Inicio » Todos los días, las mujeres brasileñas viven bajo amenaza

Todos los días, las mujeres brasileñas viven bajo amenaza

Por Natasha Pitts*
portada_dossiermulher2014_01especial

El Instituto de Seguridad Pública (ISP) de Río de Janeiro divulgó recientemente el “Dossier Mujer 2014”, documento con información sobre violencia contra las mujeres en el estado de Río de Janeiro en 2013.
 
El informe es anual; desde 2005, el ISP realiza un seguimiento de los principales delitos cometidos en contra de ellas, buscando contribuir al aumento de la visibilidad de los casos y llamar la atención sobre la necesidad de combatir todo y cualquier tipo de violencia de género.
 
Basado en los casos registrados en las comisarías fluminenses, el informe aborda los principales delitos cometidos contra las mujeres, que son: amenaza, estupro, intento de estupro, homicidio doloso, intento de homicidio, lesión corporal dolosa, daño, violación de domicilio, supresión de documento, apremio ilegal, calumnia, difamación e injuria.
 
Estos delitos se insertan en una clasificación de acuerdo con la Ley María da Penha (número 11.340, del 7 de agosto de 2006), que son: violencia física, sexual, patrimonial, moral y psicológica.
 
De esas categorías, la que tuvo uno de los mayores porcentajes de víctimas mujeres es la violencia sexual. Los delitos vinculados a esta esfera son el estupro y el intento de estupro, que en 2013 registraron juntos 6 mil 501 víctimas, entre mujeres y hombres.
 
Del total, 4 mil 871 mujeres fueron víctimas de estupro (82.8 por ciento) y 556 fueron víctimas de intento de estupro (90.3 por ciento).
 
Cabe llamar la atención también sobre la violencia física, que se destaca por el número absoluto de víctimas: 98 mil 314 en total, siendo 4 mil 745 de homicidio doloso (356 mujeres), 4 mil 948 víctimas de intento de homicidio (725 mujeres), y 88 mil 621 víctimas de lesión corporal dolosa; de éstas, 56 mil 377 eran mujeres.
 
Es importante subrayar que en 2013 el número de mujeres víctimas de homicidio o intento de homicidio proveniente de violencia doméstica y/o familiar fue de 326 (58 víctimas de homicidio doloso y 268 víctimas de intento de homicidio).
 
“Esto significaría decir que casi todos los días de 2013 una mujer vio su vida gravemente amenazada por alguien de su convivencia familiar, y que parte de ellas (58 mujeres) perdió la vida a causa de esa violencia. El año anterior (2012) el total fue de 327 mujeres, o sea, el patrón de la violencia no se altera”, se demuestra en el informe.
 
En el estudio se destaca que el acusado, en el 49.6 por ciento de los casos de las amenazas contra mujeres, fue el compañero o ex compañero. Del total restante investigado, el 10.1 por ciento sufrió amenazas de personas cercanas, como padres, padrastros y parientes.
 
De acuerdo con la base de datos de la Policía Civil del estado de Río de Janeiro (PCERJ), el 54 por ciento de las mujeres víctimas de amenaza sufrió violencia doméstica y/o familiar. Ese universo representa un total de 29 mil 842 mujeres.
 
En los casos de lesión corporal dolosa, el cuadro es semejante. De las 56 mil 377 víctimas de 2013, el 52.4 por ciento fue agredida por su compañero o ex compañero. De esas víctimas, el 58.3 por ciento fue clasificado también como víctimas de violencia doméstica y/o familiar, lo que representa un total de 32 mil 877 mujeres.
 
Sobre los demás delitos analizados, en el dossier se destaca, en relación con la violencia patrimonial (daño, violación de domicilio y supresión de documento), que para los tres delitos, parejas y ex parejas fueron los principales acusados (37.1 por ciento).
 
Éstos, sumados a padres/padrastros y parientes, equivalen al 48.6 por ciento de los acusados de daño; el 50.7 por ciento de los acusados de supresión de documento y el 41.7 por ciento de los acusados de violación de domicilio, para el universo de mujeres víctimas.
 
De la violencia psicológica, representada por el delito de apremio ilegal, en denuncias realizadas por mujeres en 2013, el 21.4 por ciento fue contra compañeros y ex compañeros.
 
De las denuncias de violencia moral (calumnia, injuria y difamación) realizadas por mujeres, el 30.7 por ciento fue contra compañeros y ex compañeros, y el 9.7 por ciento contra padres/padrastros y parientes.
 
La relación entre víctima y acusado muestra que, en el caso de las mujeres, la violencia patrimonial también es, en gran parte, una violencia doméstica y/o familiar.
 
El “Dossier Mujer 2014” evalúa que el significativo número de registros de los delitos citados indica que las mujeres están más conscientes de las variadas dimensiones de la violencia a las que están expuestas y que ésta no se reduce a las agresiones físicas.
 
Una de las grandes preocupaciones suscitadas por el informe es que todavía prevalece la idea de que las mujeres son culpables de provocar las agresiones sufridas.
 
Otra situación grave es la fragilidad de las estrategias de defensa de los derechos femeninos y la necesidad urgente de formular, implementar y evaluar políticas públicas eficientes para la población femenina de Río de Janeiro.
 
*Este artículo fue retomado de la agencia internacional de noticias ADITAL.
 
14/NP/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: