Inicio Terrenal y divina, presencia femenina en tiempos prehispánicos

Terrenal y divina, presencia femenina en tiempos prehispánicos

Por Laura Romero

La figura de la mujer representa el 90 por ciento de las figurillas recuperadas en la mayoría de los sitios mesoamericanos, independientemente de su temporalidad. El resto de las imágenes está dividido entre figuras masculinas, de animales e híbridas, afirmó la arqueóloga Lucía Sánchez de Bustamante.

Aunque el aspecto físico y los atuendos de la mujer mexica, sólo se conocían por los relatos de cronistas, como los de fray Bernardino de Sahagún, ahora lo podemos apreciar en la exposición “El rostro de la mujer mexica tlatelolca”.

Montada en la Zona Arqueológica de Tlatelolco, donde ya se exhibe y permanecerá hasta el 30 de abril, la muestra presenta una decena de figurillas halladas entre 1987 y 1989 en las excavaciones del primer cuadro de la ciudad, y en Tlatelolco, donde se ubicó la cultura mexica.

Las mujeres mexicas portan atavíos diferentes entre sí, tales como collares o pectorales y visten huipiles, quechquémitl (prenda que cubre la parte superior del cuerpo), enredos con sujetador a manera de cuerda o anchas fajas.

También llevan orejeras, pintura facial y tocados muy elaborados entre los que destaca el tlacoyal o tocado de lana negra, detalló la investigadora de la Zona Arqueológica de Tlatelolco.

Destacó que los datos arqueológicos coinciden con lo descrito por Sahagún, en cuanto a los atuendos, la forma de los tocados, e inclusive el uso de pintura facial o escarificaciones (pequeño tallado en la piel) que tenían las mujeres mexicas y revela la doble faz: terrenal y divina, que tuvieron las mujeres en tiempos prehispánicos, dijo la especialista.

En las figuras femeninas, incluso, “se marcan las diferencias de cómo se debían vestir niñas y adultas. Estas últimas podían ir con los pechos desnudos, mientras que las menores de edad no”.

“Todo esto lo vemos en las figurillas femeninas halladas en Tlatelolco, incluyendo la nariz aguileña propia de las tenochcas y sus peinados coniformes”, detalló Lucía Sánchez.

EL HALLAZGO

El hallazgo data del siglo1450 d.C y forma parte de una gran ofrenda asociada a los restos del templo de Ehécatl-Quetzalcoátl, dios del viento en Tlatelolco, para solicitar el cese de la sequía que entre 1454 y 1458 d.C. asoló a la población.

En la zona se ubicaron cerca de 60 figurillas de mujeres, así como restos óseos humanos (de adultos e infancia), sahumadores, ollas completas e instrumentos musicales, por citar algunos de los materiales recuperados entre 1987 y 1989. Quizá la figura de la mujer se asoció con la divinidad por su capacidad reproductora, abundo.

Entre las posiciones de las figuras femeninas se observan: de pie y con los brazos en la cadera, cargando a una niña con el brazo izquierdo, muerta con los brazos cruzados sobre el pecho y los ojos cerrados, o de rodillas con los pies hacia atrás y las manos en el vientre.

Con esta exposición,de libre acceso, el sitio de Tlatelolcoabre sus puertas para dar a conocer parte de la colección de piezas recuperadas en los últimos años. La zona Tlatelolco se ubica en Eje Central Lázaro Cárdenas s/n, de 8:00 a 18:00 horas.

10/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content