Inicio » Terrorismo en suelo americano

Terrorismo en suelo americano

Por Marta Guerrero González

Celebro que Vicente Fox, Jorge Castañeda y los cónsules sigan insistiendo en lograr un pacto migratorio con nuestro vecino del norte. Sabemos que no somos importantes en su agenda, ¿cuándo lo hemos sido? Sabemos que los vecinos están distraídos por Irak y su afán de saldar una vieja cuenta; pero también sabemos que debemos oponernos al terrorismo autoritario e inclemente de los oficiales de migración.

Cada hora, cada minuto y cada instante, un mexicano pone en riesgo su vida o simplemente está en vigilia constante amenazado por la llegada de la patrulla. No importa los años que lleven dentro ni que estén delante sus hijos o padres o familiares enfermos: ellos entran donde sea, sueltan su gran oleada de pánico y los ponen a correr (en el mejor de los casos), o boca abajo esposados mientras las patadas y los golpes no se dejan esperar.

Nunca más una mexicana o mexicano aterrorizados; nunca más un trato discriminatorio y arbitrario. Jamás otra muerte por estar en un territorio que no es el nuestro para los efectos legales, pero sí para entregarles todo el trabajo y ser exprimidos hasta la última partícula de energía.

Un mexicano (lamento no haber retenido su nombre en el documental) fue cruelmente golpeado dentro de su casa por agentes federales, frente estaba su familia: nadie pudo hacer algo sino gritar. El que investiga el caso por parte del gobierno opina que los agentes nunca golpean sino encuentran resistencia.

Los nuestros dicen que jamás se opuso, pero pongamos que lo hizo en contra de tres monotes armados; ellos le rompieron el cuello, le cortaron la vida pues ya no tendrá movimiento nunca más: nunca más podrá oponerse a nada. Nuestro conacional ha sido inmovilizado a cadena perpetua; bueno, mueve los ojos, tiene un tubo por donde respira y se alimenta.

Ellos, los agentes y autoridades, dicen que están en todo su derecho. Nadie les impondrá una sanción siquiera. Ellos son los dueños de la verdad; nosotros los invasores, los indocumentados y los ilegales.

Mientras no haya un pacto no migratorio, digamos humanitario, de respeto por el débil, de compasión pero sobre todo de justicia, seguiremos expuestos al terrorismo y a la violencia legal, a la violencia justificada de graves consecuencias.

¡Ah!, pero primero está el ataque a Irak. A la cola, si no es mucha molestia, a todos les tocará su turno. ¡Faltaba más!

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: