Inicio Teresita Fernández, una compositora para la vida

Teresita Fernández, una compositora para la vida

Por María del Pilar Ortiz


Teresita Fernández es una cubana de 74 años de edad que con incansable amor y ternura trata de que, según dice, “la humanidad comprenda que ser bueno es un gran negocio”. Para muchas personas, ella es la maestra en el canto; para otras, la cantante que educa.

Más de tres generaciones en la isla caribeña han escuchado sus canciones infantiles. Pero su producción ha abarcado casi todos los géneros musicales. Teresita ha compuesto cerca de 400 melodías.

Cantantes como el desaparecido intérprete de música campesina Ramón Veloz, la trovadora Sara González o el maestro José María Vitier han propagado las composiciones de Fernández.

Se graduó de maestra pero nunca entró a un aula “por cosas que tiene la vida”, dice ella. En cambio, se dedicó a enseñar con sus canciones, que son una especie de crónica de su humana existencia.

Teresita resume, con una sabia frase, lo que el mundo más necesita: que “se humanice la vida”.

Cuando me presento ante un grupo de adolescentes en mi comunidad –relata la compositora- comienzo con consejos de cómo alejarse de las drogas o ser mejores en los estudios. Es que nunca pudo separar el canto de la vocación por la carrera de pedagogía, que concluyó en la Universidad Central, en 1960.

Esta mujer que canta desde los cuatro años de edad, estudió piano. Pero cuando tuvo su título en la mano aprendió a tocar la guitarra con un trovador negro, llamado Benito Vargas, su maestro “por el día, era tabaquero y por la noche daba serenatas”, recuerda.

En 1965 debutó como trovadora en la Sala Arlequín de La Habana. Desde ese momento, restaurantes famosos y clubes nocturnos escucharon sus melodías.

Teresita Fernández fue la primera compositora e intérprete que compartió las presentaciones del gran artista cubano Ignacio Villa, conocido como Bola de Nieve, de quien dice era un excepcional intérprete, fecundo compositor y pianista, que más que cantar, susurraba sus creaciones musicales, en una particular forma de trasladar al auditorio sus más íntimas motivaciones.

Bola de Nieve –por cierto dijo en una ocasión: “usted no necesita más adorno que la canción”, y así es esta mujer alegre, sin adornos y con un especial sentido del humor. “Yo creo que una pequeñuela de siete años vive dentro de mí”, nos asegura con su enorme sonrisa.

Ella, sin embargo, prefirió la trova y muy pronto compuso una de sus más famosas canciones infantiles: “Mi Gatico Vinagrito”, suerte de himno para la generación nacida en Cuba en los años sesenta del pasado siglo.

“Muchos crecimos escuchándola por la radio o viéndola en un anuncio de televisión”, confiesa emocionada una de las admiradoras de la artista, Olivia Suárez, de 37 años que siente una infinita gratitud hacia la artista.

Esa melodía, cuenta Teresita, nace de una historia real que vivió la artista en su natal Santa Clara. En una calle encontró al gatito al que ayudó a sobrevivir, como lo ha hecho por mucho tiempo con otros animales, costumbre que interrumpió cuando se fue a vivir a un edificio de 20 pisos y no era posible tener animales.

Ahora se contenta con ayudar a los gatos y perros callejeros porque, según confiesa con una amplia sonrisa que casi le hace cerrar los ojos, se diferencia sólo de los animales domésticos por la cantidad de hambre que puedan tener los sin dueño.

En realidad Teresita apostó por el amor de los niños y como mayor fortuna atesora la sonrisa, sus caritas y la sinceridad que le regalan cuando reciben sus canciones, “con eso he sido tan rica, que no cambiaría esta música por nada”, confiesa.

Es muy gratificante, asegura la artista, cuando un padre o un abuelo la mira con ojos llenos de lágrimas y le dicen: “gracias Teresita, que alegría me da conocerte en persona, yo crecí con tus canciones”.

2005/MPO/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content