Inicio » Tasa de fecundidad no satisface a parejas en Uruguay

Tasa de fecundidad no satisface a parejas en Uruguay

Por la Redacción

Más del 50 por ciento de los uruguayos quieren tener menos de tres hijos, madres de la clase media reconocen haber querido más de los procreados y mujeres de clase baja están inconformes con una descendencia mayor a la que identifican como ideal.

De acuerdo con un estudio de los investigadores Ignacio Pardo y Andrés Peri, de la Facultad de Ciencias Sociales de la estatal Universidad de la República, en Uruguay de poco más de tres millones de habitantes, cada vez nacen menos niños.

Al finalizar 2005, el número de nacimientos se equiparó a los registrados en 1953. Según el Instituto Nacional de Estadísticas, en el primer quinquenio del siglo XXI se verificaron 47 mil 600 nacimientos, 11 mil menos que una década atrás.

El informe, Nueva evidencia sobre la hipótesis de la doble insatisfacción: ¿cuán lejos estamos de que toda la fecundidad sea deseada?, remarca que las diferencias en la insatisfacción varían, entre otras razones, de acuerdo con el nivel socioeconómico, los años de educación, las regiones geográficas y la edad.

El trabajo fue presentado como parte del programa de la V Jornada de Investigación Científica, y en la primera semana de septiembre en Guadalajara, México, en el transcurso del II Congreso de la Asociación Latinoamericana de Población.

Los autores establecen que, en términos de políticas sociales “conocer dónde se encuentran los niveles más altos de nacimientos no deseados contribuye a diseñar mejores políticas de población”, en el entendido de que “se pretende una sociedad donde toda mujer tenga el número de hijos que desea”.

Junto con Argentina, Uruguay fue de los países que más tempranamente comenzó el descenso de la fecundidad en América Latina. Se mantuvo constante (alrededor de tres hijos por mujer) entre 1950 y 1995, pero en la última década se registró una reducción significativa.

Y esto ha sido así, al punto que los dos últimos años muestran una fecundidad por debajo del reemplazo generacional (proceso de renovación por el cual una población sustituye con nacimientos las pérdidas debidas a fallecimientos). En 1995, el promedio se redujo a 2.5 hijos por mujer.

Según constata el estudio, a menor edad es menos frecuente el interés por constituir una familia grande. En la franja entre 55 y 59 años, las que consideran los tres hijos o más representan el 60 por ciento, mientras que las que desean esa fecundidad y tienen entre 15 y 19 no llegan a 30 por ciento.

“Por primera vez hay síntomas de que la fecundidad se reduce en los sectores sociales bajos, que habían mantenido el peso de la reproducción de la población uruguaya”, remarcan los especialistas.

Las escasas oportunidades para lograr mejoras socieconómicas y las pocas posibilidades de concretar proyectos personales pueden ser algunos de los factores que inciden en que la población de menores recursos quiera menos hijos.

Si efectivamente tienen más de los que desean, puede obedecer a que aún “existen problemas de acceso a métodos anticonceptivos eficaces”, según interpretan Pardo y Peri. Por otra parte, quienes se declaran satisfechos con el número de hijos concebidos “sólo son mayoría en el sector socioeconómico alto y entre los que tuvieron dos y tres hijos”.

06/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: