balcanes, y visitó en varias ocasiones Sarajevo donde impartió clases de cine y desarrolló proyectos de enseñanza.

En 1963 publicó El benefactor, su primera novela, y después el ensayo Contra la interpretación, que los lectores estadounidenses devoraron en los agitados y rompedores años sesenta.

Años más tarde, Sontag se planteó la posibilidad de dirigir una película. Un productor sueco la reclamó en ese país para filmar Duelo de caníbales (1968) y Hermano Carl (1971), y en 1974 realizó una película en los altos del Golán, titulada Tierras prometidas, en una coproducción franco-polaca.

También participó en películas y documentales, a nombre propio, como los rodados por Andy Warhol bajo el título de Screen Test, No. 3 y 4, o en Zelig, de Woody Allen, con quien compartió su devoción y su mirada crítica hacia Nueva York.

Una crisis personal en 1972 dio como fruto el libro Bajo el signo de Saturno, en el que narra su identificación con el viejo continente. Su colega Gore Vidal afirmó en una ocasión que Sontag se convirtió “más que ningún otro estadounidense en el eslabón con la literatura europea actual”.

Muy vinculada a los intelectuales franceses, la escritora neoyorquina sintonizó con los trabajos del semiólogo Roland Barthes, cuya difusión impulsó en Estados Unidos. Y gracias a su amistad con Annie Leibovitz aparecieron varios de sus trabajos, ilustrados con trabajos de la fotógrafa, cuyo denominador común fue la denuncia de las injusticias. El más conocido de todos, publicado en 1977, fue el carismático Sobre la fotografía.

En los años setenta, la escritora recibió tratamiento contra un cáncer de mama, un mal que inspiró una de sus obras más emblemáticas, La enfermedad y sus metáforas. No ocultó sus enfermedades, pero nunca hizo público su orientación sexual. Tras su matrimonio, compartió su vida con diversas mujeres, la más conocida de las cuales fue Annie Leibovitz. La propia Sontag zanjó así las dudas de la prensa: “No hablo de mi vida sexual como no lo hago de mi vida religiosa”.

Nacida en Nueva York en 1933, la autora de novelas como El amante del volcán y En América, creció en Tucson (Arizona). A los 15 años ingresó en la Universidad de Berkeley y después se trasladó a la de Chicago, donde se licenció en filosofía.

Sontag se casó a los 17 años con el profesor de sociología Phillip Rieff, de cuya unión, que duró nueve años, nació el hoy también escritor David Rieff.

2005/MH/SJE

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content