Inicio » Temor a la violencia, impide avance de derechos femeninos

Temor a la violencia, impide avance de derechos femeninos

Por la Redacción

Los derechos de la mujer en Argelia no avanzan debido al temor a que la violencia regrese, afirmaron las feministas Rabia Aggoun y Nacera Medioni, quienes destacan la lucha y las reivindicaciones que aún quedan por alcanzar.

Rabia Aggoun vive en la ciudad de Tiaret, en uno de esos edificios argelinos amarillentos adornados con más de una docena de antenas parabólicas, por cada balcón hay una o dos.

Como es costumbre, en su comedor, los invitados se descalzan y se acomodan sobre las alfombras para degustar una sopa de cuscús. Cuando llega la bandeja del té con hierbabuena, comienza el relato de una época en la que ella y muchas más mujeres argelinas se convirtieron en heroínas, informó la agencia Canal Solidario.

Todo empezó cuando el Frente Islámico de Salvación (FIS), un partido que pretendía la islamización social, ganó las elecciones generales de Argelia en 1991.

Un grupo de generales suspendió el proceso electoral, declaró el estado de sitio (que aún sigue vigente) y aprobó una ley antiterrorista que les daba carta blanca para la violación de todos los derechos fundamentales de una población acorralada por los dos bandos.

El conflicto se convirtió en una maraña de ideologías, consignas, nombres de asesinados, siglas políticas y siglas de grupos terroristas.

Rabia recuerda “esos 10 años de infierno”, en los que al salir de casa sólo se le permitía ir al trabajo y, al salir del trabajo, sólo se le permitía volver a casa. Llevaba el pañuelo, pero no por elección personal, sino porque si no lo hacía su vida corría peligro.

Su marido tuvo que exiliarse en Alemania y durante cuatro años ella, totalmente sola, se ocupó de atender y educar a sus cinco hijos. A pesar del miedo y de todo el trabajo que debía realizar, no dudó en contribuir en la lucha por la paz y por los derechos de las mujeres.

Ella y otras mujeres de la resistencia formaron cuadrillas de vigilancia para compartir sus recursos y proteger sus hogares y a sus familias de la violencia. “Estábamos todas fichadas –comenta-. Pero seguíamos reuniéndonos abiertamente”.

Su compañera, Nasera Medioni vivió la lucha desde el exilio en Marruecos, pero estaba informada de cada paso que daban. Le divierte recordar que las mujeres organizaban espectáculos y obligaban a asistir sin el velo a sus amigas.

“Mi madre era la presidenta de una asociación de mujeres, estaba la primera en la lista negra y aún así murió de muerte natural y otras mujeres continuaron su lucha”, afirma orgullosa.

Para ella, el momento más emotivo de esa época fue cuando, por teléfono, le comunicaron que no había peligro y podía volver.

Ahora Rabia Aggoun y Nacera Medioni superan los 50 años, viven tranquilamente en Tiaret y trabajan en una empresa de comercialización textil.

El país vive un periodo de incertidumbre, impunidad y esperanza a la vez; un estado de paz artificial gracias al omnipresente control policial. En él, sus ciudadanos parecen bloqueados por el miedo a que la violencia regrese.

Las mujeres jóvenes que les toman el relevo “vivieron como niñas circunstancias angustiosas y ahora no expresan sus dificultades”, comenta Nacera.

Las jóvenes tienen muchos más derechos, pero siguen viviendo con limitadas salidas laborales o con la obligación de pedir permiso a un tutor masculino para, por ejemplo, acudir a una consulta médica.

“Aún tememos expresarnos en los sitios públicos”, confirma Ait Amel, una estudiante de 18 años de la misma ciudad y añade: “Tampoco podemos viajar, trabajar o pasear por la noche. Y lo malo es que nadie piensa en hablar o intentar mejorar esta situación”.

Amel confiesa que cuando se siente discriminada no puede comentárselo a nadie: “Todos padecemos lo que está pasando. En Argelia aún es complicado porque arriesgas la vida”.

“La lucha no ha acabado, ni para las mujeres ni para los hombres”, advierte Nacera y añade: “Ahora no hay tanta violencia, pero el problema sigue existiendo en muchos espíritus, de forma implícita”.

06/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: