Tolerancia cero a la violencia contra mujeres

VIOLENCIA
    16 días de activismo mundial en 2005
Tolerancia cero a la violencia contra mujeres
Por: Yolanda de la Torre
Cimac | México, DF.- 08/11/2005

La violencia contra las mujeres tiene un elevado costo social que se refleja en la falta de bienestar de las comunidades en donde ellas tienen un papel fundamental. Alcanzar la tolerancia cero contra la violencia hacia mujeres no es imposible; desde hace 15 años, durante 16 días, miles de activistas en todo el mundo se suman a una misma causa: la lucha por la equidad y una vida sin violencia para las mujeres.

La violencia contra mujeres en todo el mundo es en gran parte invisible, al igual que su costo humano. La gravedad del fenómeno obligó al Consejo de Europa, en 2002, a declararlo una situación de emergencia de salud pública.

América Latina y el Caribe no se salvan; tan solo en México se calcula que 4 de cada 10 mujeres mayores de 15 años sufren algún tipo de violencia (física, emocional, sexual, económica) por parte de su pareja, con un impacto en su salud traducido en mortalidad materna, transmisión de VIH/Sida y daños crónicos, reporta el informe Hábitat de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol)

De acuerdo con esta fuente, en nuestro país, cada año, más de 5 mil 200 mujeres pierden la vida por violencia, suicidios y accidentes en las principales ciudades; más de medio millón son amenazadas de muerte por su pareja, de manera recurrente, por medio de arma blanca o de fuego. La violencia es la quinta causa de muerte entre las mujeres; cuatro de cada 10 fallecimientos suceden dentro del hogar, y tres de cada 10, en las calles.

Mónica Jasis Silberg, de la Red Nacional de Milenio Feminista, asegura que recientemente nuestro gobierno reconoció que este tipo de violencia es un problema social y de salud pública "gracias al trabajo persistente de las organizaciones feministas y las redes de mujeres".

LOS COSTOS EN MEXICO

El Banco Interamericano de Desarrollo estima que la violencia contra mujeres representa en México un costo de entre 1.6 y 2 por ciento del Producto Interno Bruto asignado a paliar los efectos de este tipo de violencia (113 mil millones de pesos, según el BID); monto al que difícilmente se suman las vidas destrozadas, del dolor crónico, el sufrimiento, la pérdida de autoestima, el miedo, la depresión, los intentos de suicidio y la falta de oportunidades.

A pesar de ello, en las discusiones para la aprobación del presupuesto para 2005, la Comisión de Equidad de Género de la Cámara de Diputados logró que se destinaran recursos nunca antes vistos para el combate a la violencia contra las mujeres: 400 millones de pesos distribuidos en 11 programas de siete secretarías, cifra que representa el 0.35 por ciento del total de inversión federal.

Al respecto, María de Lourdes García Acevedo, asesora del Área de Equidad Social del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados, cuestionó en su momento: ¿No valdría más incrementar año con año los recursos y las acciones para cumplir el derecho de las mujeres y los infantes a una vida sin violencia?

SALUD Y MUERTE MATERNA

Si hablamos de costos globales, un informe de 2003 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades calculaba que sólo en los Estados Unidos los gastos asociados a la violencia contra mujeres superaban los 5 mil 800 millones de dólares al año: 4 mil 100 millones de dólares en servicios médicos directos y atención sanitaria, y casi mil 800 millones de dólares en pérdidas de productividad.

El Banco Mundial señala que la violencia de género es responsable por uno de cada cinco días de vida saludable perdidos por las mujeres en edad productiva en el mundo, lo que genera importantes pérdidas económicas; en escala nacional, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el costo de la violencia contra las mujeres asciende a 1.3 por ciento del Producto Interno Bruto del nuestro país.

Pero hay cifras aún más alarmantes no sólo para México, sino para la región: de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 20 por ciento de las mujeres golpeadas en nuestro país manifestaron haber recibido puñetazos en el estómago durante el embarazo. Esto está íntimamente relacionado con la mortalidad materna, otra grave forma de violencia. En Latinoamérica y el Caribe, el promedio de muerte materna es de 194 mujeres por cien mil nacidos vivos.

Los servicios de salud reproductiva son estratégicos para el apoyo de las mujeres que padecen violencia. Sin embargo, incluso en ese rubro se manifiesta otra forma de violencia contra ellas: por falta de información y atención oportuna, en Latinoamérica y el Caribe fallecen por abortos clandestinos cuatro millones de mujeres al año.

En cuanto al Sida, las estadísticas en México son reveladoras: según datos del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH-Sida (Censida), de las 96 mil 513 personas infectadas por VIH en nuestro país desde 1983 hasta el 30 de junio de 2005, 16.5 por ciento son mujeres. La mayoría de ellas fue infectada por su cónyuge: otra grave forma de violencia social, familiar y cultural.

OTRAS CIFRAS EN MEXICO

De acuerdo con la encuesta La violencia en México, realizada por la Sedesol, en el país hay 69 ciudades de 100 mil habitantes o más. En 42 de ellas, los índices de muerte de mujeres de entre 15 y 49 años están por encima de la media nacional urbana: aproximadamente 15 defunciones por cada 100 mil mujeres.

En nuestra nación, se calcula que 14 de cada 100 homicidios y suicidios corresponden a mujeres; dos de cada tres ocurren en el hogar, y tres de cada cuatro, en el ámbito urbano. Así, la violencia en la pareja se ha convertido en uno de los principales obstáculos para el desarrollo integral de las mujeres: perturba su vida, disminuye su confianza, afecta su autoestima y limita su participación en la esfera pública.

Esta violencia no responde a un estrato socioeconómico o educativo; se presenta en personas con estudios de primaria, secundaria, bachillerato y universitarios. Un informe realizado por de Secretaría de Desarrollo Social refiere que 4 de cada 10 mujeres con licenciatura han sufrido al menos un incidente de violencia en los últimos doce meses. Sin embargo, aún hay esperanza.

MUJERES EN MOVIMIENTO

Aunque parezcan pocos, 16 días al año contra la violencia hacia las mujeres pueden ser muy intensos: conciertos, marchas, exposiciones, lecturas, foros por Internet; todas estas acciones forman parte de una campaña internacional que comenzó en 1990 y que ahora volverá a emprenderse, del 25 de noviembre al 10 de diciembre de 2005, en todo el mundo.

De acuerdo con un documento del Centro por el Liderazgo Global de las Mujeres -que coordina las actividades de la campaña- las acciones se realizan con base en un calendario internacional: más de 800 organizaciones de más de 90 países, entre ellos México, conmemoran fechas clave: el 1 de diciembre, Día Internacional contra el Sida; el 6 de diciembre, aniversario de la masacre de Montreal -cuando asesinaron a 14 feministas, en 1989- y el 10 de diciembre, aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Los costos de la violencia contra las mujeres son altos; las posibilidades de eliminarla está en manos de todas y todos los que aspiran a un mayor bienestar mundial -que irá de la mano con la equidad de género- y a una sociedad justa e igualitaria. 16 días de activismo contra la violencia hacia las mujeres, multiplicados por diez años y miles de activistas para una tolerancia cero, no son pocos.

05/GV/YT/YT